Álvaro Cervera, en el banquillo de Carranza.
Álvaro Cervera, en el banquillo de Carranza.

Cádiz CF

Cervera endurece el tono

«Faltan y sobran jugadores», dice un técnico que no convocó ante Las Palmas a Carrillo, Brian Oliván, Nico Hidalgo, Eneko Jauregi y Carpio

Por  21:41 h.

A medida que va haciéndose fuerte en el club por el lógico pasar de tiempo, Álvaro Cervera endure su discurso y lo lleva a un punto que deja frases tan demoledoras que a veces es complicado de entender si favorecen a la política del club o en cambio va en su contra. El caso más sangrante es el de Brian Oliván, un jugador por el que el Cádiz CF pagó medio kilo al Granada como arriesgada inversión y con el que el entrenador cadista no tiene medias tintas a la hora de mostrarle la puerta de salida. «Todos saben lo que saben sobre este asunto. Es de los jugadores con el que más he hablado en toda mi vida y llega el momento en que yo sin él voy a ser mejor y él sin mí también lo será. Mi juego y el del equipo no le llama a Brian y hay que buscar una solución sin enfadarnos.Será mejor futbolista sin verme la cara todos los días». Palabras de Cervera sobre Brian. ¿Más clarito?

Estas declaraciones están realizadas un día después de que Cordero confiase en su entrenador en el caso de que finalmente se quede en el Cádiz CF al no aparecer ninguna oferta convicente para nadie. «Estarían obligados a entenderse», dijo iluso el director deportivo sobre Brian y Cervera. ‘Obligados a entenderse para matarse’ será más bien…

Brian solo es uno de los cinco a los que Cervera le ha puesto la cruz tal y como ‘señaló’ el pasado viernes al no convocar a Nico, Carpio, Carrillo, Eneko Jauregi y el citado Brian. Ya lo dejó bien claro también cuando dijo que espera cinco fichajes más, seis en el caso de que salga Álvaro García. «Sobran y faltan jugadores», afirmó.

No hace falta ser muy docto en la materia para palpar que estas palabras no caen bien en el vestuario. Esta manera de desechar públicamente a jugadores que ya saben que no cuentan pero que tampoco hace falta que se lo recuerden a viva voz todos los días y ante todos los medios no genera más que una falta de tacto que, llegados los malos resultados, nunca viene bien para la unidad.

El caso es que razón no le falta al entrenador, si bien no estaría de más que regulase sus palabras por el bien de los futbolistas y del propio club que querrá colocarlos a un buen precio y no como productos de ‘stock’ en un mercado cada vez más barato a medida que se va acercando el cierre del mismo. Pero, a juicio del entrenador, «el final de la pasada temporada fue muy malo y tenía que tener consecuencias. El club lo piensa así y yo también. Nos quedamos sin jugadores importantes en el tramo final y el equipo se diluyó en el juego y en lo anímico». Dicho eso, Cervera no está teniendo ningún miramiento y seguirá ‘limpiando’ su plantilla tras las salidas ya de Rubén Yáñez, Villanueva, Barral, Moha Traoré, Lucas Bijker, Sankaré, Abdullah, Jona, Fausto Tienza, Aitor García y Eugeni Valderrama.

Igualmente, Cervera sabe que si este proyecto quiere volar alto está a falta de un delantero que, mínimo, garantice una docena de goles en Liga. «Fue el punto negro de la pasada temporada y es algo que hay que solucionar. Sé nombres, pero también las dificultades de poder hacerse con ellos», comentó en la rueda de prensa previa al encuentro ante Las Palmas que abría el Trofeo Carranza el pasado viernes.

Así las cosas, y con la Liga a la vuelta de la esquina, el Cádiz CF 2018/19 sigue en construcción y quien sabe si aún restan por llegar más de la mitad de un equipo. Hasta seis hombres más podrían llegar en estas dos semanas. Mientras tanto, la semana que viene comienza la Liga, el viernes en Carranza llega el Almería, y al tren del Cádiz CF se subirá futbolistas que pueden que acaben el trayecto vestidos con otra camiseta.

Desde luego, y como dijo el propio Cervera, está siendo un verano atípico de los tres que lleva como entrenador del Cádiz CF. «El primer verano tras ascender sabías a lo que te atenías y ahora estamos en el tercer año y pensaba que esto iba a ir más ligero, pero la sensación es que hemos ido a menos, aunque todavía se puede reconducir», dijo aludiendo a los problemas entre Pina y Vizcaíno, además de la polémica venta enquistada de Álvaro García.