Cervera da instrucciones en el partido en Almería.
Cervera da instrucciones en el partido en Almería.

CÁDIZ CF

Cervera y Marcos Mauro, sancionados con un partido

El entrenador del Cádiz CF no podrá estar en el banquillo y el central argentino no jugará ante el Huesca

Por  18:57 h.

Un partido de sanción tendrán que cumplir el entrenador cadista Álvaro Cervera y el central argentino Marcos Mauro. Así lo ha dictaminado el Comité de Competición de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF).

Álvaro Cervera fue expulsado por insultar al técnico del Almería Pedro Emanuel en el transcurso del choque en tierras almerienses. El acta del colegiado no dejó lugar a la duda y reconocía el tipo de insulto que el entrenador cadista profirió a su homólogo en el banquillo rival.

En el acta del tinerfeño Trujillo Suárez se podía leer lo siguiente: «En el minuto 75 el técnico Cervera Díaz, Álvaro fue expulsado por el siguiente motivo. Dirigirse al entrenador contrario en los siguientes términos: «Eres un hijo de puta, tú eres un hijo de puta».

Incluso el propio entrenador cadista reconocía tras el encuentro que “me equivoco y digo algo que no debo”. Cervera reconocía su error aunque no escondía que venía a raíz de las provocaciones del entrenador contrario y sus mensajes a los árbitros del partido.

Además del partido de sanción, se establece una multa accesoria al club en cuantía de 200 euros, ascendiendo a 600 euros al técnico cadista, en aplicación del artículo 52.

Esta sanción no es la primera que recibe el entrenador cadista, que ya ha sido expulsado en varias ocasiones desde que es míster del Cádiz CF.

Alegaciones desestimadas

Si Álvaro Cervera no se podrá sentar en el banquillo local del Ramón de Carranza ante el Huesca, Marcos Mauro no podrá jugar ante los oscenses. El central argentino fue expulsado en Almería con roja directa y las alegaciones del Cádiz CF no han prosperado.

El Comité de Competición ha entendido que “no se deduce la existencia de un error material manifiesto”, único supuesto en el que procedería dejar sin efecto las consecuencias disciplinarias de la expulsión impuesta, en aplicación de los
artículos 27 y 130 del Código Disciplinario vigente.

En consecuencia, se desestiman las alegaciones formuladas, se confirma la expulsión impuesta y con ello los efectos disciplinarios que correspondan.