José Mari se marchó lesionado del Nuevo Arcángel.
José Mari se marchó lesionado del Nuevo Arcángel.

Cádiz CF

El Cádiz CF, en mitad de tabla pese a su mala pata

A buen seguro, el once amarillo estaría en puestos de 'play off' de no haber chocado contra tanto infortunio

Por  18:13 h.

El Cádiz CF no está ni mucho menos mal. Una vez que ya se ha cortado la racha de los partidos sin ganar, el equipo de Cervera se ha colocado justo en mitad de la tabla y se encuentra a una diferencia similar tanto de los puestos de ascenso como de descenso. La tranquilidad ha vuelto a subirse al barco y si las cosas comienzan a ir por donde deben ir, todo tendrá que ir a mejor. Seguro.

Y seguro porque hasta el momento el Cádiz CF ha capeado como ha podido muchos infortunios. Demasiados como para no ir peor de lo que está clasificado en la tabla que no engaña. El brillante comienzo del once amarillo echó tierra sobre muchos males que al final terminaron por dar la cara. Son los siguientes:

1.Lesión de José Mari

Por mucho que se hable de la importancia de José Mari no es menos cierta. Y eso que el mediocentro roteño comenzó formando parte del primer once titular que Cervera sacaba en Liga. Pero apenas estuvo media hora sobre el verde del Nuevo Arcángel ya que estuvo que pedir el cambio al resentirse de unas molestias producidas en el Trofeo Carranza. La lesión fue a más hasta llegar a edema oseo por el que tuvo que estar de baja las siguientes jornadas. Además, su regreso a la competición no ha sido, como suele pasar, el deseado. Su incorporación al once ha ido en paulatino acomodo a su estado físico. Y si José Mari es desde hace dos jornadas titular lo ha sido única y exclusivamente porque el equipo no podía estar más sin él. De hecho, él mismo reconoce que aún se encuentra lejos de su mejor forma. No pasa nada, un 60% de él, es un 70% del equipo.

2. Álvaro García y Salvi desaparecen en su mejor momento

Aunque la ‘espantá’ de Álvaro García se soportó bien -se ganó en Lugo sin él-, no así su siguiente desaparición, en este caso por una lesión que le llegó en un momento del todo inoportuno. El extremo, que se había llevado cerca de dos semanas sin entrenar para evitar riesgos en el caso de que el Getafe se retratase con seis millones de euros para pagar su cláusula, volvió ante el Nàstic de Tarragona y lo hizo deslumbrando con un gol en el que enseñaba sus grandes virtudes: velocidad, sprint, explosividad y remate. El cadismo se frotaba las manos porque veía a su estrella llorando tras la ejecución de su gol en clara señal de haber vuelto a ilusionarse con el equipo que le cerraba las puertas de Primera División. Sin embargo, a los pocos minutos de que Carranza confirmase la comunión entre futbolista y afición, Alvarito se lesionaba tras un golpe en la rodilla que lo tendría fuera de combate las siguientes jornadas. De hecho, y aunque ya lleva varias jornadas en el once, al jugador aún se le nota que no está del todo al cien de sus posibilidades.

Y en la otra banda, Salvi. Sin ir más lejos, el sanluqueño acababa lesionado el pasado domingo en Almería justo después de recibir una entrada de un contrario tras marcar dos goles en la victoria del Cádiz CF. Aunque aún no se descarta que pueda estar este lunes ante el Reus en Carranza, es probable que el jugador no llegue a tiempo ya que este miércoles se valorará el estado de su rodilla derecha. No es la primera vez que Salvi ha tenido que pasar por la enfermería este año.

Por si no fuera poco, esta semana el Cádiz CF perderá a Mikel Villanueva, que dejará su puesto en el once titular para presentarse junto a su selección de Venezuela.

3. Tres penaltis fallados

La mala fortuna no solo se le ha presentado al Cádiz CF en forma de lesiones. También se personó, ¡y de qué forma!, en el partido celebrado en Carranza ante el Osasuna en el que el once amarillo falló la friolera de tres penaltis (dos en el mismo lance) en un encuentro que acabó perdiendo 0-2 y con un jugador menos por la lesión a última hora de Marcos Mauro. El primer lanzador que envió su disparo a las manos del meta Sergio Herrera fue Aitor García. Ya en la segunda parte, y aún con 0-0 en el marcador, fue David Barral el que marró su primer lanzamiento desde los once metros que anuló el árbitro por invasión de área. En la repetición, el isleño volvió a encontrarse con los puños del portero navarro. No todos los días se fallan tres penas máximas.

4. La racha goleadora de Barral se estanca entre la grada y el banquillo

David Barral comenzó la temporada echando al olvido, ni más ni menos que a uno de los mejores delanteros que ha pasado por el Cádiz CF a lo largo de su historia como ha sido Alfredo Ortuño. El delantero isleño comenzó marcando en Liga y en Copa y se subió a una racha goleadora que aún duele de la manera tan absurda de la que se salió. Primero fue su acto de indisciplina el que le sacó del once en Oviedo, donde el Cádiz CF perdió. Y poco despúes, tras volver a marcar en Copa ante el Osasuna, se autoexpulsaba en Carranza frente al Numancia dejando a los suyos con un jugador menos más de medio partido.

Sin duda, su comportamiento en Asturias, unido a su desconexión ante el Numancia y su dificultad a la hora saber leer lo que le pide el entrenador han sido motivos para que el ariete isleño perdiese ya no solo su olfato goleador, sino incluso su puesto indiscutible en el once.

5. Una renta de dos goles por la borda

Si lo de fallar tres penaltis no es algo muy común, dejar ir un partido en casa que se tiene ganado por dos goles de diferencia al descanso también se sale de lo común. Y eso mismo fue lo que le pasó al Cádiz CF en Carranza hace unas jornadas ante una Cultural Leonesa que dio notables facilidades en el primer tiempo a los amarillos y que tan solo aprovechó, con muy poca cosa, el bajón en el rendimiento del conjunto gaditano para empatar un partido que nunca tuvo que haber peligrado para los de Cervera en circunstancias normales.