Cádiz CF

Cádiz CF-Granada (0-0) Madurar es aburrido

Empate sin goles en Carranza entre dos equipos que se citan en mayo para pelear por el ascenso

Por  23:35 h.
Cádiz
0
Granada
0
Cádiz CF: Cifuentes, Correa, Kecojevic, Marcos Mauro, Brian, José Mari, Edu Ramos, Álex (Perea, 84'), Jairo, Manu Vallejo (Dani Romera, 78') y Lekic (Salvi, 59').
Granada: Rui Silva, Víctor Díaz, Martínez, Germán, Quini, Montoro, Fede, Vadillo (Rodri Ríos, 70'), Pozo (Puertas, 61'), Vico y Adrián Ramos (Nico Aguirre, 85').
Árbitro: Juan Luis Pulido Santana, grancanario. Amonestó a los visitantes Martínez
Incidencias: Partido correspondiente a la 21ª jornada.
Estadio Ramón de Carranza

Madurar es tan aburrido como importante y responsable. Y el Cádiz CF tenía este viernes un rival de muy señor mío al que le costó cerca de media hora saber cómo meterle mano y aun así, supo que no iba a ser nada sencillo. Lo mismo que le ocurrió al Granada, que llegaba como líder y se fue igual y satisfecho con un punto en un estadio muy complicado y ante un rival con el que se citó allá por mayo para jugarse las castañas de un ascenso por el que ambos están llamados a pelear.

El empate cosechado por el Cádiz CF es un signo de madurez que invita a pensar que el objetivo va mucho más allá de un simple y mediocre permanencia. Cervera, que de los dos entrenadores fue el que más buscó agitar la coctelera, supo en todo instante que al ataque no se podía ir con alegría y se fue con la responsabilidad propia de un técnico con mucho que perder. Y eso, pese a tener los deberes prácticamente hecho, es una señal inequívoca de que este equipo debe seguir madurando la idea de luchar por el ascenso.

No era lógico que por un tropiezo Cervera llamara a la revolución en sus filas y, por tanto, no lo hizo. El técnico del Cádiz CF se limitó a cambiar hombre por hombre y al sancionado Garrido lo suplió con Edu Ramos, al que recuperaba para la causa tiempo después de retirarlo.

Se notó desde el primer momento que morderle al líder tiene sus inconvenientes. Porque si el Cádiz CF comenzó ilusionado en llevar la voz cantante, muy pronto el Granada tomó las riendas del encuentro y en apenas diez minutos ya se había presentado un par de veces por el área de Cifuentes. Si bien, el Cádiz CF no se dejó amedrentar y entre Álex, Manu Vallejo y Jairo conectaron los cables necesarios para que el Granada no se creyera que Carranza iba a ser jauja.

Tanto se activó el Cádiz CF que el carril zurdo de Brian comenzó a ‘flucear’ de manera constante. El lateral catalán lo intentó, con la colaboración de Jairo, en dos intentos, En uno, tras pase de Álex, su disparo forzado se fue alto, mientras que en las dos siguientes sus dos internadas acabaron rechazadas en la defensa granadinista, que por momentos se vio encerrado en su área.

Llegada la media hora de partido las cosas estaban de la siguiente manera. Por un lado, el Granada ya no salía con tanta libertad al sufrir la primera línea defensiva amarilla conformada por los delanteros, mientras que el Cádiz CF, una vez frenado el líder, se consolidaba en su juego de contención bien situado y perfectamente equilibrado.

Sin embargo, Víctor Díaz, el carrilero diestro granadino, seguía sacando petróleo de su banda y en una de sus incorporaciones sirvió un gran centro a Vadillo para que el de Puerto Real cabecease forzado ligeramente alto.

Lo que tiene un partido entre dos candidatos a todo es que por momentos el respeto es el que manda sobre ambos. Así, era lógico que los ocasiones escaseasen y que el balón se discutiese en una y otra jugada entre jugadores de dos equipos que alternaban los dominios al peso de los saques de esquina.

A medida que pasaban los minutos, Álvaro Vadillo se iba encontrando cada vez más cómodo sobre el campo. Fue desde su banda, y tras asociarse con el lateral zurdo Quini, cuando le llegó un balón a Adrián Ramos para que en su escorzo lograse conectar su zurda para que el balón llegase a Cifuentes, que cada vez aparecía más por la escena para repeler dos lanzamientos centrados de Vadillo y Ramos, otra vez.

No había noticias del Cádiz CF hasta que a tres del descanso la banda izquierda amarilla volvía a encenderse para que Jairo cediese a Brian. El centro del catalán llegó sin fuerza a Lekic, que cabeceó a las manos de Rui Silva tras ser deslumbrado por los focos.

Pese a todo, y tras una arrancada acabada en falta al borde del área de Álex, el Cádiz CF acabó el primer tiempo en campo ajeno y viendo como Brian desperdiciaba su enésima falta ante la ausencia de Aketxe, que por no estar no estaba ni en el banquillo.

Aburrido estaba el asunto, tanto en la grada como en el campo, y a los jugadores le dio por calentar la cosa a base de piques y careos absurdos. Pero lo cierto es que al espectáculo no le vino mal porque los decibelios comenzaban a subir en Carranza. Una vez pasado los cabreos, Marcos Mauro bajó el balón al suelo para enviarlo a la apertura de Jairo, que se había cambiado de banda para juntarse a Correa, al que dejó un buen baló para que el centro del lateral fuera rematado alto por Álex.

A media hora para el final, Cervera dio inicio al carrusel de cambios y lo hizo con la entrada de Salvi, que en su primera intervención merodeó con el balón por el área rival aunque sin encontrar ese hueco para pegarle a puerta. La entrada del sanluqueño le dio mayor mordiente al ataque amarillo, que se animó sin llegar a perder el sentido. En una de ellas, Manu Vallejo, en lo que fue su última acción, lo intentó casi sin ángulo tras levantar la cabeza y no ver ninguna mejor opción.

Últimos intentos

El Granada ya firmaba el empate y solo con un lanzamiento lejano de Montoro hizo por sorprender a Cifuentes, que bien colocado detuvo sin problemas A la contra, el Cádiz CF volvía a intentarlo y el recién entrado Romera pedía penalti en una jugada embarullada con Germán que el árbitro dejó pasar sin meterse en líos de última hora.

Ante este paso adelante de los suyos, Cervera terminó de darle carta libre a los Romera, Salvi y Jairo para que en alguna contra pudieran sorprender a un Granada con la bandera blanca asomando por la esquina de su cuartel.

Minuto a minuto, sin asumir muchos riesgos, en el último córner Cervera dejó a sus centrales en la retaguardia, tanto Cádiz CF como Granada fueron acordando la paz y un reparto de puntos que dejaba más contento a los granadinos que a unos gaditanos que fueron, con cabeza siempre, los que más lo intentaron en la segunda mitad.