Eddy Silvestre en un partido con el Cádiz CF
Eddy Silvestre en un partido con el Cádiz CF

Cádiz CF

Cervera no tirará la piedra

El técnico cadista vuelve a hacer una defensa a ultranza de Eddy y frena un posible ‘linchamiento’

Por  19:02 h.

Asistir a una comparecencia de Álvaro Cervera es lo más parecido a estar presente en una lección de moralidad, ética, civismo, empatía y saber estar. Y todo, en el mundo del fútbol. No hace falta decir que para cualquier persona que sea media normal, el escuchar al actual entrenador del Cádiz CF resulta un inmenso placer para la sensatez. Cero prepotencia. Cero chulería. Cero altanería. Cero hipocresía. Cero falsa modestia. Cierto es que los resultados reman a su favor, pero cuando esos mismos le dieron la espalda su carácter no cambió un ápìce. Es más, su humilde honestidad le llevó a asegurar que «por supuesto no estaba tranquilo», que «claro que estaba preocupado» porque su puesto de trabajo se podía ir al limbo. Muy lejos de otros entrenadores que han pasado por aquí y que, sin haber empatado absolutamente con nadie, se creían técnicos de elite por el mero hecho de llevar en su solapa el escudo centenario de un club legendario, el Cádiz CF.

Porque Cervera, con su pose de catequista en el banquillo y de vagabundo en los entrenamientos –él mismo se reía con la prensa tras contar que en twitter alguien (se dijo que el chirigotero Yuyu) le asemejó con el mítico ‘Troi’ de las calles de Cádiz, ante de todo es persona. Y se cuida mucho de que el personaje no se coma a su ser.

Por eso mismo, y al margen de que la rueda de prensa que concede en la previa de los encuentros sea para hablar del rival de turno, resulta más que interesante escucharlo hablar sobre todos y cada uno de los temas que toca. Puede polemizar, pero no lo busca. Puede atacar, pero no lo encuentra. Simplemente es libre y respetuoso, como el gran pensador que es.

Hoy, una vez más, sentó cátedra sin intentarlo. Y de paso, el técnico cadista ha vuelto a elogiar el trabajo de un jugador, Eddy Silvestre, que está siendo duramente criticado en el entorno por sus malas actuaciones. El entrenador lo ha hecho en la rueda de prensa de hoy. Cervera fue preguntado por si seguiría apostando por él después de su nuevo fiasco en Córdoba. No se lo pensó dos veces para sacar la espada, el escudo y lo que hiciera falta con tal de ponerse del lado de Eddy, que hace una semana se quejó de los pitos que recibió cundo salió desde el banquillo ante el Zaragoza. Lo dije en la última rueda de prensa y lo volvió a decir hoy. “Eddy es un chico extraordinario, entrena fenomenal y siempre tiene palabras de ánimo no solo para los compañeros, también para el cuerpo técnico. Si tiene alguna duda se acerca y te lo pregunta”, dijo para empezar.

Como Cervera no esconde la verdad, no duda del mal momento de su futbolista. “Creo que hay algo que ha pasado con él y por lo que al chico no le han salido las cosas como el quiere, pero lo intenta y nosotros tenemos que poner a la gente a jugar y que luego la gente haga lo que buenamente pueda hacer en el partido. Si lo hacen bien, mejor para todos, y si lo hace mal, pues habrá que apoyarle para que vuelva jugar”, comentaba con paciencia Cervera, que cree que el ‘aura’ que se ha creado junto a él no le beneficia para nada. “Se ha creado un ambiente de que todo lo hace todo mal que yo creo que es injusto porque si la gente lo conociera y viera como entrena pensaría de él otra cosa”.

Las palabras de Cervera no dejaban a la duda que Eddy seguirá en la brecha, entre otras cosas, porque si no se dejó de lado a un denostado Carlos Calvo, no se hará con uno de los fichajes más prometedores. “Nosotros contamos con él y yo sería mejor entrenador si consigo de este jugador lo que yo he visto de él cuando me he enfrentado a él. Jugar o no, ya se verá porque tendremos que ver qué es lo mejor para el equipo”.

A Cervera se le cuestionó que lo alinease de inicio ante el Córdoba después de sus anteriores actuaciones, en donde Eddy brilló por su ausencia, tanto en la construcción de juego como en la intensidad defensiva que ha de tener un conjunto que tiene a Cervera de entrenador. Y es que a día de hoy, Eddy representa la antítesis del ADN de este equipo trabajado y estigmatizado por Cervera. Ante esta cuestión, la intención del cuerpo técnico no es otra que “encontrar su mejor versión y hay que conseguirla de alguna manera”. Y Cervera añadió que “hay jugadores que te dan en los entrenamientos lo que pides y en el partido no y al revés”.

Y sí, claro que Eddy le da cosas a Cervera. “Lo conozco hace mucho tiempo y es un jugador que puede jugar en las tres posiciones del centro del campoi; nos da balón parado porque por arriba va bien y lo solemos poner marcando al rival más complicado en esta faceta; también tiene trabajo, pero es verdad que las cosas no le están saliendo bien pero no nos podemos olvidar de él”. Y repitió: “Yo como entrenador no quiero olvidarme de él y quiero dar todo lo de mí para que eso no pase”.

El perfil de Cervera puede parecer que no es un tipo cercano al futbolista. Es más, Cervera tiene un aura mística que le lleva a parecer distante en muchas ocasiones. Sin embargo, eso no quita para que se preocupe el primero por sus muchachos. “Tenemos que conseguir que él se siente cómodo y tratar que pueda pasarle como me dicen que le pasó a Aridane, que fue un capítulo parecido en sus inicios según me cuentan. Hay que trabajar para que no se venga abajo porque al chaval se le ve fastidiado y por supuesto que no podemos dejarlo aparte porque eso hablaría mal de mí como entrenador y, seguramente, también como persona”. Palabra de catequista. Gloria bendita.

“Estamos muy contentos, pero queremos más”

Como no puede ser de otro modo, y al margen de la situación de Eddy Silvestre, el equipo está “con la moral muy alta” para recibir al Sevilla Atlético. Y es que para Cervera el Cádiz CF llega con los deberes más que hechos a las vacaciones de Navidad. “El trabajo lo hemos hecho más o menos bien. Si somos capaces de ganar sería excelente. Llegamos al parón mejor de como pensábamos que al principio”.

Antes de afrontar los tres últimos encuentros, Cervera firmaba conseguir dos victorias. Una vez ya conseguidas, quiere volver a apostar aunque no será nada fácil ya que, siguiendo su teoría mil veces repetidas, ‘cuando llevas tiempo sin perder, la derrota está más cerca y viceversa’. Solo espera que este domingo “tanto éxito no relaje” a sus pupilos.

Lo que tiene claro es que si ganan al Sevilla Atlético, “sumaríamos 30 puntos y estaríamos a cinco triunfos de la permanencia más allá de algunos empates. Estamos muy contentos, pero queremos más”.

Es muy complicado sintetizar una rueda de prensa de Cervera. El motivo es bien sencillo. De cada cuestión aparentemente baladí, el técnico hace un análisis pormenorizado y en el que aporta ideas exactas y que reflejan a las claras lo que es cotidiano pero que nunca se destaca. Esto viene al cuento para explicar dónde, por calidad, sitúa él a su equipo en una hipotética clasificación final. “El fútbol es un deporte colectivo en el que hay muchos equipos como oposición. Esto hace que tú realidad la decida los demás equipos. Sigo pensando que nuestra plantilla es para estar peleando en mitad de tabla y que, con momentos buenos, pueda ponerse arriba al igual que en momentos malos se pueda meter abajo. Dependemos de nosotros mucho pero también del nivel de los demás”.

Eso sí, el cálculo lo tiene claro. “Al final se necesitarán 50 puntos para salvarse y 70 para estar el ‘play off'”.

Este domingo llega el Sevilla Atlético, un filial que divide la opinión en el vestuario. “Hay gente que no le gustan porque son diferentes, imaginativos y dispersos, dispersos en el buen sentido porque en cualquier momento se descuelgan con un contragolpe y te sorprenden. En cambio, hay otros que piensan que si a un presión le metes presión se le puede ganar a base de experiencia. En todo caso, es un partido que no sabes por dónde puede salir. Sólo sé que están trabajando bien, que recuperan a gente importante y que vienen de perder, por lo que está más cerca el momento en que se reencuentren con la victoria”. También apuntó un defecto. “Les gusta llegar con mucha gente arriba y es un equipo muy echado para adelante”.

La experiencia de vivir un partido en el palco

Como es sabido, a Cervera le han sancionado con cuatro partidos tras su expulsión en el Nuevo Arcángel por lo que verá el encuentro del domingo desde el palco. Será”una nueva experiencia porque nunca me han expulsado y no me suelen llamar la atención. La verdad es que me parece excesivo el castigo, pero es algo que no tiene vuelta de hoja porque solo decide una parte aunque nunca le llamé sinvergüenza”.

El pasado domingo en Córdoba tuvo la oportunidad de ver a su equipo desde el palco y fue algo que le gustó, más allá de lo que se pueda pensar. “De perjuicios nada porque no se puede ni imaginar con la tranquilidad que se ve un partido desde arriba. Fue una experiencia, la verdad. Aparte de la reacción del equipo que hasta yo me quedé sorprendido, desde abajo se vive con muchísima tensión porque te crees que hay peligro en cuanto tiene el balón el lateral contrario y aún no ha pisado siquiera ni nuestro campo. En cambio, desde arriba ves que no pasa nada. Hay mucha diferencia. Ahora entiendo cuando en mi época como futbolistas había algunos entrenadores que veían la primera parte desde la grada y bajaban en la segunda parte. No tiene nada que ver la tensión con la que se vive abajo y la calma que se respira arriba.

La normativa impide que pueda telefonear al banquillo para comunicarle órdenes a su segundo, Roberto Perera, pero intentará esquivarla apoyándose en el teléfono del médico, único que puede tener móvil en el banquillo. En todo caso, confía en que no haya que dar muchas.

Lo sustituirá en el área técnica su ayudante Perera, “un tipo que tiene muy buena relación con los futbolistas, mucho mejor de la que pueda tener yo, y que seguro que le van a decir, escuchar. Es un tío de club, es un tipo tranquilo pero que también tiene mucho carácter cuando quiere”, dijo. También comentó que “se le ve preocupado estos días (a Roberto Perera) porque se lo noto”. Y explicó cuál es la misión de su segundo de abordo. “Al vestuario tengo que darle una información y es Roberto el que se las da a los futbolistas  con sus métodos, charlas, vídeos. Él sabe lo que me gusta y lo que le pido a los jugadores por lo que sabrá qué hacer en todo momento”.

Partidario de la interpretación arbitral

A raíz de su expulsión, Cervera cuestionó varios de los penaltis que se le han pitado a su equipo, al que cree que “se le pita con demasiada prontitud” en esos casos. Recordó los once metros señalados en el encuentro en Anduva, en Carranza ante el Huesca o el último pitado en Córdoba. Cervera se mostró partidario de la interpretación de las jugadas y criticó, sin ganas ni intención de sentirse víctima de una persecución, que se señalase penalti a Sankaré. “He escuchado incluso a muchos comentaristas decir que es penalti claro e incluso  tarjeta y la verdad, desde mi modesta opinión,no lo entiendo así porque es un tío de 1,90 contra otro de 1,60 en una jugada que no lleva a nada. Yo he sido futbolista y me gusta el fútbol puro, por eso entiendo que hay que interpretar el juego de otra manera”.