Álvaro García durante la pasada temporada.
Álvaro García durante la pasada temporada.

Cádiz CF

El Cádiz CF tiene un problema de fondo

Las lesiones y el hundimiento del equipo en los minutos finales lastran a un equipo que ni marca ni gana

Por  18:03 h.

El Cádiz CF no gana. Ya son ocho jornadas consecutivas en Liga (nueve contando la Copa) en las que no conoce el triunfo. El Cádiz CF no marca. Dos goles en estos ocho encuentros, siete de ellos con el luminoso a cero, siendo el conjunto menos goleador de la categoría junto a Sevilla Atlético, Reus y Alcorcón (siete tantos). Cuestión de rachas, muy preocupante porque al no quebrarse el conjunto se está sumergiendo en las profundidades de la tabla.

Pero el Cádiz CF, realmente, tiene un grave problema. Y no de actitud ni compromiso. Es un problema de fondo, de fondo físico. Hacía años que no resultaba tan evidente. Este argumento se cimenta sobre dos pilares: la plaga de lesionados desde principios de temporada y el bajón de los jugadores en los últimos minutos de cada choque.

Abdullah es el decimoquinto futbolista que este curso se va a hacer un hueco en la enfermería. En el ecuador de la primera mitad, el francés originario de las Comoras demandaba el cambio a Cervera porque “se le duerme la pierna”. Otro problema múscular. Se une a Garrido y Moha, ausentes en la última convocatoria por sobrecarga y molestias musculares. Y aumenta la lista de lesionados durante la campaña por problemas de índole muscular: Perea, Carpio, Marcos Mauro, Salvi, Dani Romera, Nico Hidalgo y Rubén Cruz. Sankaré, Barral, Correa, José Mari y Alvarito han estado fuera del equipo por golpes, esguinces o fracturas óseas que no tiene que ver con este asunto.

¿Mala suerte del Cádiz CF?

¿Mala suerte? Ya no influye tanto el azar. A ello se le suma la imagen del Cádiz CF en los seis últimos encuentros, ya de por sí solos completamente ilustrativos sin necesidad de tirar más allá de la memoria. Ante Osasuna, Sevilla Atlético, Cultural Leonesa, Huesca, Betis y Rayo Vallecano sobró el último cuarto de hora. Los navarros vencieron en los compases finales (golearon en el 76′ y el 87′), mientras que ante los hispalenses no se aprovechó siquiera la expulsión de Matos en esa etapa final.

La Cultural Leonesa levantó un 2-0 en los minutos 73 y 86 en otro hundimiento dramático. En El Alcoraz se buscó el empate hasta que se agotó la gasolina. Y en los minutos finales ante Betis y Rayo, pese a ser el Cádiz CF superior en casi todas las fases del encuentro, se pidió la hora al final para no encajar un gol en contra que cada vez estaba más cerca.

El Cádiz CF se hunde físicamente como reflejan los datos. Y se le suman las opiniones de quienes más saben de esto: Álvaro Cervera y Quique Pina. El entrenador ha cambiado de opinión en función de su estado de ánimo. En caliente, justo después de los partidos, su discurso es demoledor. “Yo creo que el fútbol, a partir de correr, podemos poner todas las variantes que queramos. La primera premisa es correr, yo lo veo así. Nosotros, por lo que sea, no estamos llegando al nivel que yo creo. Nos está costando llegar al nivel físico”, apuntaba tras perder a Garrido ante el Betis. “Estoy preocupado por las lesiones, por no poder entrenar con todo el equipo. El equipo físicamente no puede dar lo que quiere dar“, señalaba este sábado después del choque con el Rayo.

No obstante, en la previa ante los vallecanos aseguraba que “no tenemos ningún problema con las lesiones”.

Pina cree que es un problema físico

Quique Pina era más rotundo en su análisis del problema de un Cádiz CF que empezó líder y ronda ahora las posiciones de descenso a Segunda B. “El equipo no ha alcanzado la intensidad que el entrenador debe disponer. Esa falta de intensidad viene motivada por problemas físicos. Tenemos un entrenador que cuando el equipo esté bien físicamente va a imperar la intensidad”. Y es que hay futbolistas que le han dicho al entrenador que no tienen fuerzas para apretar en las carreras que le exige.

Una realidad que asusta al aficionado y preocupa en el club. Las miradas comienzan a centrarse en el actual preparador físico del Cádiz CF, Patricio Pérez-Fon Caiña, fichado esta temporada por petición de Álvaro Cervera, quien coincidió con él en el Catarroja, Almansa y Alicante. Aún así, la responsabilidad es del míster como ‘jefe’ de su equipo de trabajo, máxime cuando le gusta estar encima personalmente la cuestión física. Sea por lo que fuere, los jugadores no han alcanzado el nivel físico adecuado para jugar con la intensidad que requiere el técnico y eso se encadena a la plaga de lesiones. A partir de ahí, ni marca ni gana.