Sergio González volvió a ser titular.
Sergio González volvió a ser titular.

Cádiz CF

Cádiz CF-Albacete (0-1) Ni ganas de Copas

Los de Cervera echan el cierre a una temporada de ensueño con una nueva derrota que salva de la quema a su rival

Por  23:57 h.
Cádiz
0
Albacete
1
Cádiz CF: Juan Flere, Akapo, Fali, Sergio González, Marc Baró (Moisés, 22') , Álex (Malbasic, 64'), Edu Ramos (Augusto, 46'), Bodiger, Salvi, Pombo (Álvaro Giménez, 64') y Lozano (Nano Mesa, 64').
Albacete: Tomeu Nadal, Pedro (Álvaro Benito, 78'), Arroyo (Miguel Ángel, 80'), Kecojevic, Caballo, Erice (Barri, 56'), Maikel Mesa, Álvaro Jiménez, Dani Ojeda (Manu Fuster, 46'), Chema Nuñez y Zozulia.
Gol: 0-1: Maikel Mesa (89') (p).
Árbitro: Vicandi Garrido, vasco. Amonestó a los locales Moi y a Fali.
Incidencias: Partido correspondiente a la 42 jornada que se disputó a pesar de que el Deportivo-Fuenlabrada no se jugase debido al positivo de coronavirus de hasta seis jugadores del club madrileño.
Estadio Ramón de Carranza.

La fiesta fue tan grande tras la victoria del Oviedo en Zaragoza que ya al Cádiz CF se le olvidaron las ganas de más copas, ni que decir de fútbol. El ascenso ha sido tan celebrado y trabajado durante el año que hasta las broncas del entrenador por los errores cometidos en estas once últimas jornadas han importado bien poco en un equipo que ha acabado entregando el campeonato al Huesca en tres jornadas donde ha acumulado tres derrotas consecutivas que poco o nada han importado.

El Cádiz CF echaba al cierre a un curso fabuloso con un nuevo partido malo y lleno de imprecisiones, esas mismas que han tenido sus rivales y que le han allanado el camino de un ascenso que basta ver los resultados de la segunda vuelta para percatarse de que ha sido un año muy gris respecto a lo que el fútbol se trata. Los de Cervera han sido los segundos más irregulares y casi que hacían justicia regalándole el primer puesto al Huesca de Míchel, con el que se verán las caras el año que viene en Primera.

Quedaba poco o nada por jugarse en Carranza para dar carpetazo a una inolvidable temporada para el Cádiz CF pero de lo más aburrida y triste que se recuerda por el mal juego de todos, la falta de emoción y fundamentalmente por la irrupción del coronavirus. Pero llegaba la última jornada con la lucha por la permanencia entre Deportivo y Albacete, que llegaba a Carranza con la imperiosa necesidad de ganar para no tener que mirar a Riazor, donde no se jugaría el encuentro entre deportivistas y el Fuenlabrada, que sorprendía a todos confirmando seis positivos en sus filas. Se suspendía así un partido clave de la jornada y dejaba en el aire muchas cosas salvo la posibilidad del Cádiz CF de salir campeón ya que solo le faltaba un punto para hacerlo.

Y para este último envite, Cervera sí que le brindaba el detalle al canterano argentino Juan Flere de la titularidad. El arquero no fue el único canterano en el once ya que Sergio y Marc Baró repetían en la zaga, que era completada por Fali y Akapo. Bodiger y Edu Ramos sellaban la sala de máquinas para que Pombo, Salvi, Álex y Lozano rematasen la faena como la iba rematando a los pocos minutos el hondureño, al que le anularon un gol por fuera de juego tras un cabezazo a la salida de un córner de Fali que rechazaba Tomeu Nadal y recogiese el Choco en posición ilegal.

El primer cuarto de hora fue de dominio del Cádiz CF, que era quien más preocupado estaba de liquidar el asunto cuanto antes ante un rival que confiaba en aguantar esos primeros minutos para ir saliendo de la cueva poco a poco y a medida que el once gaditano fuera bajando los brazos.

Y no tardó mucho el Albacete en entrar en el partido, entre otras cosas, porque no tenía más remedio para no estar a expensas de otros campos, y otras fechas…

Sin embargo, seguía siendo el Cádiz CF el que llevaba la voz cantante y la elevaba con un par de zurdazos de media distancia de Bodiger, que no encontraban puerta de milagro. El siguiente en intentarlo, también desde fuera del área, fue Edu Ramos, pero su volea fue repelida por Mateu Nadal.

Insistía el Cádiz CF en su búsqueda del campeonato y cerca estuvo el Choco Lozano de conseguir su undécimo gol en Liga tras un magnífico pase filtrado por Álex que el hondureño empalmó encontrándose con la pierna crucial de Kecojevic, que enviaba a córner alargando la vida de un Albacete que seguía jugando con fuego a cinco minutos del descanso.

Se llegaba al descanso de un partido sin historia, porque lo cierto es que esta se estaba escribiendo en la boca de Fernando Vázquez, que se quejaba amargamente desde La Coruña de que la jornada se estuviera disputando o en la de su colega Paco Jémez, que por mediación de un comunicado decía no entender porque su Rayo se estaba jugando los cuartos sin querer y jugándose una multa cuando el Fuenlabrada, culpable de todo, se quedaba sin jugar.

Entre medias, en Carranza se seguía jugando como si nada. Eso sí, ambos escuadras transmitían mayor intensidad en los primeros minutos de la reanudación siendo el Albacete el encargado de probar antes al cancerbero rival después de que Caballo engatillara un balón que se fue envenenando para que Flere desviara como buenamente pudiera.

Poco a poco, la evidencia del que necesitaba la victoria se fue apoderando del partido y debido a ello, era el Albacete el que con más intención lo intentaba, lo que hizo probablemente que Cervera moviera su banquillo para meter cantidades industriales de ataque con Nano Mesa, Álvaro Giménez y Malbasic en la punta del ataque.

Hablar de fútbol a estas alturas es como el que lleva agua al desierto, por lo que eran los balones parados de donde ambos equipos intentaban sacar petróleo. Primero fue, tras un saque de esquina, Sergio González el que peinaba un balón que rechazaba bien colocado Tomeu Nadal para que a los minutos fuera Zozulia el que mandara un balón de cabeza a las manos de Flere, que tras ello tuvo que volver a salir a escena para atajar un zurdazo centrado de Chema.

Se acercaba cada vez más el Albacete y avisaba cada vez más en serio hasta el punto que el VAR tuvo que salir a escena para anular en el 76′ un gol de Manu Fuster. Echados ya al ataque, los manchegos se fueron con todo y por poco con un remate de cabeza a bocajarro de Maikel Mesa encontraron el gol tan ansiado que por poco consigue, acto seguido, el Cádiz CF después de un pase de la muerte de Salvi que salvó bajo palos el excadista Kecojevic.

Acechaba el Albacete la portería del Cádiz CF por tierra, mar y aire y fue de una de esas maneras como conseguía su premio tras unas manos absurdas e involuntarias de Bodiger al controlar el balón dentro del área. Desde los once metros, Maikel Mesa ejecutaba a la perfección pese a la genial estirada de Juan Flere. Celebraba el gol como un campeonato el Albacete y no era para menos porque le daba la salvación.