Perea y Jurado, en un entrenamiento. CCF
Perea y Jurado, en un entrenamiento. CCF

Cádiz CF

El Cádiz CF, entre la pausa y el ritmo

Perea y Jurado representan el verso suelto de un líder sujeto a cambios

Por  8:00 h.

A día de hoy todo el mundo se conoce a la perfección el estilo de juego del líder de Segunda. Pocos o muy pocos dirán de él que se trata de una forma de entender el fútbol desde la posesión y la templanza ya que si por algo ha destacado el once de Álvaro Cervera es por su carácter destructor y sus explosivas salidas a la contra apoyándose en la velocidad de sus extremos.

Sin embargo, y debido este año a la irrupción de Alberto Perea, que se debió fundamentalmente a la carencia de un extremo izquierdo tras la marcha de Jairo y la anterior de Álvaro García, el Cádiz CF de Cervera ha ganado en pausa. Esa misma que le da al equipo hombres del perfil del propio Perea o de Álex Fernández, ambos titulares de un equipo que sigue remando desde la solidaridad defensiva y las estampidas a la contra después de un robo de balón en cualquier parte del campo.

Quedan once jornadas de Liga y sería muy raro que Cervera, en vez de reafirmarse en su idea y potenciarla, cambiase de parecer y se la jugase en pleno vuelo y aterrizaje con un método diferente que implicase más a jugadores de corte creativo que de contención o veloces. No obstante, la esperanza de muchos para dar un definitivo golpe en la mesa y desequilibrar a los equipos contrarios se llama Jurado, un jugador que a bote pronto no encaja muy bien en los planteamientos de Cervera pero que si vuelve convencido y en buena forma sería de un valor incalculable para los intereses del equipo gaditano.

El problema de Jurado es Perea, otro jugador enamorado de la pausa y que posee una innata querencia por la posesión de balón. El manchego es el dueño y señor de la banda izquierda, desde donde ha venido buena parte del peligro de este Cádiz CF líder e intratable por muchos momentos de la temporada.
Cervera lo tiene claro. No va a cambiar y los resultados le dan la razón y le enseñan el camino.En este año, el técnico del Cádiz CF ha demostrado no querer encasillarse sin que por ello haya renunciado a su estrategia, a sus orígenes. Ahí está la continuidad de Perea como mejor ejemplo y las oportunidades que siempre que ha podido le ha dado a Jurado. Ahora, es de esperar, que tanto uno como otro estén a disposición de un entrenador que es consciente de lo mucho que puede rentabilizar al sanluqueño en una recta final en la que el Cádiz CF se convertiría en uno de los pocos equipos capaz de sacarse a última hora una varita mágica. Y es que no todos los clubes pueden decir que hasta el momento apenas han utilizado a su mejor jugador.

Sin duda, jugadores del registro de Perea y Jurado, sin olvidarse de Álex y sin desmerecer a Pombos –otros dos que pugnan por el mismo sitio–, le dan al Cádiz CF ese toque de pausa que siempre se puede necesitar en algunos momentos de un partido encarrilado. No han sido pocas las veces que Cervera ha intentado rebajar el ritmo de un encuentro haciéndose con la posesión pero hasta ahora no contaba con tantos hombres con la capacidad de poder hacerlo.