El vejeriego Carlos María Rodríguez, junto al entrenador del Oviedo Sergio Egea.
El vejeriego Carlos María Rodríguez, junto al entrenador del Oviedo Sergio Egea.

CÁDIZ CF

Carlos M. Rodríguez: El gaditano que quiere que gane el Oviedo

El ayudante del entrenador Sergio Egea es natural de Vejer de la Frontera y un clásico de los banquillos

Por  13:15 h.

En esta eliminatoria por el ascenso hay un gaditano que se enfundará su camiseta azul, la del Oviedo. Nada de corazón dividido. Está en juego su trabajo, su pan, su lucha, su objetivo y su sueño. Carlos María Rodríguez es de Cádiz, de Vejer de la Frontera, pero esta temporada se ha cruzado España para devolver al conjunto ovetense a la Liga de Fútbol Profesional.

Carlos es un veterano de los banquillos, un clásico del Grupo IX de Tercera División pues se afincó en Granada por motivos laborales. Allí ha dirigido a infinidad de equipos (se ha enfrentado al Cádiz CF llevando las riendas del Granada 74), ha sido profesor docente de los futuros técnicos y ha colaborado como analista en distintos medios de comunicación.

Sin embargo, este verano recibía una llamada inesperada que le ha permitido recalar en un ‘grande’ del fútbol español. El entrenador Sergio Egea, con quien coincidió en el curso de entrenadores, le telefoneaba para su nuevo y ambicioso proyecto: llevar al Real Oviedo a Segunda División. Dicho y hecho.

El vejeriego Carlos María Rodríguez es el ayudante del argentino, su mano derecha, clave en la estrategia y parte fundamental de un cuerpo técnico que se reparte equitativamente las tareas. Egea es la cabeza visible de un equipo. El sudamericano, segundo del mítico delantero Hugo Sánchez en su exitosa etapa en México (Pumas, Necaxa y la selección), regresa a España y se rodea de gente de confianza. Y Carlos es decisivo en este aterrizaje.

Persona tranquila, llana, afable, que tiene sus raíces en el sur y le gustaría regresar más pronto que tarde, el gaditano se tuvo que sentar en el banquillo del Oviedo durante los seis partidos en los que fue sancionado Egea tras el duelo de Copa del Rey con la Real Sociedad. En un larguísimo camino el premio a la constancia se encuentra a 90 minutos. Entonces uno puede entender porqué un gaditano quiere que este domingo pierda el Cádiz. O mejor, gane su Oviedo.