Álex Fernández y Edu Ramos formarán en el centro del campo.
Álex Fernández y Edu Ramos formarán en el centro del campo.

CÁDIZ CF

Cádiz CF-Real Zaragoza: La oportunidad del salto inesperado

Con los pinchazos de sus rivales, el Cádiz CF encuentra el atajo perfecto para acomodarse en su destino

Por  8:00 h.
Cádiz
0
Zaragoza
0
Cádiz CF: Cifuentes, Correa, Sergio Sánchez, Kecojevic, Matos, Edu Ramos, Álex Fernández, Machís, Manu Vallejo, Salvi y Lekic.
Real Zaragoza: Cristian Álvarez; Delmás, Guitián, Verdasca, Nieto; Eguaras, James; Soro, Pep Biel o Raúl Guti, Álvaro Vázquez; y Linares.
Árbitro: Isidro Díaz de Mera Escuderos (Comité Castellano-Manchego).
Estadio: Ramón de Carranza. 21 horas (Gol TV).

Tres encuentros sin ganar, dos de ellos consecutivos en Carranza. Tímidos silbidos en el Estadio, crítica abierta desde el sector más exigente. Malas caras, desencuentros por el asunto de las primas, testimonios en Comisaría por comportamiento inaceptable, tirón de orejas del entrenador a sus futbolistas por negociar los esfuerzos… y el Cádiz CF se puede colocar hoy cuarto en la mejor clasificación de la temporada. Alucinante, demencial este fútbol. El regalo por partida triple del Reus y los pinchazos de Málaga y Dépor en Riazor (el estropicio le ha costado el puesto al entrenador) han allanada el camino cadista hacia el ‘play off’ de ascenso. Una nueva ocasión, una bienvenida oportunidad que no se debe dejar escapar.

El fútbol es un estado de ánimo que diría aquel, pero también un juego, ya más un oficio que un divertimento, en el que mandan los números. Y esas matemáticas apuntan el consabido ‘que no estamos tan mal‘. Los amarillos se muestran excesivamente irregulares no sólo en las últimas semanas, sino en la última campaña y media, alternando rachas horribles con otras históricas que al primero que desquician es al propio Cervera. Esta última negativa no está provocando el descalabro pero es obligada la reacción para no repetir los pasos del curso anterior. Así que con la lección aprendida han encarado los amarillos estas dos semanas de preparación del choque con el Zaragoza.

Un descanso que siempre viene bien si además le acompañan los tres puntos. Recuperar piernas en un momento trascendental de la temporada para encarar las últimas diez jornadas ligueras, donde se juegan las habichuelas. Un respiro físico y mental que el preparador ha aprovechado para repasar los conceptos olvidados, como si tuvieran la reválida a la vuelta de la esquina. Presión intensa sin balón, posicionamiento y colocación, sacrificio defensivo… esas características que el Cádiz CF pierde cuando sus futbolistas dejan volar libre la imaginación y sueñan con cotas mayores.

Bajas importantes en el pasillo de seguridad

Lástima que no haya podido recuperar a hombres importantes como Marcos Mauro y sobre todo Garrido, quien apura su recuperación pero no llega al choque. Ya volvió a insistir esta semana en que el de Barakaldo es su piedra angular. Las ausencias son la nota negativa pues afectan especialmente al pasillo de seguridad, a ese eje central de la retaguardia y el centro del campo. Con José Mari sancionado y Pantic en el dique seco, Cervera no tiene donde elegir. Keco y Sergio compartirán la zaga y Edu Ramos y Álex la medular. Un lujo recitar tales nombres en época de carestía, si bien el madrileño no termina de cuajar tan retrasado, con mayores obligaciones defensivas. Como refuerzo aparece Saturday en el banquillo, imperial en el filial y golpeando con fuerza la puerta del primer equipo.

En cambio, el Cádiz CF recupera a sus dos estrellas tras cumplir con sus compromisos internacionales. Darwin Machís y Manu Vallejo elevan las prestaciones de esta escuadra, las multiplican especialmente en el plano individual. Y en el ofensivo, a la espera de que el venezolano se aplique algo más en tareas defensivas. Darwin será titular y partirá desde la izquierda, el lugar donde se encuentra más cómodo y que obliga a condenar de manera un tanto injusta a Jairo. Contando con el de Chiclana como el otro fijo, queda por saber si se apostará por Lekic como referencia o se atreverá con los cuatro ‘bajitos’, añadiendo al citado Jairo y a Salvi. Muchísima dinamita para un plantel que si mantiene la concentración y la portería a cero es difícil que no perfore la red rival por calidad particular.

La botella medio vacía: el Cádiz se puede quedar hoy fuera del ‘play off’ (ya lo está al sumar el Mallorca los tres puntos del Reus). Medio llena: puede dormir cuarto clasificado, superando hasta a tres adversarios y aprovechando el viento a favor ante rivales como Dépor y Málaga en estado de depresión. Aquí juega un papel fundamental el Carranza, que se debate entre el reconocimiento y la exigencia. Aplaude la buena campaña realizada y el trabajo del entrenador pero pide más, porque el ser humano, y más el ‘homo futbolens’, siempre quiere más. Brigadas Amarillas invita a entrar cinco minutos tarde al choque para protestar por los lunes de fútbol, tan incómodos para el aficionado como beneficiosos a nivel empresarial por las sociedad y sus intereses mediáticos. Es quizás la noche que más demande un respaldo unánime de la grada, incontrolable al no ser una masa homogénea.

Varios capítulos para olvidar al menos durante dos horas

Y si la hinchada ha de dejar a un lado su posible inconformismo, la plantilla tiene que olvidar durante dos horas ese malestar por el asunto de las primas. Jugadores y presidente no se ponen de acuerdo en qué se debe recompensar económicamente, si la promoción o el ascenso, y esa zozobra a final de campaña siempre perjudica. En los últimos años se deja para el final y se cuelan por el sumidero todas las ilusiones. El duelo debe eclipsar a su vez el desastroso capítulo de Correa en el parking, porque el equipo necesita a su mejor lateral perfectamente centrado.

Hace apenas un par de años, un Cádiz-Zaragoza era el mejor partido que se podía ver en la plaza de Madrid en Segunda División. Un histórico, recampeón europeo, con estrellas aunque sea en la categoría de plata… pero ese fútbol tan cambiante ha girado tanto que ahora los amarillos son los titulares indiscutibles. Los maños continúan penando sus culpas en (para ellos) el barro, y con Víctor Fernández suman su tercer entrenador tras Idiakez y Lucas Alcaraz. El técnico eterno, la continua solución del cuadro blanquillo ha permitido contar con un cierto alivio, respirar al alejarse de los puestos de descenso a Segunda B. La goleada al Nàstic en la última cita amansa las aguas del Ebro. Pero nadie olvida que los tarraconenses son colistas y que a domicilio los números maños son lamentables. En su última visita a Son Moix se llevaron un buen rapapolvo (3-0).

No ha podido recuperar a Papu, clave por su producción goleadora, y mantiene las bajas de Alberto Benito, Chechu Dorado y Lasure, más las de larga duración de Grippo y Toquero. Eso sí, recupera al lateral Carlos Nieto tras su sanción, que reemplazará a Lasure en el carril. Con Álvaro Vázquez como futbolista más destacado, no asusta como el Zaragoza de antaño pero tiene mimbres para estar mucho más arriba. Si nunca hay que fiarse, menos en noches como la de hoy.

El fútbol concede pocas veces oportunidades tan claras para soñar. Pese a los titubeos, el reto se acerca a medida que se agotan las excusas. Hay opciones, hay equipo y hay ilusión. Y hay partido un lunes para desgracia de los nostálgicos. Además, un Cádiz-Zaragoza que siempre invita a pensar en los milagros, a recordar tardes inolvidables.