Manuel Vizcaíno, en la Junta de Accionistas del Cádiz CF 2019.
Manuel Vizcaíno, en la Junta de Accionistas del Cádiz CF 2019.

CÁDIZ

Calambur demanda a Vizcaíno por no abstenerse en la petición de la acción de responsabilidad

La sociedad de Quique Pina pidió esta acción debido a la casi millonaria indemnización que pagará el Cádiz CF a Cordero por su despido improcedente

Por  18:58 h.

Este sábado 28 de diciembre, tradicional Día de los Inocentes, se ha celebrado la Junta de Accionistas del Cádiz CF. El club prevé un superávit cercano a los dos millones de euros para esta temporada, apoyado especialmente en el traspaso de Manu Vallejo. Como ha informado la entidad en sus redes sociales, Manuel Vizcaíno se ha proclamado (como administrador único de Locos por el Balón y por tanto del Cádiz) presidente para los próximos seis años, con el voto en contra de Rafael Fernández (con cerca del 30% de acciones) y de otros accionistas minoritarios.

Pero la Junta se ha caracterizado especialmente por el enfrentamiento entre el sevillano y Quique Pina, que ha estado presente en el Ramón de Carranza. La cita comenzaba con la intervención de Antonio José Madrid, representante y abogado de Calambur (que posee el 50% de la propiedad de Locos por el Balón). Ha solicitado una acción de responsabilidad sobre los tres consejeros (Vizcaíno, Jorge Cobos y Martín José García Marichal), amparada en la actuación del presidente con respecto al despido de Juan Carlos Cordero.

Como es bien sabido, Vizcaíno destituyó al anterior director deportivo en el verano de 2018, y el juez declaraba nulo ese despido, obligando a su readmisión o a la correspondiente indemnización. Sin una base sólido de argumentación, el Cádiz CF ha preferido la indemnización (que se acerca al millón de euros) provocando un gran perjuicio para las arcas de la entidad, lo que denuncia Calambur con esa acción de responsabilidad.

Rafael Fernández ha emitido su voto a favor de esa acción de responsabilidad, pero finalmente no ha sido admitida por el voto de Vizcaíno, lo que según Calambur vulnera el artículo 190 de sociedad de capitales, en lo que se refiere a un claro conflicto de intereses. “Vizcaíno, haciendo caso omiso de la exhortación y requerimiento, procedió a votar en contra de la acción de responsabilidad ejercitada en su contra”, apuntan desde Calambur. “Es una de las formas en la que los accionistas pueden defender a su club”.

Por ello, Calambur le pedirá la cautelar al juez en una nueva demanda al observar un nuevo incumplimiento de la ley.

Pese al excelente momento que atraviesa el equipo, la guerra institucional es feroz mientras no se rompa esta bicefalia, con dos socios claramente enfrentados. Durante la sesión el notario pudo recoger las declaraciones cruzadas. Vizcaíno continúa siendo el administrador único de Locos por el Balón, que posee el 62% de las acciones, pero Rafael Fernández ronda el 30% y su oposición ya es clara. Es más, el empresario gaditano ha solicitado entrar en el Consejo de Administración, algo a lo que tiene derecho si se produce una ampliación. No obstante, el presidente ha optado por mantener a los únicos tres consejeros, cambiando su idea inicial de contar con dos caras nuevas para implementar el organigrama.

Nueva denuncia contra los italianos

En la misma Junta de Accionistas, los tres consejeros han ejecutado una acción acción de responsabilidad. Pero en esta ocasión contra los representantes de Sinergy, Florentino Manzano, Alessandro Gaucci y Gabrielle de Bono, por supuesta administración desleal. Les acusan de desviar dinero del club.