Alvarito y Romera tendrán la misión de hacer gol ante el Tenerife.
Alvarito y Romera tendrán la misión de hacer gol ante el Tenerife.

CÁDIZ CF

Cádiz CF-Tenerife: El primer partido del ‘play off’ por el ascenso

Sin Garrido, Barral y Salvi, el Cádiz CF dispone ante el Tenerife, otra vez él, de su primer 'match ball' para jugar la deseada promoción

Por  14:16 h.
Cádiz
0
Tenerife
0
Cádiz CF: Cifuentes; Correa, Marcos Mauro, Kecojevic, Brian Oliván; Fausto Tienza, Álex Fernández, Perea, Álvaro; Romera y Carrillo.
CD Tenerife: Dani Hernández, Luis Pérez, Aveldaño, Carlos Ruiz, Camara, Luis Milla, Alberto, Juan Villar, Acosta, Álex Mula y Víctor Casadesús.
Árbitro: Alvaro Moreno Aragón (Comité Madrileño).
Campo y hora: Ramón de Carranza. 20.30 horas (Liga 123 TV)

La vida es cíclica. “Como decíamos ayer…”, el Cádiz CF finiquitaba su permanencia en el ‘play off’ ante el Tenerife el pasado año, cuando la ilusión terminaba bañada en lágrimas. Un año después, los amarillos disfrutan de la ocasión de redimirse, de cambiar el paso y aprovecharse de que el fútbol siempre te da una segunda oportunidad si confías en ella.

Porque el ascenso comienza a jugarse esta misma noche. Dos jornadas antes de la promoción. Una eliminatoria de dos partidos ante dos adversarios diferentes donde el cuadro de Cervera ha de sacar al menos cuatro puntos, asegurando su presencia con seis y teniendo que rezar mucho con tres. Así están las cuentas, que ya no admiten los empates sino se acompañan de triunfos.

Al final de esta campaña eterna, como todas las de plata, ya no sólo se juega en Carranza sino en determinados puntos de la geografía nacional. En horario unificado, el aficionado quedará pendiente de lo que narren las ondas de lo que ocurra en Zaragoza, en un choque con el Pucela decisivo para la configuración de la cabeza de la tabla. También de Gijón, pues el Sporting puede liquidar las últimas opciones del Granada, último contrario cadista, o dejar la puerta abierta del tercer puesto. Noche de transistores, en la que se espera algún regalo de los de abajo (Sevilla, Lorca y Cultural) ante los perseguidores de arriba (Numancia, Osasuna y Oviedo).

Una jornada caliente

Se echa un ojito, se presta una ligera atención cuando grita el narrador o se mira en el descanso el Twitter, pero la posibilidad de ascenso se dirime sobre el césped de Carranza. El Cádiz CF se ha ganado su propia dependencia, su independencia, pero no llega en su mejor momento. La derrota inexplicable de Barcelona, donde se percibió un exceso de confianza y falta de concentración impropios del plantel, ha de pensarse como un accidente aislado.

Más doloroso son las pérdidas de Garrido y Barral, unidas a la de Salvi. Especialmente porque no existen recambios de garantía. Abdullah ha dado el paso atrás en el momento indeseado y Tienza aún es un melón por calar, ambos incomparables con la presencia imponente del de Barakaldo. En cuanto al delantero isleño, sin brillar es el delantero más goleador y el único que parece oler puerta.

Estas ausencias obligarán a un cambio, no de mentalidad, pero sí de estilo. La menuda espalda de Alvarito deberá aguantar ya todo el peso ofensivo, con Romera y Carrillo como escuderos. Penúltima oportunidad para ellos. Álex y Perea se antojan fijos y Fausto Tienza es, sobre el papel, el mediocentro con más trabajo para aguantar la zona ancha.

Reestructuración en defensa

En retaguardia se avecinan cambios. Si fuera por Cervera, castigaría a los once del Mini Estadi pero ya no le queda tiempo para eso. Los laterales, la parte más débil de este Cádiz, sufrirán una nueva reestructuración con los regresos de Correa y Brian, y probablemente vuelva Kecojevic al verde.

Momento crítico que los de Carranza encaran con dudas. Tras más de una vuelta encaramados a los puestos nobles, la pifia de Barcelona desborda las dudas. Se ha perdido fiabilidad y por eso se abre especialmente este interrogante ¿Qué Cádiz CF se verá esta noche? ¿El del Mini Estadi o el que venció al Zaragoza? Por suerte, los amarillos mejoran claramente su imagen como locales.

Enfrente, un Tenerife aún más imprevisible, pues a su innegable calidad y poder futbolístico se le une una desmotivación abrumadora y una marejada que afecta a los distintos estamentos que no beneficia en absoluto. Sus opciones de clasificación para el ‘play off’ son tan nimias que hasta algunos jugadores ya se han ‘pillado’ el billete de avión para salir de la Isla y coger vacaciones en cuanto termine la temporada regular. El entrenador Joseba Etxeberría, pese a lograr la reacción tras coger el relevo de Martí, no cuenta con el beneplácito de la directiva pero sí de la afición (el mundo al revés). Y sus chicos no están nada contentos con sus jefes. Nada, nada. “No estoy cómodo en el Tenerife”, reconocía Víctor Casadesús, que será el ariete. Pa muestra un botón.

Aún con todo, Carranza es un magnífico escaparate. Villar regresa con respeto y a la par ambición. Luis Milla, Suso, Malbasic, Mula, el propio Víctor… calidad hay, y si no que pregunten al Sporting, su última víctima. Sin dejar de reconocer que las lesiones han destrozado en parte un ilusionante proyecto. Por la Tacita no aparecerá Longo, brillante en la primera vuelta, ni el excadista Camille, ni Aitor Sanz ni Tyronne. Mucha clase en la enfermería.

‘Tempus fugit’. La Liga se agota y el calendario ya obliga a sentenciar. Un triunfo amarillo podría significar la clasificación matemática pero dependería de demasiados pinchazos de sus perseguidores, así que nada quedará decidido. Sólo encarrilado o complicado en función del resultado. El Estadio se rendirá de nuevo a sus héroes, rozando el lleno, y la hinchada efectuará el último empujón. Hoy no es el día para fallar. Hoy es el día para creer.