El vestuario celebra una de las victorias.
El vestuario celebra una de las victorias.

Cádiz CF

Carga eléctrica para el Cádiz CF en el momento justo

Cervera está repartiendo minutos entre jugadores preparados para la ocasión con la idea de que el equipo no se le caiga en el último tercio de Liga

Por  9:20 h.

Hace bien Álvaro Cervera en ir moviendo el equipo. Hace bien, primero, porque lo necesitaba y, segundo, porque la plantilla en su conjunto se lo va a agradecer.

Los malos resultados con el que han comenzando el año, zanjados con las dos últimas y esperanzadoras victorias, es cierto que abrieron los ojos a Cervera, que en Santo Domingo se decidió por darle un revolcón al equipo y, de paso, le dio otro el pasado sábado en Carranza ante el CD Tenerife. ¿Resultado? Maravilloso. Seis puntos a la buchaca y, de repente, el personal del vestuario, en su mayoría, ‘fluceando’.

Y es que en el mundo del fútbol existen tantas teorías como teólogos. Desde que para ascender a Primera tan solo se necesita un buen once y tres o cuatro recambios de calidad a que para conseguirlo lo que verdaderamente urge es tener dos equipos. La primera teoría la confirmó, precisamente, el Cádiz CF de la mano de Víctor Espárrago, que estiró el once de Chapín con recambios circunstanciales como Bezares, Manolo Pérez y poquito más. Pero a medida que el fútbol se ha ido haciendo cada vez más y más moderno lo cierto es que desde hace una década aproximadamente no hay entrenador que no le pida a su director deportivo dos hombres por demarcación. Y en ese grupo se engloba Cervera, que siempre se ha mostrado orgulloso de que a su equipo lleguen buenos jugadores que vengan a hacer mejor al titular de ese momento.

Pues bien, lo bueno de Cervera es que está predicando con el ejemplo. Al menos, en el momento justo que tiene que hacerlo. Y ese no es otro que el presente, cuando el equipo no arranca y debe dar descanso a jugadores que llevan una ‘pechá’ de minutos a sus espaldas por otros que se encuentran frescos y que pueden aportar lo que están aportando dándole a este Cádz CF una carga eléctrica genial para el momento.

Pero como es lógico no todo el mundo puede entrar en los planes. Uno de ellos es el portero canterano David Gil, que tras cumplir en la Copa y dejar de manifiesto que se trata de un arquero de futuro ahora espera aprendiendo en el banquillo de un Cifuentes insustituible.

La cosa, al menos ahora, no cambia demasiado en el eje central de la defensa, donde Sergio Sánchez y Marcos Mauro parecen haberse consolidado como titulares después de la desaparición de Kecojevic y la llegada de Pantic. No en cambio en los laterales, donde más que nunca se está viviendo una experiencia muy positiva en el lateral zurdo en el que Matos ha arrebatado la titularidad a Brian por lesión para tranquilidad de un técnico que también tiene a su disposición al ‘pacha’ Espino. No puede decirse lo mismo en el flanco derecho, donde Correa gobierna imperial y Carmona se arruga por momentos cuando le toca suplir al compañero.

La sala de máquinas, con la salida por ‘overbooking’ de Karim Azamoum, también ha experimentado una modificación positiva para el rendimiento y la competencia de todos. Edu Ramos ha irrumpido en los dos últimos encuentros y aunque no estará en Tarragona por sanción sí que puede preciarse de haberle enseñado las orejas al antes intocable Garrido, suplente ante el Tenerife. Como suplente fue en Alcorcón José Mari. Y por lo que se ve, al roteño le ha venido genial el toque de atención porque ha vuelto al once con la autoridad que antes había perdido. Y es que, como se ve, no hay nada como un paso por el banquillo para cargar pilas.

Las bandas también están teniendo sus variaciones. Eso sí, en la izquierda, y de inicio Machís, que llega fresco como una lechuga tras una primera parte del curso inactivo en Udine, se ha ganado su sitio con derecho propio. En la derecha Salvi alterna banquillo con campo mientras deja que pasen por su banda el polivalente Querol, el comodín Álex Fernández o la alternativa de Jairo Izquierdo, que desde que ha llegado Machís ha pasado por la suplencia para saltar al campo y sentenciar el encuentro. Otro que ha cargado en el banco…

El ataque también tiene sus alteraciones y rotaciones y todas beneficiosas para un equipo que ha respondido positivamente a la ausencia por lesión de un Manu Vallejo que abarca tanto campo como destruye oportunidades para compañeros que se mueven por los sitios donde corretea el chiclanero. Ahora mismo es Akexte el que disfruta de la mediapunta, por donde también pueden pasar Machís, Álex, Querol o el propio Salvi. Y arriba es Lekic el preferido de Cervera aunque con la sombra de Querol, Jovanovic y, a mucha distancia, Barco.

El caso es que Cervera, por circunstancias, por intuición, estudio previo o lo que sea, está repartiendo minutos entre todos sus jugadores, a los que a la mayoría está teniendo enchufados a la carga eléctrica, con la esperanza de que llegado el último tercio de Liga este Cádz CF no se le caiga como ya le pasó el año pasado a nada para meterse en los ‘play off’ de ascenso.