Álex celebra el gol del triunfo para el Cádiz CF ante el Albacete.
Álex celebra el gol del triunfo para el Cádiz CF ante el Albacete.

Cádiz CF

La regularidad del Cádiz CF, de Segunda B a tres años seguidos luchando por ascender

El conjunto cadista es el único club de La Liga 123 que se mantiene en la pelea por el ascenso a la máxima categoría en las cuatro últimas temporadas

Por  14:49 h.

Un mérito inagotable el del Cádiz CF. Sin duda, este podría ser el titular que mejor definiría la trayectoria del conjunto cadista en las últimas temporadas. Algo impensable si se echa la mirada hacia atrás y se recuerda por donde deambulaba este club hace cuatro, cinco y algunas campañas más, o si se quiere revisar cuántos años ha estado fuera del fútbol profesional una entidad que en el nuevo siglo ha jugado más en Segunda B que otra cosa.

Queda claro que la historia del Cádiz CF cambió aquella noche de junio del 2016 en Alicante. Aquel histórico ascenso a Segunda División, rodeado de la épica de su entrenador Álvaro Cervera y lo que supuso aquel salto impensable en una temporada difícil, puso la primera piedra para convertir a la entidad amarilla en un conjunto preparado para cotas mayores.

Con la bandera de los 50 puntos siempre, para curarse en salud y recordar la complejidad y la igualdad de una competida y traicionera Liga 123, el Cádiz CF solo sabe lo que es luchar por los puestos nobles de la clasificación desde que retornara al fútbol profesional en 2016. Tres temporadas, contando la actual, con el saldo hasta el momento de un ‘play off’ de ascenso, un noveno puesto con el equipo toda la temporada en los puestos de privilegio, y actualmente, y a falta de que finalice la actual campaña, un quinto lugar que da derecho a soñar con lo máximo.

Un mérito y una proeza al alcance de muy pocos equipos, porque aunque el Mallorca marcha cuarto y es un recién ascendido, su trayectoria en los últimos años le sitúa más en Segunda División que en otras categorías, al igual que el Albacete. De ahí que el Cádiz CF sea el único de Segunda que sigue peleando en la zona alta en las últimas cuatro temporadas de la categoría.

Equipos que pasan del ‘play off’ a la permanencia 

Y para muestra de todo lo anterior, los datos. Comparando al actual campaña y mirando hasta la 2015/206, con el Cádiz CF en su última temporada en Segunda B, solo los amarillos han repetido posiciones altas estando en la categoría de plata.

Hace cuatro temporadas subieron a Primera Alavés y Leganés, aún en la máxima categoría. También subió, vía ‘play off’, Osasuna, que ahora está a un paso de volver a subir. Aquella fase de ascenso la jugaron además Nástic (ya descendido a Segunda B), Girona (ahora en Primera) y Córdoba (a un paso de bajar).

La siguiente temporada, 2016/2017, ya con el Cádiz CF, subieron Levante, Girona y Getafe, éste último por la fase de ascenso. Asimismo, pelearon por subir Tenerife, Cádiz y Huesca, de los cuales los amarillos siguen en la zona noble, mientras que el Tenerife lucha por la salvación y el cuadro aragonés lograría subir un año después.

El caso del Tenerife es el más claro ejemplo de un club que lleva más temporadas seguidas en Segunda que el Cádiz y que solo ha pisado el ‘play off’ en aquella ocasión y desde entonces acumula dos campañas luchando por no bajar. O el caso del Real Oviedo. Subió un año antes que el Cádiz a Segunda, y desde entonces no sabe lo que es jugar una fase de ascenso.

Mirando a la pasada campaña, 2017/2018, las mieles del éxito la saborearon Rayo, Huesca y Valladolid. Asimismo, las eliminatorias fueron para Zaragoza, Sporting y Numancia. De estos tres equipos, dos quieren evitar el descenso y el otro, el cuadro gijónes, está a seis puntos del ‘play off’. Más mérito cadista.

La regularidad, clave en el Cádiz CF

Y por último, a falta de que la temporada actual concluya, la clasificación deja a Osasuna, Granada, Albacete, Mallorca, Cádiz CF, Deportivo, Málaga y Real Oviedo como los equipos de la zona alta. De todos ellos, dos recién ascendidos como Albacete y Mallorca, mientras que el resto son conjuntos que vienen de Primera recientemente salvo Cádiz y Oviedo.

Con todo, las últimas campañas deparan la complejidad de una categoría que un año te pone arriba y al siguiente abajo, salvo en el caso del Cádiz CF. Los amarillos han demostrado una regularidad de enorme mérito, basada en la continuidad y en el trabajo de su entrenador, Álvaro Cervera, y en la estabilidad económica del club cadista. Patas importantes de un proyecto que de seguir así encontrará pronto, en un futuro a corto o medio plazo, el sabor dulce de la máxima categoría.