Imagen de un entrenamiento del Cádiz CF en el Rosal.
Imagen de un entrenamiento del Cádiz CF en el Rosal.

CÁDIZ CF

Cádiz CF-Málaga CF: Uno que viene, otro que va

Arranca el carrusel de finales para dos equipos con la presión de las victorias de todos los rivales directos

Por  7:00 h.
Cádiz
0
Málaga
0
Cádiz CF: Cifuentes; Correa, Sergio Sánchez, Kecojevic, Matos; Garrido, José Mari, Vallejo, Jairo; Machís y Lekic. Málaga CF: Munir; Cifu, Lombán, Pau Torres, Diego González; N'Diaye, Keidi Bare, Ontiveros, Renato Santos; Adrián y Gustavo Blanco Leschuk. Árbitro: Aitor Gorostegui Fernández Ortega (Comité Vasco). Estadio: Ramón de Carranza. 21 horas (GolTV)
Málaga CF: Munir; Cifu, Lombán, Pau Torres, Diego González; N'Diaye, Keidi Bare, Ontiveros, Renato Santos; Adrián y Gustavo Blanco Leschuk.
Árbitro: Aitor Gorostegui Fernández Ortega (Comité Vasco).
Estadio: Ramón de Carranza. 21 horas (GolTV)

Uno que va desde las catacumbas al cielo. El otro que viene de la élite en dirección opuesta. Y en el camino, se encuentran. Cádiz y Málaga comparten la sal de sus playas, la luz de su tierra y el objetivo de sus equipos de fútbol. Desde distintos miradores, diferentes atalayas, ambos clubes anhelan un hueco en la Primera División. Uno lo desea y el otro lo necesita, y aunque la presión se reparta de manera desigual, la alegría se disfruta de forma pareja.

El dramatismo constante, el sensacionalismo diario, incita a catalogar de finales partidos en septiembre. Pero ya en mayo es cuando comienzan a adquirir esa categoría. El duelo de este lunes (sí, lunes de fútbol) entre camarones y boquerones no es una final en cuanto a que su resultado no será definitorio, si bien sí que inicia este ‘pack’ de seis, este lote torero y bravío del que saldrán los elegidos.

Las dos escuadras regentan posiciones de ‘play off’, aunque el Málaga la haya cedido momentáneamente por cuenta de marcadores externos. Y es que a la complejidad del choque de esta noche se le une la obligación de no descolgarse tras una jornada en la que sus rivales directos esquivaron el tropiezo. Mallorca y Dépor añaden emoción con sus triunfos y reducen el margen de error, ya de por sí escaso.

Cádiz CF-Málaga, con dinámicas diferentes

La inercia en las distintas fases de la temporada suele condicionar los compromisos, pero la actual es engañosa. El Cádiz CF asiste a la batalla con el respaldo de siete jornada sin perder, pero a la vez el resquemor de que varios empates inexplicables (Córdoba, Lugo, Zaragoza, incluso Majadahonda) han frenado su camino. La trayectoria del Málaga parece calamitosa, pero tiene su porción de espejismo. El equipo ha reaccionado en las últimas dos jornadas con Víctor y tras golear en Alcorcón no mereció perder en La Rosaleda con el Mallorca.

A los blanquiazules también les avala un plantel de altura, el más caro de la categoría y que por eso mismo necesita el ascenso. Si no, se aventuran sombras por la Costa del Sol. Se cae de la cita el uruguayo Ricca, apuntando el chiclanero Diego González al lateral zurdo. De los pocos lugares donde se pueden ver las costuras de una escuadra con Munir, Pau Torres, N’Diaye, Ontiveros, Renato Santos, Adrián, Blanco… pólvora en vanguardia. Pero el Cádiz tiene a Machís.

Al venezolano y a Manu Vallejo, dupla que el próximo año reúne papeletas para pasar a mejor vida, ya sea en Carranza u otras tierras. Cervera, aceptado ya el cambio de sistema (4-4-2) e incluso de filosofía (las estrellas ya no tienen que ‘currar’ tanto), tiene la zaga cogida con alfileres aunque con los titulares sanos. Con José Mari y Garrido de sostén, las figuras de Aketxe y Jairo por bandas son claves para coser al equipo.

Este Cádiz es más imprevisible que el anterior, para lo bueno y para lo malo, se hace más difícil frenarle y más fácil dañarle. Con Machís todo es más: se gana más, se marca más pero se encaja más, y en ocasiones el grupo se resquebraja, lejos de la unión de líneas de hace dos temporadas. A cambio, la pegada es brutal, el ‘vinotinto’ se encuentra en un momento de firma superlativo y es capaz de decidir un partido por sí mismo. Algo que no se recuerda en la Tacita desde los tiempos de Lucas Lobos.

Además, los tres puntos ante el Málaga se antojan vitales por la suma y el triunfo en el ‘goal average’ general al perder en la primera vuelta en La Rosaleda. Un apartado que puede resultar decisivo ante la acumulación de conjuntos en el mismo tramo de la tabla.

Queda un mes para hacer cuentas exactas. Ahora todo pasa por sumar. Solventado el asunto de las primas, con el míster molesto por la demanda excesiva, el conjunto gaditano afronta este tramo con la tranquilidad del deber cumplido y la ilusión de un regalo mayúsculo. Es un deseo y no una obsesión. Llegados a este punto ¿por qué no intentarlo?