Alejo abraza a Iza tras el primer gol del portuense.
Alejo abraza a Iza tras el primer gol del portuense.

Cádiz CF

Cádiz CF-CD Lugo (2-1) Izados a Primera

El líder remonta un gol tempranero gracias al doblete de Iza y a la inconsistencia de un rival temeroso

Por  23:29 h.
Cádiz
2
Lugo
1
Cádiz CF. Cifuentes, Iza, Fali, Rhyner, Espino. Garrido, José Mari (Sergio González, 81'), Álex, Alejo (Javi Navarro, 58'), Nano Mesa (Caye Quintana, 65') y Lozano.
CD Lugo: Cantero, Campabadal (Carrillo, 80'), Peybernes, Josete, Marcelo, Lebedenko, Pita, Álex López, Tete (Manu Barreiro, 58'), Iriome (Yanis, 70') y Cristian Herrera.
Goles: 0-1: Irione (5'); 1-1: Iza (38'); 2-1: Iza (64')
Árbitro: Areces Franco, valenciano. Amonestó a los cadistas Lozano y a los jugadores del Lugo Pita, Marcelo
Partido de la 17 jornada de Liga.
Nuevo Estadio Ramón de Carranza. 15.444 espectadores.

Cuando no es uno es otro, y este Cádiz CF gana ya hasta sin querer. Por fe en él, por miedo en los rivales y por un respeto que se ha ganado desde el justo momento en el que los rivales llegan con su autobús a los aledaños de un Carranza que este domingo esperaba a sus muchachos con las ganas de acogerlos después de dos empates a domicilio y con la única intención de volver a lanzarlos en su carrera meteórica hacia Primera.

Es tal la alegría que tiene este Cádiz CF que ya, quién lo diría, hasta los laterales son atacantes. Ya lo fue Espino en Almería y este domingo lo hizo, en dos ocasiones, Iza, un lateral que con la boca pequeña se ha ganado la consideración no ya de todo un estadio sino la de toda la categoría. El pequeño ‘juegalotodo’ firmó un doblete propio de un crack para sacar adelante un partido que se le atragantó a un líder que con orden y sacrificio es capaz de doblegar a cualquiera.

Se esperaba que Cervera tirase en su once de la cantera cuando ya ha dado razones más que suficientes para conocerlo pero por enésima vez sorprendió y dio su sitio a Rhyner para suplir al lesionado Marcos Mauro y concedió a Nano Mesa la titularidad para recomponer un ataque desolado sin la estancia de Salvi, también lesionado. Con tanto desajuste, es normal que el Cádiz CF saliese un poco a ver qué pasaba y si en frente hubiera tenido a un equipo con las ideas más claras le hubieran hecho un traje más severo del que comenzó haciéndoselo un Lugo timorato y sin maldad alguna.

Estar sin verlas venir es lo que tiene, que cuando toca jugar pues como no que no se está. Y eso justamente es lo que le ocurrió a Rhyner, defenestrado en Tenerife y titular ante el Lugo. Pues bien, la primera acción en la que entró en juego la pifió, y una indecisión suya con Cifuentes se convirtió en el primer gol del Lugo, que mediante la picaresca de Irione se adelantó en el marcador en los primeros minutos de juego.

El gol cogió a contrapié a Carranza, que una vez asimilado el temprano jarro de agua fría se espabiló para animar a los suyos, que por poco igualan al minuto el gol rival si no es por el banderín del línea, que anuló el tanto de Nano Mesa por considerar que su hombro estaba fuera de juego aunque sin la templanza necesaria de esperar al VAR, que para eso está…

Con el cabreo lógico de una grada que supervisaba cada imagen del partido gracias a los nuevos videomarcadores, el Cádiz CF siguió animado en su discurso del empate y cerca estuvo de conseguirlo después de un buen centro de Álex a Iván Alejo que el pucelano cabeceó a un metro del portero sin el acierto necesario.

Seguía el cuadro amarillo siendo el dueño y señor del dominio del partido y de nuevo se acercó al  gol en dos ocasiones casi consecutivas tras dos llegadas por la banda derecha de Alejo, muy activo en los primeros compases del encuentro. Primero fue el meta Cantero el que sacaba una mano para evitar un gol en propia meta tras centro de Alejo y poco después volvió a intervenir con seguridad tras otro acercamiento gaditano desde la misma banda.

El partido seguía siendo dominado por un Cádiz CF al que se le planteaba una circunstancia que no debe sorprenderle de ahora en adelante. El rival le concedía el balón y el poder con la idea de aprovecharse de los espacios que podía dejar en su intento de abrirse. Ante esto, rápidamente Cervera optó por devolver a la mediapunta a Álex para dotar de más ingenio al ataque y echaba a la izquierda a Nano Mesa. Y con el madrileño como director de orquesta el Cádiz CF supo tocar y llegar, aunque sin la profundidad necesaria para batir la rígida y cuantiosa defensa gallega.

Pasada la media hora, Cervera volvió a recolocar a Nano Mesa como enganche y Álex se situó en la izquierda para volver a perderse. Todo ello lo aprovechó el Lugo para salir de su madriguera y poner en apuros, no sin la ayuda de Fali, a Cifuentes con una presión que por momentos asfixiaba a una defensa amarilla sin capacidad de salida y concierto.

Sin embargo, esas debilidades defensivas del Cádiz CF no fueron vistas por un Lugo que siguió confiando en guardar la ropa sin enterarse de que estaba en casa de un líder que de nada es capaz de todo. Y así, en esa dinámica ramplona y como si nada estuviese creándose llegó el empate después de que Álex enviase un balón en profundidad a Nano Mesa para que el canario, escorado en banda, llevase el balón donde se citan los goleadores con la participación sorprendente de Iza, que apareció en la zona del ‘9’ para remachar el empate que ponía justicia en el electrónico.

Superior como lo estaba siendo sin tampoco exponer demasiado, el Cádiz CF cerca estuvo de irse al descanso por delante del marcador después de una internada de Espino, al que vio bien Álex, que acabó en un centro al primer palo rematado por el Choco Lozano sin la suerte necesaria para esquivar al defensa contrario.

Como satisfechos por lo desarrollado durante la primera mitad, ambos entrenadores mantuvieron a sus respectivos onces sobre el tapete en la reanudación. Y así, casi que sesteando, dio comienzo una segunda parte a la que el Cádiz CF no entró con la chispa necesaria para seguir dándole la vuelta a un encuentro que debía ser suyo. Sí o sí.

Poco a poco, los amarillos adelantaron líneas para entorpecer la salida de balón de la zaga contraria y entre ese amago de ímpetu y la grada, que comenzó a apretarle las tuercas a los suyos, el líder fue recuperando su traje de dueño y señor de la categoría.

Pero pese a ello, el Cádiz CF no terminaba de encontrarse. Cervera quiso hacer de Álex lo que era Perea o o podía ser Jurado, pero no lo encontró. Nano y Lozano no se encontraban y pese a que el dominio territorial era amarillo, la sensación es que el Lugo se encontraba muy cómodo. Tan cómodo que no solo observaba sino que incluso se atrevía a echarse al monte.

Pausadas como estaban las cosas, ambos entrenadores movieron su banquillo. Así, Eloy Jiménez dotaba a su ataque de centímetros con la entrada de Manu Barreiro por Tete mientras que Cervera invocaba a la sabia nueva para reemplazar a Alejo por el canterano Javi Navarro, que lo primero que hizo fue sacarle una tarjeta a Marcelo.

Poco a poco, más por inercia y autoridad que por mérito propio, que también lo es, el Cádiz CF se iba acercando casi que sin querer a la meta de Cantero. El dominio era tal que Iza era más un extremo que un lateral sin que por ello la retaguardia amarilla lo echara en falta. Era tal desconfianza ofensiva del Lugo que el lateral portuense se lió la manta a la cabeza sabedor de que tenía el visto bueno de su entrenador.

Iza estaba llamado a ganarse el partido y en su enésima exploración toco pelo. Y de qué forma. El portuense aprovechó un balón muerto en el vértice del área para empalar un trallazo que se coló sin remisión en el arco defendido por un Cantero que todavía hoy se estará preguntando si hay un Dani Alves escondido de amarillo por el sur de España.

Con el Carranza izado, el canterano Javi Navarro se lucía con una habilidad no habitual en un canterano. Y claro, cuando el equipo está como está, Caye Quintana también se apuntaba a la demostración de virtudes ante la algarabía de una grada que ensoñaba con su equipo. Con el Lugo grogui y el Cádiz CF en alza, las ocasiones se fueron creando pero sin terminar de dar la puntilla a un partido que pedía a gritos la sentencia.

Pero definitivamente, este Lugo no debe estar llamado a mucho este año porque el Cádiz CF llegó a la orilla del partido gustándose, con un Javi Navarro en plan estrella, y con un Carrabza volcado con un líder que ya gana hasta que sin querer.