Carlos Pouso es manteado por los futbolistas del Mirandés.
Carlos Pouso es manteado por los futbolistas del Mirandés.

CÁDIZ CF

Carlos Pouso: “Hay que jugar con corazón pero sin perder la cabeza”

El técnico remontó con el Mirandés un 2-0 precisamente ante el Cádiz: "De entrada hay que creer que la remontada es posible"

Por  10:21 h.

Carlos Pouso, gran persona y personaje. Vizcaíno residente en La Rioja porque lleva las riendas del Logroñés, en su día se convirtió en el demonio para los cadistas, cuando les devolvió al infierno cuando tocaban el cielo con la yema de los dedos. Sí, era el técnico del Mirandés que remontaba ante el Cádiz CF el 2-0 de Carranza para amargarles el año con el 4-1 de Anduva.

Llano, muy cercano, sonriente y bromista, ya está en el sur disfrutando de sus vacaciones, adelantadas después de esa polémica eliminación a manos del Huracán Valencia. Y este domingo confía en acudir al estadio gaditano para ver el encuentro del equipo amarillo frente al Bilbao Athletic.

Pouso es menos optimista que Oriol Alsina, el director deportivo del Llagostera que ve la eliminatoria “al 50% por ciento”. “Es un mal resultado para el Cádiz y bueno para el Bilbao, que no es un filial al uso y ha demostrado que es muy competitivo. Pero no es un resultado decisivo y el conjunto de Claudio tiene solvencia como para dar la vuelta”.

Canal Amarillo contacta con el entrenador vasco para que relate su experiencia en la remontada ante el Cádiz. “De entrada hay que creérselo. Nosotros empezamos a verlo factible al día siguiente, entrenando en Sancti Petri antes de volver a casa. Allí empezamos a creer”. Por eso sabe que “Claudio le habrá transmitido a sus pupilos que no están eliminados; pero estoy seguro de que el mismo Ziganda también le ha dicho a sus chicos que no están clasificados, que nunca sabes lo que puede suceder”.

“Nos conjuramos para pensar que era posible; es clave mentalizarse de que no es imposible“. Y eso no será tarea de los aficionados sino de los futbolistas que salten al terreno de juego. “Se percibe que es posible o no en cuanto empieza a rodar el balón”.

Al margen de tácticas y estilo de juego, Carlos Pouso se basa en un axioma: “Hay que jugar con corazón pero sin perder la cabeza. Porque 90 minutos son muchos y un gol en contra debilita tus posibilidades”. Precisamente su Mirandés se repuso a un tanto de Pachón a un cuarto de hora del final. “No es lo lógico. Pero como dijo el entrenador del Cádiz, si ese día teníamos que marcar cuatro goles más lo hubiéramos hecho. Fuimos un tsunami, 11 fieras desatadas en busca de la victoria”.

En Bilbao la superioridad local resultó abrumadora. Pero Pouso tiene una teoría. “Tu acabas ese partido, y al minuto empiezas a jugar otro y es totalmente diferente. Así que imagina lo que puede cambiar en siete días. Y Claudio tiene experiencia en eso porque con la Ponferradina consiguió cosas parecidas”.

Si fuera del Bilbao “iría a marcar un gol, porque la eliminatoria aún está en el aire”, y si fuera del Cádiz “apelaría a la heroica pero la última media hora. Antes de hacer el segundo gol hay que marcar el primero, sin perder el norte, sin descentrarse. Hay que ser coherente, hay tiempo. Todo equipo cuenta con el derecho a tener un mal día, y el Cádiz lo tuvo en San Mamés. El Bilbao lo puede tener este domingo en Carranza”.

Cuestiones que pueden ayudar al Cádiz: por ejemplo, el bajón físico de los cachorros al término de la contienda: “Es que para ganar al Cádiz el rival tiene que correr mucho. No es nada fácil porque tiene buenos jugadores y un gran entrenador”. Y por supuesto Carranza, que debe posicionarse a favor de su equipo y no en contra. “Si Anduva con 7.000 espectadores fue un ‘calderita’ ese día, Carranza con 20.000 almas en pro de la remontada se tiene que notar. Entiendo que los clubes que ‘han sido’ parece que viven en el pasado, como un abuelo Cebolleta. Pero los aficionados deben creer que lo mejor está por llegar“.

Gran lección. Carlos Pouso, un entrenador que dice lo que piensa y piensa lo que dice, lo ve muy complicado. “El Bilbao está muy fuerte, compite muy bien, está equilibrado y su entrenador lo ha bordado con su proyecto. Pero claro que se puede. Seguro que el Cádiz CF ha ganado encuentros este año por dos o más goles. Los dos tienen motivos para creer”.