Cervera, durante un encuentro.
Cervera, durante un encuentro.

Cádiz CF

Cervera sigue sin verlo claro

El técnico del Cádiz CF es consciente de que el equipo sigue sin dar todo lo que tiene que dar pese a lo que dicte la clasificación

Por  13:36 h.

Carranza estaballa con el pitido final. Jugadores y aficionados se unían en una fabulosa y pletórica piña para celebrar la victoria y mucho más que nadie quería decir pero que se palpaba en el ambiente. Ocho puntos de diferencia respecto a los terceros (en esos momentos Huesca y Almería, al que se acababa de ejecutar) y una jornadita menos. La cima, más cerca. Que sí, que hay que seguir trabajando y remando, pero nadie que este pasado sábado estuviera en Carranza puede negar que ahí, una vez acabado el partido, se estaba festejando mucho más que un triunfo o la consecución de los tres puntos.Ahí, sobre el césped, ahí se estaba celebrando o ensayando la fiesta de un ascenso. Por supuesto que queda aún mucho por hacer, pero todo lo más importante ya se tiene hecho. Nadie puede negar que el cadismo levita en estos momentos camino de la elite. Nadie.

Nadie salvo Álvaro Cervera.

Y es que las sensaciones que despierta el juego del Cádiz CF siguen sin ser muy buenas. Se remontó al Almería, pero se le empató en un primer tiempo en el que no se tiró a puerta y se le terminó de remontar gracias a una cabalgada de Salvi que Álex transformó en gol a bocajarro. El Almería fue víctima de sus propios errores y el Cádiz CF hizo valer lo que un equipo ganador nunca puede perder: la fe.

Pero el cadismo puede estar muy tranquilo. Tan tranquilo puede estar que incluso le da para seguir soñando. ¿Y por qué? Porque al frente de la nave se encuentra un jefe que es el primero en reconocer que el equipo no está. Al entrenador le dio exactamente lo mismo en la sala de prensa de Carranza que aún retumbasen las paredes con los cánticos de una grada que arriba la Primera. No le importaba mandar un mensaje duro, de autocrítica. Y no. No lo hizo de cara a la galería ni nada por el estilo. Lo hizo porque lo ve, lo sufre y no termina de conseguir enderezar la nave.

«Debemos hacer un poco más», dijo Cervera, que remataba con otra frase lapidaria. «Con esto no nos da para ascender». Palabras sabias. Duras, realistas y mur sabias. Porque es verdad. El Cádiz CF sigue sin encontrar el molde y se está beneficiando sobre todo de los tropiezos de perseguidores que no deben estar en una mejor situación que los gaditanos. Es ahí donde descansa muchas de las esperanzas de muchos aficionados que se alinean con el discurso de Cervera.

No todo fueron malas noticias para Cervera. Sólo faltaría. «Hemos recuperado un poco de lo que habíamos perdido en cuanto a la manera de competir los partidos», acertó a decir para valorar la reacción de los suyos. «Hemos remontado, viniendo de dos derrotas, a un gran equipo». Y eso es cierto. Tan cierto como que su equipo ganó más por corazón y ganas que por juego. Y lo hizo ante un rival herido y que ya suma seis jornadas sin conocer la victoria.

«Hay muchas cosas por mejorar y qué mejor que hacerlo desde una victoria», siguió diciendo un entrenador que sigue sin verlo claro. Porque este Cádiz CF ha perdido mucha de su solidez defensiva y beneficio de no se sabe muy bien qué. «Hemos sufrido mucho y tenemos que crecer si queremos llegar a otro sitio», manifestó eludiendo la palabra ascenso. Según las cuentas de Cervera al Cádiz CF, que tiene 55 puntos, le quedarían por sumar quince si lo que quiere es ascender por la vía directa. Y viendo tal y como están las cosas no es menos cierto que le cuesta la misma vida sacar un partido adelante.

El técnico cadista se encuentra desde hace varias jornadas en una encrucijada. Y esa no es otra que no puede hacer lo que mejor sabe hacer porque los rivales ya no le dejan hacerlo. Le honra reconocerlo, pero ante el Almería quiso volver a las orígenes desechando la idea de jugar con dos delanteros para poner el sistema al servicio del mejor resultado. «Estamos atenazados un poco porque desde hace tiempo no podemos hacer nuestro juego porque el rival se nos adelanta», contextualizaba un entrenador que se refería a que nuevamente el Cádiz CF tuvo que remar contracorriente cuando carece de ideas para ir a remolque. «Tenemos que hacer algo más», repetía con la sinceridad del que se sabe atrapado por las circunstancias pese a que está saliendo de ellas.

«Hay que hacer un poco más»

Por supuesto que Cervera no quiere aislarse la felicidad que reporta la euforia de haber conseguido los tres puntos ante el Almería con todo lo que ello conlleva, pero no por ello esquiva los problemas que siguen, a su entender, bien latentes. «Entiendo a los jugadores, pero hay que hacer un poco más. Ahora estamos con ansiedad, es verdad», recalcaba sin evadirse de los problemas pese a las buenas noticias que dicta la clasificación. «Con esto no sé si nos va a dar», insistía…

Si después de la victoria en Las Palmas, momento en el que se rebasaron los 50 puntos, quiso destacar que el equipo había vuelto a cumplir con el objetivo de la permanencia, este sábado recuperó ese discurso para resaltar que pase lo que pase «la temporada ya es extraordinaria». Y en ese mismo estilo, volvió a enrocarse en un tema que se ha quedado solo en defender. «Al final nadie va a pensar si la temporada es extraordinaria, sino que se nos va a medir por lo que hagamos de aquí al final, si se consigue el ascenso. Llegan los momentos difíciles y ahora se gana con un poco de todo, por eso mi cara un poco torcida», concluía un entrenador que sabe medir muy bien todo lo que suelta. Y con su razón o no, ahora está volviendo a dar en el clavo.