Álvaro Cervera y Manuel Vizcaíno, poco antes del encuentro copero que el Cádiz disputó en Villaviciosa ante el CDLealtad. :
Álvaro Cervera y Manuel Vizcaíno, poco antes del encuentro copero que el Cádiz disputó en Villaviciosa ante el CDLealtad. :

Cádiz CF

Cervera desnuda a Vizcaíno

El entrenador del Cádiz CF dice que si por él fuera ya habría renovado "hace diez meses"

Por  12:20 h.

Álvaro Cervera no está pasando un buen momento. Se puede decir que como todos, pero no. En esta maldita pandemia hay personas que hay que considerar pequeños héroes y esos no son otros que todos aquellos que la están pasando en solitario. Porque sí, porque todo eso que dicen los psicólogos y demás gurús espirituales de que este tiempo recluido es muy bueno para conocerse a sí mismo está muy bien y suena de lo más ‘hapy’, pero la dura realidad no es otra que encerrarse más de un mes con la soledad es muy duro. Se mire por donde se mire. Y uno de esos héroes sin capa no es otro que Álvaro Cervera, el todavía entrenador del Cádiz CF, que decidió quedarse en su casa creyendo que esta crisis no se alargaría más de dos semanas y ya va camino del mes y medio. La decisión se tomó de forma conjunta con la plantilla, a la que se le prohibió salir de la provincia por seguridad y mientras durase el estado de alarma decretado por el Gobierno. No sabía entonces Cervera que estaría más de un mes, y lo que queda, sin ver a su familia, que la tiene en Valencia.

El mundo está en crisis y todo lo que sea hablar de fútbol parece una broma, pero el trabajo de Cervera es el que es y esta semana ha atendido la llamada de dos medios  a los que le han permitido entrevistarle para charlar un poco de cómo ve la situación del equipo en unos momentos de clara incertidumbre.

Y en sendas entrevistas Cervera no ha podido esconder su malestar con el presidente Vizcaíno, al que ni siquiera nombra pero sí retrata. Aunque era un secreto a voces, lo cierto es que vale más una palabra del entrenador que cientos de análisis que se hagan y que, de hecho, se han realizado. Y tras leer las declaraciones del entrenador quedan más claras aún las cosas. Uno, el que menos habla, está por la labor de la renovación. Y otro, el que más habla, no. O al menos, no tanto.

El enfado de Cervera es notable. Más que enfado, es decepción, que llegado el caso puede ser hasta peor después de todo lo que ha dado al club. Basta comprobar el poco reconocimiento que cree tener dentro pese a lo valorado que está fuera. “No era una persona prioritaria para el club y los hechos me lo han demostrado”, comentaba en Diario de Cádiz refiriéndose a que comenzó “la temporada con dificultades” y que solo le han mantenido los resultados.

Especialmente le molesta a Cervera las palabras vacías de su presidente. Ya saben, esas con las que se le llena la boca día tras día diciendo que renovará “sí o sí” al entrenador del ascenso en Alicante. Tampoco le ha gustado mucho ver cómo se ha negociado sin su opinión la rebaja salarial que se ha sometido al equipo y no por la medida en sí, que la aplaude, sino por esa sensación de estar apartado en decisiones que le implican personal y colectivamente. A Cervera no le están dando su sitio en un club que ama y eso, como no puede ser de otra forma, molesta bastante. Duele. Le duele.

Si por él fuera la renovación estaría firmada “hace ya diez meses”, por eso no entiende tantos rodeos en llevarla a un papel. Por eso mismo, Cervera ha aprovechado su participación en la prensa para ‘desnudar’ punto por punto el argumentario vacuo de su presidente. En sus palabras denota tristeza, añoranza con un pasado vivido en el club a pesar de encontrarse a un pasito de la gloria. “Deportivamente ahora es la mejor época porque es cuanto más tiempo llevamos arriba y más opciones de ascenso tenemos, aunque perdimos otras cosas que había al principio que nos hacía más felices”, comentaba al rotativo gaditano. Más que curioso.

Por todo ello, Cervera deja entrever que no se siente ni valorado ni mucho menos respaldado por una directiva con la que apenas ha hablado “diez minutos” y poco serios sobre su renovación. El técnico se agarra a su palabra pese a que quiere trabajar el año que viene y acaba contrato el 30 de junio. No ha negociado con ningún otro club y esperará al final de la temporada a que Vizcaíno le proponga la renovación. Si es que llega ese día. Desde luego, él no lo tiene muy claro a juzgar por sus palabras. “Me imagino que habrá alguna forma de si el club quiere, hacer una prórroga para estar hasta el final de la temporada”, dice a El Desmarque en relación a la finalización próxima de su contrato. “Yo no tendré ningún problema, pero me imagino que como todo en la vida habrá que plasmarlo en algún acuerdo”, sugiere.

Lleva solo un mes y como es normal le da muchas vueltas a la cabeza en torno a este tema. “Piensas que están pasando muchas cosas y que la vuelta será diferente porque no tienes contrato. No he pensado en dónde estaré, pero es mi profesión, tengo familia y quiero seguir trabajando”, asegura.

Añora los dos primeros años

Y si antes destacaba que “deportivamente” está viviendo el mejor momento, añora sus inicios, esos que coincidieron con Juan Carlos Cordero y Quique Pina. Por eso, a la hora de escoger sus mejores momentos en el Cádiz CF resulta clarividente su respuesta. “Sin duda, las dos primeras (temporadas). Fueron las más reconocibles, las que más a gusto trabajé y en las que mejor me lo pasé. Esta última deportivamente ha sido la mejor, pero es en la que menos a gusto me he sentido”. Relevante.

Por mucho que Vizcaíno repita y repita que quiere renovarlo, Cervera no las ve todas consigo. “Lo he oído, pero nunca se me ha transmitido. Yo no tengo esa sensación tan clara. Si fuese así, se habrían dado otros pasos que no se han dado. No lo tengo muy claro”.

También habló del futuro y de un hipotético ascenso con él sentado en el banquillo. Y en cuanto a la plantilla está más que seguro que habría que introducir muchos cambios porque “la Primera no tiene nada que ver con la Segunda, ni la Segunda con Segunda B. Lo mejor sería quedarse con un bloque y apuntalar ciertas posiciones, pero estoy seguro que habría muchos cambios”.