El equipo aplaude a la afición en el Estadio Ramón de Carranza.
El equipo aplaude a la afición en el Estadio Ramón de Carranza.

Cádiz CF

El Cádiz CF quiere volver a sonreír en su casa

La Liga vuelve a un Carranza que debe rugir con su equipo otra vez

Por  20:53 h.

El Cádiz CF no gana en su estadio desde finales del año pasado. Más concretamente, desde el pasado 22 de diciembre, día en el que los pupilos de Álvaro Cervera pasaron por encima del Deportivo de La Coruña 3-0 con los goles de Lekic, Manu Vallejo y ahora cordobesista Carrillo.

Desde entonces a ahora, el equipo amarillo ha sufrido una pequeña transformación que le ha hecho estancarse en este pasado mes de enero. De hecho, lo que sigue siendo un fortín, su estadio, ya no aprieta como antes si uno se atiene a los resultados últimos que el conjunto amarillo ha encadenado en las últimas jornadas.

Por eso mismo, la afición cadista está llamada este sábado a rugir junto a un equipo que ha vuelto a dar razones para confiar en él después de la última victoria cosechada en el Municipal de Santo Domingo de Alcorcón.

Una de las razones que lleva a pensar que Carranza es y debe seguir siendo un arma potente del Cádiz CF es que el equipo de Cervera, pese a los últimos empates cosechados en su casa (ante Granada y Mallorca), es uno de los clubes que más puntos ha conseguido como local en los seis últimos partidos.

Pese a estar cinco encuentro sin sumar los tres puntos, el Cádiz CF es uno de los equipos que mejor progresión lleva cuando juega como local. Una pueba además del poderío amarillo fue comprobar como fue capaz de empatar un partido, ante el Mallorca, donde jugó todo el segundo tiempo con un jugador menos por la expulsión de Jairo.

Y es que en los últimos seis partidos celebrados en Carranza (a los anteriores hay que sumar Deportivo, Rayo Majadahonda, Las Palmas y Reus, todos con victoria amarilla), el equipo ha sumado 14 puntos. Una suma que le convierte en el tercer club sólo superado por el CA Osasuna, con 18 puntos, y por el RCD Mallorca, con 15 puntos.

La vuelta de la Liga a Carranza tras los encuentros en Oviedo y Alcorcón supone una prueba de fuego no solo para el equipo, también para la afición.