Barral celebra un gol en Carranza
Barral celebra un gol en Carranza

Cádiz CF

Cervera sobre Barral: «La libertad se da, no se toma»

El técnico no considera excesivo el castigo al jugador y espera hacer del delantero "un jugador importante"

Por  14:00 h.

Álvaro Cervera se ha mojado y bien que ha hecho sobre el ‘caso Barral’ en la previa del partido que mañana el Cádiz CF juega ante Osasuna en Copa del Rey. Como es habitual en el técnico amarillo, no ha tenido reparos en responder cada una de las preguntas sobre el castigo a su delantero del pasado domingo en Oviedo.

Para empezar, considerando que “no es realmente un castigo, solo que si no cumples las normas, no juegas”. Cervera no aclara si jugará mañana pero no por lo que pasó en Asturias, sino porque aún no tiene decidido el once. Lo que si deja claro el entrenador es que ni se arrepiente, ni considera injusto dejar sin jugar a David Barral por cometer un acto de indisciplina. “¿Quién decide lo que es excesivo y qué no y quién dice lo que es y no?, pregunta de forma retórica el entrenador que manifiesta que “el hecho de que no juegue desde mi punto de vista no es excesivo”.

“Esto es un vestuario y es un grupo que se rige por unas normas. Lo que he intentado es que ha existido una falta de indisciplina y he querido que no vuelva pasar. Perdono, pero no olvido, si lo olvido todo volverá a pasar”.

¿Ha entendido Barral el castigo? “No se si el jugador lo ha entendido, lo que si ha entendido que algunas cosas aquí van en serio. Al final el perjudicado es el equipo, si no lo haces ahora tienes un problema en el futuro”.

Otro punto clave en el conflicto es que “en estas guerras siempre pierde el entrenador. Hay que ir a ellas pensando que las vas a ganar. Yo entreno a 24 jugadores y a David Barral”, recuerda el entrenador cadista, a la par que manda un mensaje claro al jugador: “Voy a intentar hacer de David Barral un jugador importante. El Cádiz no pierde en Oviedo porque Barral no juegue”.

Asimismo, dejar sin jugar un solo minuto a Barral por su acto de indisciplina es un mensaje claro al resto de jugadores, aunque la mayoría ya saben cómo es Cervera. “La plantilla lleva un año conmigo y tienen una libertad excepcional, no pongo vallas pero ellos saben cuales son. Doy permisos de todo tipo, pero la libertad se da, no se toma”.