Cervera, en un entrenamiento. CCF
Cervera, en un entrenamiento. CCF

Cádiz CF

Y Cervera hizo ‘algo más’

El técnico del Cádiz CF acabó con un once ultraofensivo en su búsqueda a pecho descubierto de la victoria

Por  12:51 h.

Lo mejor que tiene este entrenador que el Cádiz CF ha renovado para los siguientes cuatro años es que rara vez dice algo que choque con lo que se ha visto sobre el campo. De lo simple que es, a veces resulta complejo en un mundo en el que muchos entrenadores se van por las ramas para intentar hacer ver que en el juego de su equipo poco más que hay derivadas e integrales en los planteamientos. Que va, en el caso de Álvaro Cervera no es así.

Si muchos teóricos del fútbol hablan como Pitágoras a la hora de analizar un partido, al técnico del Cádiz CF le sobra el Micho 1 para argumentar lo que todo el mundo ha podido ver y hasta criticar. Él es el primero en hacer autocrítica y raras veces la hace en contra de lo que al día siguiente o en ese mismo momento se puede leer en las diferentes crónicas de los partidos. Su lectura de los partidos es global y suele coincidir siempre con lo que dicen o escriben hasta sus detractores, que los tiene. Y los tiene porque su fútbol, como el mismo reconoce, no es vistoso.

Pero el caso es que Cervera es fiel a sí mismo. Lo es siempre que se sale de su método y lo es cuando ese mismo método le vuelve a dar resultado. Sabe, a lo largo de la temporada lo ha admitido cantidad de veces, que a su equipo le falta algo más, ese empujón para ganar los partidos que en la mayoría de las veces pretende apuntalar. Este mismo jueves en Soria volvió a decirlo y hasta ironizó que si ve con el equipo tan ofensivo con el que terminó el partido ante el Numancia él mismo se sorprendería. Él es así y así hay que quererlo. Y se lo merece.

A veces se sale de sus renglones y muchas de ellas, incitado por la grada, la crítica o por quien sea, se ha equivocado, pero en esta recta final liguera esa ambición le está saliendo bien. Y lo está haciendo porque persigue un sueño y los sueños no se persiguen sino arriesgando. Y en ello está un entrenador que tiene al Cádiz CF en las puertas de la gloria.

La frase de Cervera de ‘con esto no nos da’ se ha repetido este año a modo de mantra. Lo dijo también tras el empate ante el Rayo, pero en esta ocasión ha dado ese paso adelante que él mismo sabía que había de dar si lo que quiere es colarse en Primera. Meditó que iba a hacer cambios en busca de ‘de ese algo más’ y aunque en Soria no sacó de inicio a Álex en el centro del campo sí que le dio al equipo un aire más peligroso con la entrada de inicio de Pombo, un jugador que ve portería con frecuente facilidad tal y como demostró en el primer minuto de juego al disparar con rosca un balón que acabó en el primer saque de esquina de los muchos de los que gozó el Cádiz CF.

Aunque de inicio siguió amarrando al equipo con dos mediocentros de contención como Bodiger y José Mari, ya en la segunda parte y con empate en el marcador, Cervera movió el banquillo con la idea clara de adelantar líneas y lo más importante, mandar al campo un mensaje a los suyos ganador. La presencia de hombres como Álex, Alejo, Jurado, Perea o el Choco Lozano le dieron al equipo ese control que muchas veces desprecia el propio Cervera. El resultado se fue torciendo con la expulsión de Perea, pero hasta ese momento el equipo amarillo se adentró en un choque de ida y vuelta confiando en la calidad de hombres que la atesoran. Ese paso adelante lo ha dado un Cádiz CF que necesita (o necesitaba) de victorias para dar ese golpe en la mesa clave para presentar a las claras sus credenciales para estar la temporada próxima en Primera y… ahí puede que sí, dar un pasito menos.