El Cádiz CF eliminó al Tenerife en la segunda ronda de la Copa del Rey.
El Cádiz CF eliminó al Tenerife en la segunda ronda de la Copa del Rey.

Cádiz CF

CD Tenerife-Cádiz CF (1-2) Progresa paulatinamente

Un gol tempranero de Romera y otro sobre la bocina de Manu Vallejo dan a los amarillos el pase a la siguiente ronda

Por  0:35 h.
Tenerife
1
Cádiz
2
CD Tenerife: Galván, Raúl Cámara, Jorge Sáenz, Carlos Ruiz, Héctor Hernández, Undabarrena (Acosta, 76'), Alberto (Milla, 64'), Suso, Montañes, Naranjo y Nano Malbasic, 67').
Cádiz CF: Gil, Correa, Servando (Mauro, 61'), Kecojevic, Brian, Álex, Edu Ramos, Perea, Agra (Salvi, 46'), Romera y Lekic (Manu Vallejo, 46').
Goles: 0-1: Romera (4'); 1-1: Carlos Ruiz (87'); 1-2: Manu Vallejo (91')
Árbitro: Oliver de la Fuente, leonés. Mostró cartulina amarilla a los locales Carlos Ruiz, Jorge Sáenz y Luis Milla, Acosta y a los cadistas Kecojevic, Agra, Álex y Correa.
Incidencias: Partido correspondiente a la primera ronda de la Copa del Rey.
Estadio Heliodoro Rodríguez López.

El Cádiz CF se pegará otra ronda después de marcar un gol tempranero y otro postrero. En ambos, el delantero Dani Romera estuvo presente, aprovechando así la oportunidad que le daba una Copa que ha empezado de la manera más emocionante posible gracias a un gol en el descuento de un Manu Vallejo que no se cansa de evidenciar que ya esa una realidad.
Cuanto más rápido comience el equipo a ganar, más rápido se dejará de hablar de la guerra institucional que mantiene el presidente Vizcaíno con Pina y que recientemente se ha cobrado la víctima de Cordero. Y eso fue lo que hizo un Cádiz CF que se ha conjurado en que todo ese mal rollo no se cargue la unidad de un equipo que solo debe pensar por y para la afición.

Y con esa idea salió un Cádiz CF totalmente distinto al que se presenta cada jornada en Liga, porque de los once que alineó Cervera ante el Tenerife solo tres (Edu Ramos, Álex y Kecojevic) fueron titulares en Mallorca. Y entre muchas de las novedades, el portero canterano David Gil, que lo primero que tuvo que hacer fue tirar de reflejos para impedir que Kecojevic metiese el balón en su propia portería tras intentar despejar. El serbio fue al rechace de su portero con la mala suerte de golpearlo con su rodilla en el rostro. Así quedada bautizado el canterano en el fútbol profesional.

Tan solo dos minutos después de esa acción llegó el primer remate a puerta del Cádiz CF y el primer gol tras un centro preciso de Edu Ramos a la cabeza de Romera, que bien colocado y libre de marca ponía por delante a los suyos con un certero cabezazo en la boca de gol.

Se ponía el Cádiz CF por delante aunque en juego no lo mereciese. De hecho, pronto se puso el Tenerife a discutirle el marcador. Primero fue Nano Mesa el que lo intentó sin puntería tras recibir un regalo en forma de pase involuntario de Agra, que en su intento de combinar con Servando le entregaba el balón al ariete chicharrero, que en su intento de ajustar el disparo a la cepa del palo lo envió fuera.

No daba sensación alguna el Cádiz CF de controlar las acometidas tinerfeñas. Es más, el bloque amarillo daba facilidades en demasía a un equipo local que se plantaba en el área gaditana cada vez que estiraba algo, tampoco una enormidad, sus líneas. Así llegó una doble ocasión, la segunda anulada por ‘offside’, desbaratada por David Gil, que se encontraba un remate a bocajarro de Montañés tras un centro de Suso. La jugada siguió de la misma forma y con otro centro de Suso esta vez rematado a gol por Nano Mesa aunque la celebración quedó frustrada debido al banderín levantado del linier. Bien anulado.

El Cádiz CF apenas tocaba el balón en campo contrario y tan solo vivía de los envíos largos a los delanteros, como uno en el que Perea casi arma su pierna para disparar tras ganar por velocidad a Jorge Sáenz, que igual que falló en el despeje se resarcía despejando a saque de esquina antes de que el jugador cadista pudiera probar fortuna con todo para él.

A pesar de lo que decía el electrónico, el control era por completo local. El Tenerife acumulaba ocasiones pero no conseguía el empate. Las oportunidades, además, le llegaban por partida doble. Como las dos últimas que tuvieron los canarios al filo del descanso. De las botas de Naranjo salía un pase al hueco sobresaliente a Nano Mesa, que se veía con la salida valiente de David Gil que le taponaba su disparo forzado. El rechace le llegaba a Naranjo pero el disparo del jugador local iba a parar a la madera para lamento de un conjunto chicharrero que se iba al descanso por debajo en el marcador pese a ser el equipo que más había ofrecido durante los primeros 45 minutos.

Era tan peligrosa la dinámica del Cádiz CF que Cervera hizo lo que suele hacer cuando llega al descanso perdiendo con un juego nefasto. Dos cambios de sopetón. El técnico quitaba al desaparecido debutante Lekic y al desilusionante Agra para meter a Salvi y Manu Vallejo para darle mayor frescura a las bandas. Y lo primero que hizo el Cádiz CF lo hizo el canterano Manu Vallejo, que tras recortar a un rival busco la cepa del palo con un derechazo que sacó a córner el meta Galván en el primer minuto de la reanudación.

Y de canterano a canterano, porque de nuevo tuvieron que aparecer los reflejos de David Gil para escupir con sus piernas un lanzamiento envenenado que tocaba en la melé del área inducido por el golpeo pícar de Naranjo. Con los papeles ya tomados por cada uno de los equipos, el Cádiz CF se centraba en el suyo de contragolpear pero sin uno de sus mejores actores a la hora interpretarlo porque Salvi sigue dando muestras se seguir lejos de su mejor versión.

Cambios y algo de control

Los cambios le daban al Cádiz CF algo más de control con un Perea colocado en la mediapunta, donde disfruta más a medida que entra más en contacto con la sala de creación.

Una falta de entendimiento entre Servando y David Gil le costaba un tremendo golpe en el rostro al isleño tras la salida con todo y tarde del joven cancerbero, que se cargaba sin querer a su compañero y obligaba a Cervera a agotar sus cambios con la entrada de Marcos Mauro.

Agonizaba el partido cuando el Tenerife se disponía a sacar un saque de esquina que fue rematado de manera espléndida por el central Carlos Ruiz, que peinaba el balón para alojarlo en el palo largo poniendo el empate a tres minutos del 90.

Lejos de deprimirse, el Cádiz CF salió de su cueva para buscar el segundo que mandara al limbo una odiosa prórroga copera y, de paso, lo metiese en la segunda ronda copera. Y tuvo que ser de nuevo el mejor de los amarillos, el canterano Manu Vallejo, el que diera la clasificación al Cádiz tras asociarse a la perfección con Romera para empalmar la pared y batir por bajo a Galván.

La victoria agónica del Cádiz CF mete a los gaditanos en una nueva fase del torneo del ‘ko’, pero no tapa un partido muy gris y solo salvado por la recuperación de la puntería y determinados momentos dela segunda mitad en la que se ligaron varios pases consecutivos en campo contrario. Ojalá este sea el principio de una nueva forma de jugar con el marcador a favor. Ojalá.