Cádiz CF

Cádiz CF-CD Tenerife (2-0) El viento vuelve a soplar a favor

Edu Ramos abrió el marcador con un gol de fortuna que facilitó la tarea para finiquitar al Tenerife sin aparente dificultad

Por  23:07 h.
Cádiz
2
Tenerife
0
Cádiz CF: Cifuentes, Correa, Sergio Sánchez, Marcos Mauro, Matois, Edu Ramos, José Mari, Querol (Álex, 80'), Machís, Aketxe (Jairo, 64') y Lekic (Salvi, 56').
CD Tenerife: Dani, Luis Pérez, Alberto, Jorge Sáenz, Héctor Hernández, Milla, Racic, Suso (Naranjo, 63'), Borja Lasso (Isma López, 77'), Coniglio (Tyrone, 87') y Malbasic.
Goles: 1-0: Edu Ramos (48')M 2-0: Jairo (71')
Árbitro: Vicandi Garrido, vasco. Amonestó con tarjeta amarilla a los locales Lekic y Edu Ramos, que cumplirá sanción la semana que viene en Tarragona. También enseñó la cartulina amarilla a los canarios Coniglio, Suso y Milla,. Expulsó en el 81' por doble amonestación a Naranjo.
Incidencias: Partido de la 26 jornada de Liga. Se guardó un minuto de silencio por el que fue consejero del Cádiz CF, José Rodríguez Murillo.
Estadio Ramón de Carranza

Ha cambiado el viento para el Cádiz CF. Lo hizo hace una semana en Alcorcón y este sábado ha seguido su empuje en Carranza ante un Tenerife que en cuanto recibió el primer golpe al comienzo de la segunda parte bajó los brazos para que el once amarillo sumase tres puntos sin aparente dificultad.

Una segunda victoria consecutiva que confirma la mejoría y sobre todo, la vuelta de la confianza en un equipo que trata de olvidar aquel mes de enero negro donde no se sumó ninguna victoria. Ya en febrero, caminito de los carnavales, la cosa comienza a mejorar y de nuevo la fe y la ilusión son bienvenidos al barco del cadismo.

Sorprendió Cervera con su once. Entre otras cosas, porque dejaba a Edu Ramos y se cargaba a Garrido después del mal encuentro de ambos en Alcorcón, por donde apareció en los últimos minutos un José Mari que regresó al equipo junto a Lekic. También se quedaba en el once Querol, pero en su caso escorado a la derecha en detrimento de Salvi.

Sería el frío o el viento de levante, pero el Cádiz CF salió a su campo helado y eso por poco le cuesta un gol a los 26 segundos de juego después de que Suso se colase dentro del área amarilla tras un pase de Coniglio que lo dejaba solo ante un Cifuentes que salvó el primero tras un disparo a bocajarro del canario.

La respuesta cadista vino por parte de Machís, que en su primer balón ya forzó una falta tras irse de Luis Pérez en medio campo, una distancia que para Aketxe es baladí con tal de meter el balón en la olla para inquietud de un Tenerife que ya se percató de uno de los fuertes de este nuevo Cádiz CF, que en menos de diez minutos ya había gozado de tres lanzamientos a balón parado con el vasco al golpeo, que al cuarto que tuvo se la jugó desde larga distancia con un lanzamiento que no encontró puerta.

La cosa amarilla estaba clara. Cada vez que Machís la pedía con espacio el balón le era concedido para que el venezolano siempre, siempre, sacase algo positivo de su internada. En la segunda que tuvo volvió a ser detenido en falta para que Aketxe volviese a meter un balón al área canaria para que Luis Pérez, con el estómago, casi se metiese el balón en su portería.

Tras estos arreones cadistas fue el Tenerife el que mandó un aviso al Cádiz CF por medio de Jorge Sáenz, que de un cabezazo hizo estirarse a Cifuentes para hacerse con el balón.

El partido bajó un tanto de intensidad mediada la primera parte siendo el Cádiz CF el que llevaba la voz cantante, bien por el control del balón que nacía en las botas de Aketxe, bien por la siempre amenaza de un Machís que cada vez que coge la pelota tiene a dos ‘pitbulls’ detrás. Pero no todo el peligro venía por la banda del vinitinto ya que en una espectacular salida de balón, con túnel incluido, de Correa llegó un remate en plancha de Lekic a centro de Querol que se fue rozando uno de los postes de Dani Hernández.

Se acercaba el descanso no sin antes volver a entrar en acción Machís, que en una nueva galopada se metió dentro del área chicharrera con tal potencia que el primer acto reflejo de Jorge Sáenz fue pararle con su brazo para que el cadista, al notar el contacto, se dejase caer en lo que pudo ser un penalti tan claro como protestado.

Sin cambios salieron los equipos a un segundo tiempo que no pudo empezar mejor para los intereses del Cádiz CF después de que tras un saque de banda el balón le llegase a Edu Ramos para poner el balón en la olla con tan buena fortuna que lo introdujo dentro del arco de un Dani Hernández que se comió el centro envenenado del malagueño que ponía por delante a los gaditanos.

El resultado se la ponía botando a Cervera, que pronto sacó del banquillo a Salvi para ponerlo como puñal por la banda derecha moviendo a Querol a la punta del ataque tras el cambio de Lekic. Así las cosas, las cartas del Cádiz CF estaban muy claras. Y la verdad es que los minutos fueron pasando con el once amarillo controlando la situación y sin que el Tenerife diese muchos problemas.

Tan bien lo estaba llevando el Cádiz CF que hasta sus bajitos del ataque sacarían petróleo de un balón aéreo que amortiguó Jairo bajándolo y abriéndolo a banda para que Machís centrase pasado pero encontrando a un Salvi que metía un balón en la boca de gol para que Jairo, en dos tiempos, machacase el segundo para tranquilidad de un Carranza que iba a reencontrarse con la victoria, que no se daba desde el 22 de diciembre.

Este segundo tanto hizo al Tenerife arrojar la toalla para placer de un Cádiz CF que pudo marcar hasta en dos ocasiones más si Machís llega a estar tan fino en el uno a uno contra el portero tal y como lo estuvo en Alcorcón hace una semana. Más allá de que se quedase con el ‘tres de tres’ el venezolano, que acabó de punta, volvió a demostrar que tendrá mucho que decir en lo que de aquí en adelante diga un Cádiz CF que vuelve por sus fueros.