El técnico Álvaro Cervera.
El técnico Álvaro Cervera.

Cádiz CF

Cervera: “A mí no se me convence con el balón”

El entrenador del Cádiz CF resta importancia a las victorias y se centra en los errores de su equipo

Por  12:55 h.

Han comenzado las ruedas de prensa de Cervera y con ellas se comienza a ampliar el libro de sus frases míticas, de sus sentencias lapidarias, de sus conocimientos filosóficos-futbolísticos. Solo queda sentarse a escuchar y disfrutar porque todo lo que dice lo dice con un sentido mayúsculo. Aquel jugador que sepa leer las manifestaciones de su entrenador tendrá mucho ganado con él. Este viernes en La Línea volvió a dejar declaraciones de intenciones cargadas de sentido. De paso, también valoró el partido, el rendimiento de los suyos, la polémica situación de Alvarito…

Su equipo gana todo lo que le echen este verano, pero su entrenador está con la mosca detrás de la oreja. Y lo avisa. Está cabreado porque se huele que algo no va bien y que en cuanto comience la Liga los errores que no están pagando ahora lo van a hacer justo en el momento en que estén en juego los puntos. Cervera lo dice y lo avisa cada vez que tiene la oportunidad. Da mensajes a sus jugadores para que se pongan las pilas. Que si su equipo no debe jugar diferente con unos u otros jugadores, que si no se pueden perder tantos balones, que si esto, que si lo otro…, el caso es que el entrenador del Cádiz CFno está contento.

Por mucho que el pasado viernes Aketxe volviera a sacar a relucir su mejor virtud y por la que Cervera le imploró a Cordero el regreso de un jugador que tenerlo es todo un privilegio.

Y si en lo técnico las cosas no ruedan como a Cervera le gustaría, qué decir del mercado de fichajes, parado a la espera de que Alvarito salga del club para jugar en otro equipo y abandone su ‘rebeldía’ permitida por el club.
Cervera aprovechó la rueda de prensa posterior al encuentro que su equipo ganó a la Balona con los dos goles de Aketxe para dirigirse, con templanza, a una afición que de momento está como su entrenador: tranquilo, pero con cierto temor a cómo se resolverá lo que queda de mercado de verano.

Resumió el encuentro ante el conjunto linense de la siguiente manera: «Ha sido un partido de pretemporada con más intensidad, es normal que la haya a medida que se acerca la Liga. También ha habido mucho desacierto, a lo que ha contribuido un campo mojado que ha dificultado los controles. Al final se ha decidido a balon parado por un jugador que es muy bueno. El partido no ha sido brillate. He sacado conclusiones globales, unas buenas y otras peores», sintetizó.
Como era obvio habló de Aketxe, el protagonista gracias a sus dos goles a balón parado. «Una de las cosas por las que viene es por eso ya que también era una de nuestras carenicas. De los que conocíamos él era el mejor», dice sobre el vasco, al que «aparte de eso», le pide más cosas en el campo, si bien «los partidos atascados los puede solucionar él como ya hizo y como parece que lo est» haciendo este año».

Cervera sabe que disponer este año de Salvi y Alvarito es complicado. Por eso mismo, y aunque seguirá confiando en su mismo método, hace el cuerpo a posibles y pequeños cambios en la estrategia de un equipo. «Tenemos extremos pero da la sensación que no los vamos a tener», dijo en referencia a Salvi, «que está lesionado», y a Alvarito, que se encuentra en una situación de «‘in pass’» ante su posible salida.

Lo que tiene claro es que «es difícil encontrar extremos como los que teníamos… La idea va a seguir siendo la misma aunque los extremos no sean tan rápidos. Son cosas del fútbol y hay que reciclarse al año siguiente. Si no vamos a contar con tanta velocidad en las bandas esperemos encontrar la diferencia en otra zona», dijo optimista.

Cervera habla con perspectiva en pleno verano, pero azota a su equipo con cosas obvias. «En el campo un equipo de Segunda no puede perder tantos balones porque si los pierdes pasamos al plan b, que es hacer cosas para no perderlos y entonces ya no somos tan brillantes. De cada diez balones perdemos ocho. Y eso no entra en mis planes», manifestó enfadado.

También volvió al discurso del obrero, del currante. Y lo hizo para defender que tan importante es una portería como la otra. «Como sabemos que no somos muy virtuosos con la pelota, o por lo menos no lo hemos sido, lo que intentamos es que nuestra porteria sea tan importante como la otra», apunta en dirección a no recibir goles.

El último ‘pero’ lo puso a la presión de los suyos, que no se está haciendo bien.Aquí sí, entona el ‘mea culpa’ no sin aconsejar a sus propios jugadores. «La presión la hacemos mal porque es culpa mia. Hay jugadores nuevos y hay que insitir más. De todas formas en la pretemporada los jugadores hacen mucho hincapié en el balón porque se creen que se convence al entrenador con el balón y se despreocupan de otras cosas. Pero a mí no se me convence con el balón porque ya sé como son más o menos cada uno de ellos. A mí se me convence con otras cosas. Y esas cosas las ponemos en práctica cuando hay puntos en juego y cuando no los hay creemos que no es importante y por eso no la estamos haciendo bien la presión».