Panorámica del Nuevo Estadio Ramón de Carranza.
Panorámica del Nuevo Estadio Ramón de Carranza.

Cádiz CF

Carranza dejará de llevar su nombre

El alcalde José María González se basa en la ley de la Memoria Histórica para ejecutar una medida que perseguía su equipo de gobierno desde su nombramiento

Por  20:56 h.

Pocos gaditanos y menos cadistas conocían la vida y obra de Ramón de Carranza antes de que el actual equipo de gobierno municipal comenzase a rumiar la idea de cambiar el nombre de un símbolo ligado al equipo de fútbol de esta ciudad. Quien más quien menos podría decir lo que tantos otros, que igual se trataba de alguna persona vinculada a eso del franquismo, que ya ha llovido. Pero más allá de la historia y de las guerras de este país, lo que todo el mundo en Cádiz respondería en un abrir y cerrar de ojos es que Ramón de Carranza no es otra cosa que el estadio de fútbol de esta ciudad. El nombre, por cierto, que ha paseado a la ciudad de Cádiz no solo por toda la geografía española sino que incluso ha cruzado el charco para patrocinar este rincón del sur en Sudamérica gracias al mítico y prestigioso Trofeo Ramón de Carranza.

Pero poco ha debido importar toda esta historia del cadismo al alcalde José María González y a su concejal de Urbanismo y, ojo aquí, Memoria Democrática, Martín Vila. Porque desde que llegaron ambos a San Juan de Dios no tenían otra mira con el estadio, antes incluso que arreglar sus ascensores y demás, que cambiarle el nombre. Y mira por donde que han aprovechado el escaso y respetado tirón en las redes sociales, donde algunos tuiteros cadistas pedían el cambio del nombre del estadio por el del añorado Michael Robinson, para ejecutar el plan que ya tenian previsto desde hace tiempo.

Sobra decir la ejemplaridad de Robinson, una persona que se vinculó al cadismo de manera formidable y desinteresada pero del que incluso se criticó mucho en su tiempo que la escuela de fútbol delCádiz llevase su nombre. Curioso cuanto menos estos vaivenes del personal. Bueno, no es tan curioso cuando uno ve el comportamiento que tienen las redes sociales…

El caso es que el Ayuntamiento de Cádiz emitía una nota de prensa este jueves para llevar a cabo su deseado cambio de nombre y lo decía a las puertas de un puente, en plena pandemia por el coronavirus y apoyándose en una pobre y bien intencionada propuesta internauta para modificar lo que con tanto empeño quieren ejecutar. La nota de prensa se hacía con la actualidad invadiendo la comparecencia en directo del ministro Illa para informar sobre los horarios para salir a la calle y evitar aglomeraciones. Fue en ese momento cuando los medios gaditanos recibieron la siguiente comunicación municipal: «El Ayuntamiento de Cádiz va a articular un proceso participativo para decidir el nuevo nombre del estadio municipal, actualmente llamado Nuevo Estadio Ramón de Carranza. El cambio se adoptará en virtud de la Ley de Memoria Histórica y en la elección del nuevo nombre participará la población gaditana y el cadismo.

«Propuesta espontánea»

El Equipo de Gobierno del Consistorio gaditano ha decidido impulsar el proceso debido a la propuesta espontánea surgida en redes sociales y que sugería el cambio del nombre actual del estado por el del recientemente fallecido Michael Robinson, una iniciativa que ha suscitado debate y que ha tenido gran acogida, hasta el punto de que se han abierto incluso canales de recogida de firmas para solicitar que se cambie el nombre al estadio.

El de Michael Robinson es una posibilidad que puede estar encima de la mesa a la hora de abordar la decisión final, como muchos otros que son muy significativos, aunque lo que a este Equipo de Gobierno lo que le gustaría es que el nuevo nombre surja y nazca del proceso participativo que implique a las gaditanas y los gaditanos, y al cadismo.

La intención municipal es que en el proceso participativo para la elección del nuevo nombre del estadio participe la ciudadanía, que en él se barajen distintas alternativas y que sea Cádiz quien elija el nombre del estadio de su ciudad. «Es importante que participen los agentes sociales, el cadismo, la Plataforma de Memoria Histórica y la oposición», recalca el Equipo de Gobierno, quien aboga por que la decisión se tome «de manera transversal y democrática».

«Lo que tenemos claro es que el estadio no puede seguir llevando un nombre que incumple la Ley de Memoria Histórica, y en consecuencia vamos a actuar», explica el Equipo de Gobierno, quien ya trabaja en perfilar el proceso participativo que desembocará en la elección del nuevo nombre del estadio municipal.
Más allá de filial y fobias a la figura de ese señor con nombre de estadio, lo que subyace de toda esta pantomima montada por el Ayuntamiento para hacer algo que está en su derecho no es otra cosa que el interés de llevar la política al mundo del fútbol con la excusa de cumplir con una Ley que ya han empleado en otras calles de la ciudad.

Reacciones

Como es normal, las reacciones no se hicieron esperar y, a decir verdad, no fueron muy del agrado de la iniciativa impulsada por el gobierno municipal. Entre las respuestas más repetidas se encontraban aquella de dejar el nombre como Carranza a secas si lo que se quiere es cumplir con la Memoria Histórica y a la vez respetar el nombre para todos esos aficionados, no sólo de Cádiz, que lo unen al del equipo amarillo.

También el Partido Popular, primer partido de la oposición en el Ayuntamiento, ironizó con el momento de anunciar este cambio de nombre a través de sus redes sociales y le achacó el trágico estado por el que pasa el país para ahora llevar a la palestra un tema tan banal como el nombre de un estadio de fútbol. “Cientos de familias pidiendo ayudas municipales que nunca llegan, miles de gaditanos afectados por despidos o Ertes, los autónomos sin apoyo municipal, los hosteleros sin saber si pueden ampliar terrazas o bonificarán impuestos, pero para Kichi el problema de Cádiz es este”, rezaba el tuit adjuntando la noticia de marras.