Quique Pina, en una tertulia de radio.
Quique Pina, en una tertulia de radio.

Cádiz CF

Carta abierta de Quique Pina

El que fuera consejero del Cádiz CF y accionista de Locos por el Balón recuerda todos sus años en la gestión de un club de Primera

Por  13:42 h.

El que fuera consejero delegado del Cádiz CF y accionista de Locos por el Balón no ha querido dejar pasar la oportunidad de dirigirse al cadismo tras el éxito del ascenso y lo ha hecho a través de la siguiente carta que firma personalmente y dice así:

Ya son siete ascensos vividos entre mis tres proyectos. Ciudad de Murcia, Granada y Cádiz CF, siendo el segundo ascenso a Primera ya que en Granada también lo conseguí pero es cierto que mi amor al Cádiz CF tiene varias etapas.

En una primera etapa cerré unas condiciones de compra cuando se vendió el Ciudad de Murcia pero se anticipó Baldasano, curiosamente estábamos juntos en Granada para que una vez terminase de firmar la venta ante notario, firmaríamos la compra del Cádiz CF por mi parte.

La segunda etapa fue cuando recibí una llamada para llevar la gestión deportiva del Cádiz CF en un momento complicado en lo económico con un concurso de acreedores y que yo tenía que responder ante los administradores. Salió todo muy bien porque se acabó la temporada sin deuda y mi padre se convirtió en presidente del Cádiz CF con mucho orgullo para mí. Fuimos campeones de liga y merecedores del ascenso pero el recuerdo de la injusticia arbitral de Lugo nos impidió conseguirlo. De aquella etapa, recordamos con mucho cariño que ganamos el Trofeo Carranza contra equipos como Sporting de Lisboa, Udinese y el Málaga de Champions.

Tenía que llegar la revancha y fue cuando estando de presidente en el Granada recibí una llamada de Antonio Muñoz explicándome que de nuevo tenía el club porque habían fracasado y no le habían pagado los de Sinergy. Fue cuando me mostró su deseo de que ayudara al Cádiz CF de nuevo para encaminarlo deportivamente y asumí el reto ya que encontré a Vizcaino con mucha ilusión, según él, de estar en un proyecto donde él llevara la gestión económica del día a día y yo la deportiva.

Pensamos en mi padre para ser el presidente pero esta vez el CSD lo impidió y fui yo quien le propuse que antes de buscar a un tercero, lo mejor sería que decidiese ser él presidente y que mi labor sería asesorar deportivamente al Cádiz CF.

Eran momentos donde Vizcaino me halagaba por todas las esquinas del mundo y me transmitía confianza. Estábamos tan unidos hasta el punto que, por ejemplo, le invitaba a comidas oficiales del Granada tan importantes como por ejemplo con el Real Madrid. Hay que reconocer que existía un gran ‘feeling’ entre nosotros de triunfar en Cádiz.

Encontramos al Cádiz CF en mitad de temporada fuera de los puestos de ascenso y me responsabilicé de los refuerzos de enero y de la parte económica, consiguiendo jugar el ‘play off’ siendo eliminados por él Hospitalet en el último minuto de la primera eliminatoria.

Ahora tocaba afrontar el proyecto desde principio de temporada y ya se hizo un grandísimo equipo donde fuimos campeones y no subimos al final por las eliminatorias de Oviedo y Bilbao Athletic, pero conseguimos hacer una buena base para la siguiente temporada y el club se salvó gracias a convencer a Doyen que hiciera un préstamo al Cádiz CF para salvar las deudas con hacienda .

La siguiente temporada entre cesiones del Granada como Alvarito y Aridane, la base creada y fichajes como Güiza, al que convencí venir a Cádiz, se consiguió definitivamente el ansiado ascenso.

Una vez que el dueño del Granada vendió el club, me convertí en accionista del Cádiz CF y a su vez consejero delegado teniendo la misma responsabilidad deportiva pero con poder de firma.

Con el menor presupuesto de Segunda A hasta el día de hoy (la mitad que esta temporada) y consiguiendo en propiedad sin pagar nada de traspaso a Álvaro García y Aridane, se consiguió hacer un bloque compacto merecedor del ascenso a Primera pero la eliminatoria contra el Tenerife no nos dio lo que merecíamos en el campo de juego. Se consiguió jugar el ‘play off’, una buena base que ha dado sus frutos en el día de hoy y un buen activo que permitió llenar las arcas de dinero para seguir pagando deudas y poder incorporar jugadores.

La siguiente temporada me negué a traspasar a Álvaro García porque pensé que se podría quedar con nosotros y ayudarnos a ascender, y además, tenía claro que se podía vender por más en años posteriores como así ocurrió. También decidí que permaneciera Salvi en el equipo por quien recibí ofertas y sí que vendí a Aridane porque tenía sustitutos y el club necesitaba esa cantidad que nos ofrecían que era sorprendente en un jugador que acababa de jugar en Segunda A y su edad superaba los 25 años.

Todo caminaba muy bien y el club estaba en segunda posición cuando la misma persona que yo lancé para que fuera presidente y alcanzara su protagonismo decidió aprovecharse de un problema personal que me encontré, afortunadamente en vías de solución, y pese a que no afectaba al Cádiz CF, decidió traicionarme y aprovechar la situación para quitarme la firma y después cesarme de consejero.

Pero dejé un trabajo hecho que he descrito anteriormente y que hoy ha dado resultado consiguiendo ascender a la máxima categoría porque es obvio que los jugadores Alberto Cifuentes, Marcos Mauro, Garrido, José Mari, Álex Fernández, Salvi, Perea, David Gil y Sergio pertenecen a esta etapa donde me tocó tener la máxima responsabilidad, dentro de la cual se comenzó una negociación ya encaminada y presentada en el club con Espino donde solo había que esperar a que quedara libre de Nacional donde el grupo que compone la dirección deportiva conocía todos los detalles y coincide que es el mismo grupo de personas con quien yo elegí para trabajar (Jorge Cordero, Javier Manzano, David Buitrago…).

Mención especial tiene la decisión que se tomó en el peor momento de la temporada de renovar a Cervera por tres años que acababa justo en este momento. Y todo el mundo sabemos que si no hubiera tenido esta duración no hubiera nunca renovado pero al final entre la presión mediática que todos hemos logrado ejercer, incluido yo, desde fuera lo hemos conseguido que siga con nosotros.

No cabe ninguna duda que tengo que reconocer que todo ha sido Gracias al apoyo de la afición que sin ella no se hubiera conseguido por su empuje en los malos momentos.

Dos personas han sido fundamentales en mi trayectoria en el Cádiz CF y que ha conllevado a este triunfo: Juan Carlos Cordero, por el gran trabajo realizado por su gestión, y Rafael Fernández, que invirtió gracias a que lo convencí en su momento prometiéndole que este proyecto iba a funcionar porque lo deportivo conllevaba a lo económico; e quedo tranquilo que ha visto que no me equivocaba cuando le aconsejé que se sumara al accionariado. Cuando se hizo la ampliación de capital fue fundamental ya que no se hubiera podido completar sin él y además ha apoyado como un gran cadista siendo patrocinador del club desde el inicio. Rafael es una gran persona y un gran empresario al que agradezco que haya estado a mi lado junto al Cádiz CF .

Dios ha querido que la traición a mi persona se convierta en justicia y no hay mas alegría comprobar que mi base y mis decisiones me han convertido entre los máximos accionistas del Cádiz CF en Primera División y en futuro gestor en esta categoría que ya disfruté cinco años en el Granada consiguiendo siempre el objetivo de no descender.

No queda otra que dar las felicidades a jugadores, técnicos, empleados y a todos los que ayudaron desde el inicio. Por supuesto, un brindis especial a la afición y a los que hoy están en el consejo que disfruten lo que un día decidí crear porque ellos saben que si no llego a dar el paso, ellos nunca hubieran podido comenzar este proyecto y que no duden que yo estaré muy cerca siempre, que no voy a abandonar mi empeño de dirigir lo que he creado por lo que nos veremos más pronto que tarde.

Para terminar quiero hacer mención especialísima y dedicarle todo mi trabajo y mi triunfo a mi padre, aún presídente de honor de este club, que siempre se comportó como un señor en Cádiz y que él fue por quien más me animé a entrar en este proyecto porque era una de sus ilusiones y la vio cumplida y hoy celebramos juntos, los dos, con la máxima emoción este ascenso con la seguridad de que volveremos a estar con la familia cadista.

Siempre Cádiz CF.