El colegiado Sagués Oscoz visiona la jugada mientras en la grada se tocan las palmas.
El colegiado Sagués Oscoz visiona la jugada mientras en la grada se tocan las palmas.

Cádiz CF

En Carranza, el VAR va por tanguillos

El público del estadio gaditano 'presionó' al árbitro al compás de las palmas

Por  13:41 h.

Que Carranza es un estadio especial es algo indiscutible más allá de que las gracias puedan gustar a unos y a otros no. Pero que en Cádiz pasan cosas que no ocurren en otros lugares es innegable. Este pasado viernes el Sporting puede hablar de ello. Qué decir el Madrid y su conocido caso con Cherychev. Para la historia quedan ya varios reportajes con los que se enriquecía semana tras semana la sección de ‘Lo que el ojo no ve’ del mítico programa de Nacho Lewin y Michael Robinson ‘El día después’.

La ‘última de Carranza’ sucedió con ocasión de una jugada que se convirtió en determinante. Apenas faltaba un cuarto de hora para el final y el marcador mostraba un apretado 2-1 para el Cádiz CF cuando de repente Caye Quintana caía en el área tras notar el contacto con un defensa. El juego sigue y aparentemente no ocurre nada hasta que al árbitro vasco Sagués Oscoz recibe por el pinganillo la sugerencia de que pare el partido para que vea en la pantalla la jugada. Y entonces fue cuando Carranza se convierte en el Falla y suenan las palmas por tanguillos de Cádiz y la alegría y el cachondeíto se desbordan por las gradas del estadio, que espera con ansía la resolución del VAR. Nada más que faltaba el ‘po po po pon’ de Las viudas del 3×4.

Tanta fue esa presión que hasta el jugador del Sporting Borja López se quejó al término del partido porque, a su juicio, el árbitro se había dejado presionar. Quien sabe, quizás lleve razón el futbolista, y es que quién se puede osar aguar la fiesta a un público tan entregado con sus palmas por bulerías.