Babin, en un entrenamiento en Mareo.
Babin, en un entrenamiento en Mareo.

Cádiz CF

El central Babin vuelve a acaparar la atención del Cádiz CF

Pertenece al Sporting de Gijón pero se da por hecha su salida al no entrar en los planes del club de Mareo

Por  18:52 h.

Ya interesó el pasado verano y este vuelve a hacerlo. Su nombre es Jean-Sylvain Babin y pertenece al Sporting de Gijón, pero se da por hecho que no seguirá en el conjunto asturiano al no entrar en los planes de Rubén Baraja.

De hecho, el año pasado ya no jugó en el conjunto del Molinón, que lo cedió al Maccabi de Tel Aviv de Israel. Tras acabar su cesión, el central galo ha vuelto a la disciplina el club sportinguista y hoy comenzará a entrenar sin mucho futuro por delante.

Y es que la salida de Babin se da prácticamente por hecha en el entorno del club debido a varios motivos. El primero es el deportivo y el segundo el institucional ya que el futbolista no lleva una buena relación con Miguel Torrecilla, director deportivo del Sporting que estaría interesado en facilitarle la salida para que el problema no se encone.

Juan Carlos Cordero, como el año pasado, ya ha levantado el teléfono y, según El Desmarque, se ha informado de la situación de Babin, un jugador al que conoce muy bien tras su paso por el Granada. En un principio, el Cádiz CF podría afrontar la ficha de un jugador que este año se ha devaluado un tanto tras una liga en el ostracismo del campeonato israelí.

En estos momentos, el Cádiz CF cuenta con solo tres centrales tras las salidas de Mikel Villanueva y Sankaré. Babin vendría pues para reforzar una demarcación en la que este verano también intentará estar el canterano Sergio.

Babin tiene 31 años y se ha formado en el fútbol francés, desde donde pasó al Lucena, en Segunda B. Tras pasar por el conjunto cordobés fichó por el Alcorcón y más tarde Pina lo llevó al Granada. De Los Cármenes pasó al Sporting en 2016 y su carrera se ha estancado un poco. El Cádiz CF espera que este año no se le escape un central que cuenta con un perfil parecido al de Sankaré, potente, fuerte y expeditivo.

Lo que está claro es que Babin quiere jugar en España. Una señal evidente es que esta misma semana pasada su agente y el Sporting han rechazado dos ofertas. Una era del fútbol griego y la otra del chipriota. Hoy comienza a entrenar y puede que esta semana se conozca su futuro.