Los jugadores del Cádiz CF celebran la victoria ante el Nàstic.
Los jugadores del Cádiz CF celebran la victoria ante el Nàstic.

Cádiz CF

Un Cádiz CF a prueba de balas

Los hombres de Cervera han sabido reponerse en varios partidos a golpes recibidos

Por  20:20 h.

Este Cádiz CF está demostrando una capacidad para reponerse a los golpes que se reciben a lo largo de un partido como para destacarlo. Porque aunque la última victoria –tercera consecutiva– se ha conseguido en el feudo del colista, no por ello hay que dejar de subrayar el comportamiento de un equipo que no se vino abajo en ninguno de los momentos en los que cualquier equipo puede caer preso de los nervios y de las necesidades del rival, que para colmo jugaba con el público a favor en lo que para ellos era una auténtica final.

Pero no. El Cádiz CF se mostró serio, sereno y no perdió los nervios en situaciones en que otros equipos, otros Cádiz CF de hecho, sí que los dejaba perder. Sin duda, la veteranía de hombres como Sergio Sánchez, que en el segundo tiempo supo reponerse a un primero para olvidar, la frialdad de Kecojevic o las tablas de José Mari le dieron al conjunto de Cervera la tranquilidad necesaria para afrontar sin demasiados agobios un final del encuentro en el que Nàstic hizo todo lo posible por conseguir las tablas.

Las claves del éxito de este Cádiz CF en Tarragona, más allá de los zarpazos de Machís y Manu Vallejo y el toque de suerte en el gol en propia puerta de Kanté, estuvo en un saber estar propio de los equipos que están llamados a pasar por finales allá por mayo.

Y es que hoy por hoy, aunque pueda dar miedo decirlo, el ataque de este Cádiz CF se basa fundamentalmente en Machís, un jugador que en cuatro encuentros ya ha mojado en tres. Por tanto, ver como a la media hora de juego, y después de marcarse la obra de arte que materializó en el primer gol, tu mejor jugador se te va al suelo y pide el cambio es un jarro de agua fría para cualquier equipo que se precie.

Sin embargo, al minuto de irse lesionado le llegó al Cádiz CF el único golpe de suerte al rematar en su portería Kanté el saque de esquina botado por Álex. De ahí en adelante, los amarillos supieron gestionar bien la ventaja e incluso ensancharla tras el buen gol de Manu Vallejo que pudo haber sido la sentencia de no ser por el error del árbitro al apreciar penalti sobre Kanté lo que fue una falta fuera del área de Kecojevic.

Y es que sin duda ahí estuvo una gran demostración de profesionalidad y concentración con un árbitro que, además, solía siempre pitar cualquier jugada dudosa a favor del once grana. Los amarillos estuvieron en todo momento pendientes del balón y no hubo un jugador que se parase a recriminar con el trencilla, al que respetaron ignorándolo en todo momento más allá de la jugada del penalti, ninguna de las muchas jugadas dudosas que se dieron en el encuentro.

Mentalidad fuerte

Fueron momentos delicados los que tuvo que vivir el Cádiz CF, no obstante, los hombres de Cervera tiraron de lo que ya han tirado varias veces y aunque como es lógico el Nàstic apretó buscando el empate, los hombres de Cervera supieron resolver bastante bien la papeleta hasta llegarse al final del encuentro con los tres puntos conseguidos e incluso con alguna contra con la que pudo sentenciar un encuentro que se complicó por el ‘capricho’ de un colegiado que estuvo más casero de lo normal.

No ha sido el único encuentro en los que los de Cervera han rascado algo positivo pese a las adversidades. Especialmente elogiable fue el empate en Carranza ante el Mallorca después de irse al descanso 0-1 perdiendo y con un jugador menos por la expulsión de Jairo. Para más inri, y tras el 1-1 agónico conseguido por Garrido, al Cádiz CF le tocó defender ese puntos con dos jugadores menos al irse a la caseta Marcos Mauro por una entrada bestial a un contrario.

También hay que destacar el punto conseguido en el Juegos Mediterráneos de Almería, donde Álex falló un penalti y más tarde José Mari se fue a la caseta por doble amonestación en un encuentro que pasó de estar controlado a estar en el aire. No todos han sido empates y no todas han sido desgracias. De hecho, el Cádiz CF comenzó su actual buena racha en Alcorcón tras empezar perdiendo en un encuentro muy malo pero que al final consiguió darle la vuelta a la tortilla con los goles de Marcos Mauro y Machís y previa expulsión de un rival. Y es que este Cádiz CF es capaz de reponerse a cualquier infortunio porque está hecho a prueba de balas.