Barral, en un entrenamiento. CCF
Barral, en un entrenamiento. CCF

Cádiz CF

Cádiz CF-Osasuna (Previa) Noche de plebiscito o castigo

Los de Cervera esperan reecontrarse con la victoria, con la duda de Barral, y pasar una ronda más en un Copa que ilusiona

Por  12:40 h.
Cádiz
0
Osasuna
0
Cádiz CF. Rubén Yáñez, Rober Correa, Kecojevic, Villanueva, Lucas Bijker, Garrido, Álex Fernández, Nico Hidalgo, Moha Traoré, Romera y Barral.
Osasuna: Manu Herrera, Oier, David García, Unai García, Aitor Buñuel, Coris, Arzura, Torró, De las Cuevas, Miguel Díaz y David Rodríguez.
Árbitro: Saúl Ais Reig, alicantino.
Estadio Ramón de Carranza. Partido de Copa del Rey que comenzará a las 21.00 horas.

Vuelve la Copa en mitad de un ambiente pelín raro pese a la magnífica clasificación del Cádiz CF. Y no solo por la derrota en el Nuevo Carlos Tartiere. Sobre todo por el castigo de Cervera sobre el malqueda de David Barral. El isleño no jugó ante el Oviedo y el Cádiz CF, coincidencia o no, mostró su peor cara en todo lo que va de temporada. Tampoco marcó. Dos son los partidos que Barral no ha jugado con el equipo y dos han sido los únicos encuentros en los que el Cádiz CF no ha mojado. ¿Casualidad o causalidad? Que cada uno saque sus propias conclusiones pero lo que nadie puede negar es que hoy por hoy ni Carrillo, ni mucho menos el canterano David Toro, están a la altura del ex del Levante, Sporting o Granada.

Barral no jugó ante el Oviedo y hoy se le espera en Carranza. Cervera lo ha puesto a los pies de los caballos y sobre el isleño podría presentarse una especie de plebiscito. Muchos piden que se disculpe con la afición por su indisciplina en Asturias, pero qué mejor manera de hacerlo que con un gol hoy ante el Osasuna para pasar una ronda más en la siempre ilusionante Copa del Rey.

Cervera dijo ayer que no sabe aún si el isleño jugará. Por perdonar claro que el entrenador le ha perdonado, pero aún le da coraje el acto de indisciplina y puede que le mantenga el castigo. Pero no debería. No debería porque el equipo necesita de la aportación de su mejor atacante. Para colmo estaba en racha. Cortársela por una falta de asistencia sería tan justo como equivocado.

Otra cosa es que Cervera piense que el partido de Liga del domingo (20.00 horas) ante el Numancia es más importante y quiera reservar a sus mejores hombres para quitarle el liderato al once soriano. Sin embargo, la gran lista de lesionados y ‘tocados’ que Cervera tiene encima de la mesa no le hacen más que presionarle para poner de salida al ‘hombre del cafelito’.

El morbo está servido con todos sus ingredientes. La gente quiere ver a Barral. Para bien o para mal, pero quiere verlo tanto como lo deseaba el pasado domingo en Oviedo. El morbo de la Copa siempre está presente. Mucho más en una eliminatoria que abriría las puertas de Carranza a un club de Primera y, quien sabe, de algún bonito sueño al que no se acerca el club gaditano desde los tiempos dorados de Primera División. También Aridane, el canario que contribuyó a un ascenso y a enriquecer las arcas del club el pasado verano tras su traspaso al Osasuna, podría jugar en lo que sería su reencuentro con una afición que comenzó cachondeándose de él y acabó vitoreando su nombre. Muchas circunstancias para un partido que se jugará como acostumbra a que se juegue la Copa, en horario nocturno y con ese sabor copero que siempre dan los focos encendidos del Ramón de Carranza.

El partido es bonito sobre el papel. Llega a Carranza un Osasuna recién descendido a Segunda pero con la obligación inexorable de regresar cuanto antes a la élite. Aunque los navarros no han comenzado todo lo bien que deseaban, lo cierto es que paulatinamente le han cogido el ritmo a la competición y poco a poco van yendo hacia arriba. La eliminatoria de esta noche puede servir para mucho. El primer aliciente, especialmente para una afición ávida de sueños, no es otro que la clasificación.

Vale que a Carranza, en el caso de ganar hoy el Cádiz CF, no vendrá ningún grande pero siempre causa interés el hecho de poder medirse a un club de la que dicen que sigue siendo la mejor Liga del mundo. Pero para que eso pase, los suplentes de Cervera deberán imponerse a los suplentes del Osasuna, un club mucho más rico en plantilla y pretensiones pero, ojo, mucho menos trabajado que el gaditano. Todo puede pasar.