Paco Jémez, en rueda de prensa.
Paco Jémez, en rueda de prensa.

Cádiz CF

El Cádiz CF espera a un Rayo deprimido

Los de Paco Jémez llegan tras perder ante el Elche en lo que ha sido su primera y pesada derrota en 2020

Por  12:48 h.

Después de tres meses sin perder y tras encadenar once partidos consecutivos puntuando, el Rayo Vallecano mostró su peor cara en la pasada jornada con una mala segunda parte frente al Elche, rival directo por la sexta plaza de promoción, que le endosó tres goles y le hizo encajar una derrota dolorosa que le aleja de su objetivo (2-3).

El Rayo Vallecano afrontó el partido en el mejor momento deportivo de la temporada, puesto que aún no había estrenado su casillero de derrotas en lo que va de 2020 y su último encuentro perdido se remontaba al 1 de diciembre de 2019.

Esa buena dinámica deportiva se reflejó en una buena primera parte contra el Elche que le valió para irse al descanso ganando y con la sensación de que el único gol marcado podía ser una renta corta.

Sin embargo, como ya le pasó en algunas fases de la primera mitad del campeonato, el Rayo se desconectó tras el descanso, dejó toda la iniciativa del juego a su rival y se vio arrollado en defensa con “errores muy graves”, según reconoció posteriormente Paco Jémez.

Esos errores fueron fallos en las coberturas defensivas en el primer y tercer gol y un regalo del portero Dimitrievski, que dejó un balón muerto en el área pequeña tras soltarlo cuando lo tenía agarrado.

Además, uno de los jugadores más desequilibrantes del equipo, Isi Palazón, cometió una falta por detrás sobre un rival y dejó al Rayo con uno menos más de treinta minutos en la segunda parte. Además, se perderá el importantísimo partido de la próxima jornada frente al Cádiz CF, que se jugará a puerta cerrada por el coronavirus.

La peor cara del Rayo salió cuando tenía todo a favor para volver a entrar en los puestos de promoción que cierra el Elche, que se mantiene sexto, ahora con 46 puntos, seis por encima del conjunto madrileño, que en caso de haber ganado hubiera superado a su rival en la tabla por la mejor diferencia de goles y la victoria.

El Rayo, el equipo que menos pierde de Segunda junto con el Zaragoza con solo seis derrotas en 31 partidos, se complica sus opciones de entrar en promoción, pese a que aún cuenta con un encuentro menos que el resto por el duelo aplazado con el Albacete.

Un día después de lamentar la derrota contra el Elche, algo que no tenían previsto en el club, el Rayo inicia la semana mirando al futuro conscientes de que cada vez hay menos margen de error.

“El objetivo es meterse entre los seis primeros y aún quedan muchas jornadas. Vamos a seguir peleando pero sabemos que solo nos vale ganar en todos los campos. Espero que este paso atrás no suponga ningún despiste”, confiesa Jémez.