Luis Carrión, entrenador del Córdoba.
Luis Carrión, entrenador del Córdoba.

CÁDIZ CF

Carrión, la apuesta de la casa

El gusto por la posesión de balón y la apuesta por la cantera, señas de identidad del nuevo entrenador del Córdoba CF

Por  15:05 h.

Luis Miguel Carrión (Barcelona, 7 de febrero de 1979) es desde finales de noviembre el entrenador elegido para regir los designios del Córdoba desde el banquillo.

Destituido Oltra después de dos meses para olvidar (la derrota ante el Getafe en la capital cordobesa desencadenó la situación), el presidente Carlos González optó por el técnico del filial blanquiverde para relanzar el vuelo. Era la opción más asequible para la economía cordobesista. El hombre de la casa que pasa de ser provisional a tener la oportunidad de dar el salto y hacerse un hueco en el complicado mundo de los banquillos. Y todo ello en apenas 48 horas tras la supuesta negativa de técnicos como Francisco, Manolo Jiménez o Juan Ignacio Martínez. Un regalo de Reyes antes de tiempo.

Formado en la cantera del Barça como futbolista, Carrión ya fue jugador del Córdoba en la temporada 2006/2007. Un curso muy exigente que terminó con un imborrable recuerdo: el ascenso con el equipo blanquiverde a Segunda en El Alcoraz y ante el Huesca. Doce meses llenos de grandes vivencias desde su llegada desde el Nástic y su posterior marcha al Terrassa. Gavá, Melilla, Alavés y Peñarroya-Pueblonuevo también contaron el fútbol de un lateral izquierdo con recorrido.

El fútbol femenino, su primer reto

Joven y algo inexperto, su etapa en los banquillos comenzó en el fútbol femenino y ahí logró su primer éxito: una Copa de la Reina dirigiendo a las féminas del Espanyol. También añadió una Copa de Cataluña. La proeza le abrió las puertas del filial del Córdoba, donde fue segundo entrenador con Pablo Villa. Con la llegada de éste último al primer equipo blanquiverde, Carrión le acompañó en el peregrinar por el primer banquillo del Nuevo Arcángel. Fue así hasta que destituido Pablo Villa, Carrión tuvo la oportunidad de entrenar al Córdoba en Los Pajaritos ante el Numancia. Fue testimonial.

Hasta que hace dos temporadas, con la Liga ya avanzada, se hizo con las riendas del Córdoba B. Por aquel entonces, y con el Córdoba en Primera, Djukic era destituido y José Antonio Romero (entonces entrenador del Córdoba B) cogía las riendas del primer equipo. Empezaba la aventura del entrenador catalán. Hasta hace un par de semanas.

Su estilo siempre quedó claro. Así lo relata el periodista cordobés Fran Habas. «La posesión del balón es su perdición. No concibe el fútbol sin esa teoría. Para él es mejor errar antes que regalar el esférico. Ahora es cierto que la exigencia aumenta y ya no se trata de un filial». Es más, cuando el filial se paseaba la temporada pasada en el Grupo X de Tercera, Luis Miguel Carrión no estaba contento. «Los grandes resultados no siempre eran aplaudidos por un entrenador que siempre ha buscado la excelencia en el juego», añade Habas.

La apuesta firme por la cantera es otro de los puntos claves para entender la filosofía del nuevo entrenador del Córdoba. Sin ir más lejos, en Reus hizo debutar en Liga al extremo izquierdo Javi Galán, que fue el futbolista más destacado del equipo junto al guardameta Kieszek. Asimismo, Esteve, su mano derecha en el filial, también entró como refresco.

4-2-3-1 es su esquema de juego, no variando en ese caso el sistema en relación al empleado por Oltra. A fin de cuentas, la ausencia de Piovaccari deja en Rodri Ríos el peso del gol en estos momentos en el Córdoba.

Sin miedo a la inexperiencia

Al mismo tiempo, Habas añade: «Con él llega un fútbol atractivo y ofensivo. Sin olvidar una de sus señas de identidad, la apuesta firme por la cantera. Sus escuderos gozarán de minutos en esta experiencia. Desde Javi Galán y Esteve hasta Moha Traoré, Pablo Vázquez o el guardameta Marc Vito, este último como recambio del indiscutible Kieszek cuando Razak acuda en el mes de enero a la Copa de África. Incluso esperanzas del cordobesismo como Sebas Moyano podrían tener sus oportunidades». El tiempo dictará sentencia.

Ahora el Córdoba cuenta con un entrenador joven, trabajador, algo inexperto en estas lides pero muy vinculado al club. Un hombre de la casa de perfil económico bajo. Discreto y educado en el trato con los medios de comunicación, no exigirá refuerzos en el mercado de invierno, más allá de los de su conocida cantera. Saber si la experiencia le vendrá grande o no será cuestión de tiempo. En su mano tiene dar un golpe sobre la mesa. El destino le colocó en el banquillo del Nuevo Arcángel y ahora quiere escribir una historia de ensueño. Está en su mano y en los pies de sus pupilos.