El once del Cádiz CF ante el Girona.
El once del Cádiz CF ante el Girona.

CÁDIZ CF

Cervera perfila el once ideal de la temporada

El técnico del Cádiz CF combina la experiencia de los antiguos con la calidad de los nuevos para esbozar por primera vez su equipo de gala

Por  17:26 h.

Antes de comenzar cada temporada, el entrenador, el aficionado, el presidente, el utillero… todos tienen en su mente el once ideal. Combinan el esqueleto de la campaña anterior, los que permanecen en la entidad, con los fichajes que deben suponer un aumento de nivel y de calidad. Cada cual tiene un técnico dentro y existen diferencias, pero al final las coincidencias se dan y son muchas.

El pasado domingo, Álvaro Cervera comenzó a perfilar ese equipo titular esperado. Se cumplen dos meses de competición y los recién llegados empiezan a adaptarse a la filosofía del míster, amén de mejorar en su tono físico. Todavía no puede ser completo, pues en la enfermería se encuentran Garrido y Salvi, y el sanluqueño estaba llamado a ser no sólo indiscutible sino también uno de los líderes del Cádiz CF este curso.

No obstante, los elegidos ante el Girona recogen esa perfecta mescolanza entre los destacados de la campaña anterior y los fichajes del verano. No se pierde el estilo, la fortaleza defensiva sobre la que se cimenta el éxito, y se unen piezas de talento para generar peligro al adversario. De los antiguos sólo quedaban Cifuentes, Aridane, Calvo y Alvarito, cuatro de los trece que actuaron frente al conjunto catalán.

En la portería siempre habrá debate por la calidad e igualdad de los arqueros, aunque Cifu tenía ventaja sobre su competidor, Jesús Fernández, porque de salida conservaba el puesto del año pasado y el ex del Real Madrid Castilla tenía que ganárselo.

Carlos Carpio y Brian Oliván han tomado posiciones en los laterales desde el primer instante. El ex del Alavés, descartado por sorpresa tras ascender con los babazorros, aparecía como titular sobre el papel después del irregular papel de Juanjo en su estreno de amarillo. Pese a ello, está sufriendo mucho, más de lo esperado en el carril. El zurdo cedido por el Granada ha aprovechado la lesión de Luis Ruiz para hacerse el dueño de su carril. Es una de las bazas a balón parado (aunque en las últimas semanas ha cesado su función en este aspecto) y aporta seguridad defensiva además de proyección.

En el centro de la zaga, el imperial Aridane se presenta con jerarquía y por él se luchó para ganarlo en propiedad. Su fenomenal rendimiento y su capacidad para crecer le otorgaban el papel de líder, y por suerte se están confirmando las esperanzas cadistas. Era necesario encontrarle un acompañante que subiera el nivel, sabiendo que Servando y Migue cumplen. Cervera quiere darle minutos a Sankaré y si evoluciona como se espera ha de quedarse en el eje defensivo por su fortaleza en el juego aéreo y su desplazamiento en largo. Es el más contundente de los cuatro si bien se le nota indeciso, falto de adaptación.

Juan Carlos Cordero diseñó en su mente un doble pivote formado por José Mari y Abdullah, con la alternativa de Eddy Silvestre. La baja forma del roteño y del francés a su llegada ha retrasado su adaptación. El mediocentro defensivo, que ofrece a su vez una salida limpia de balón, llevaba cinco meses sin jugar un duelo completo, aparte de la lesión muscular sufrida en verano. Al ex del Lorient Cervera ya le ha dado galones para liderar el juego ofensivo desde la sala de máquinas, y es el más talentoso de la plantilla, a la espera de que se comprometa con el grupo y dome su fuerte carácter. El crecimiento de Garrido es una excelente noticia, aunque pocos contaban con él para el equipo ideal.

Las bandas están claras, Salvi y Alvarito, con las alternativas de Nico Hidalgo y Aitor desde el banquillo. El sanluqueño es la pieza que faltaba ante el Girona para alinear a su once de gala, y optó por Carlos Calvo. A la zurda volvía el extremo sevillano después de su ausencia en Vallecas por sanción. Ambos son claves para poner en práctica la filosofía del entrenador cadista.

En vanguardia se presentaba Alfredo Ortuño como indiscutible, por delante su competencia Dani Güiza, y para la mediapunta se firmaba a Rubén Cruz con la alternativa de Gorka Santamaría. Ortuño y Rubén coincidían al fin esta última jornada y empiezan a fraguar esa relación que debe ser muy fructífera para el conjunto gaditano. El ex del Albacete es el único ’10’ puro para jugar en esa posición. El resto, centrocampistas adelantados o segundos delanteros.

Cifuentes, Carpio, Aridane, Sankaré, Brian Oliván, José Mari, Abdullah, Salvi, Alvarito, Rubén Cruz y Ortuño. En el fútbol moderno cada temporada resulta más complicado aprenderse un once de carrerilla. Pero Cervera ya empieza a pronunciarlo.