Alberto Perea celebra el gol que le daba tres puntos al Cádiz CF.
Alberto Perea celebra el gol que le daba tres puntos al Cádiz CF.

CÁDIZ CF

Cádiz CF 3 Ponferradina 1 (Crónica) Reivindicación y remontada

El canterano Javi Navarro, el repescado Perea y el fichado Nano Mesa certifican la victoria cadista ante los bercianos

Por  22:15 h.
Cádiz
3
Ponferradina
1
Cifuentes; Iza, Fali, Rhyner, Espino (Nano Mesa, 65'); Garrido (Javi Navarro, 46'), Yann Bodiger (José Mari, 77'), Álex; Salvi, Perea y Caye Quintana.
1-1: Javi Navarro (54'). 2-1: Perea (75'). 3-1: Nano Mesa (85').
Manu García; Son, Russo (Asier Benito, 84'), Trigueros, Ríos Reina; Óscar Sielva, Pablo Valcarce, Nacho Gil (Luis Valcarce, 69'), Isi; Kaxe y Yuri (Saúl Crespo, 59').
0-1: Trigueros (44').
Álvaro Moreno Aragón, comité madrileño, con la presencia de David Pérez Pallas (comité gallego) en la sala VAR. Expulsó con roja directa a Ríos Reina en el minuto 16 del encuentro. Mostró cartulina amarilla al local Yann Bodiger, y a los visitantes Trigueros y Pablo Valcarce.
Encuentro correspondiente a la primera jornada de LaLiga SmartBank celebrado en el Estadio Ramón de Carranza.
15.009 espectadores se dieron cita en el Estadio Ramón de Carranza.

Un canterano, un jugador que no entraba en los planes de esta temporada y un recién fichado salieron al rescate del Cádiz CF para sumar los tres primeros puntos de la temporada. Como hace un año, el estreno amarillo fue victorioso. Entonces ante el Almería (1-0), esta vez ante la Ponferradina (3-1).

Con Javi Navarro queriendo emular la explosión de Manu Vallejo se inició una remontada que completó Perea, uno de esos jugadores que, según dijo Óscar Arias, “es complicado que triunfen en este equipo”. El manchego, sin embargo, está empeñado en quitarle la razón. El broche llegó con Nano Mesa, el que parecía que no iba a debutar y vaya cómo lo hizo. Y todo ello, dicho sea de paso, con una apuesta arriesgada de Cervera tras la reanudación. Al traste con los clichés en un partido que  tuvo dos periodos muy diferentes.

Un once de circunstancias ponía en liza el Cádiz CF sobre el rectángulo de juego para dar la bienvenida a la temporada. Álvaro Cervera, que todavía no tiene todos los mimbres que desearía, tuvo que hacer ‘encaje de bolillos’ para confeccionar una alineación en el que casi la mitad del equipo era nuevo. Iza, Rhyner, Yann Bodiger y Caye Quintana debutaban de amarillo, mientras que el ‘repescado’ Perea pasaba de estar en la lista de transferibles a convertirse en titular. Y todo ello en una tarde en la que Kecojevic se marchaba al Albacete.

Muy poco se parecerá ese once al que teóricamente alineará Cervera en el futuro. Al menos es la teoría cuando Cala no esté sancionado, Jurado supere su lesión, Nano Mesa adquiera el tono físico deseado, lleguen un extremo izquierdo (al menos) y un delantero de referencias… Y se resuelvan algunas dudas: ¿volverá Sergio Sánchez al tapete?

La roja marca el camino

El primer tiempo no fue precisamente para el recuerdo. El Cádiz CF, fiel a su patrón de juego, no pasaba excesivos apuros atrás pero también le costaba crear peligro. La Ponferradina, pese a ser un recién ascendido, llegó con la cartilla estudiada y dejó en evidencia a un equipo plano y obtuso. Sobre todo porque los amarillos fueron incapaces de hacer daño a un adversario que desde el minuto 16 estaba en inferioridad numérica por la roja directa a Ríos Reina. Tan absurda como clara en una desafortunada entrada a Salvi.

La mejor prueba de ello es que el primer acercamiento serio de los locales fue en una salida a la desesperada del guardameta visitante Manu García que Caye Quintana no supo aprovechar. Era el minuto 23.

A partir de entonces merodearon los amarillos un poco más la meta berciana, aunque sin grandes avisos. Algún chut lejano de Álex, una combinación del madrileño con Salvi que no encontró a Caye y para de contar.

Para colmo de males, el VAR tampoco estaba del lado del lado del Cádiz CF. Primero porque descartó un penalti debido a manos involuntarias en el área berciana. Después porque la primera parada descomunal de Cifuentes esta temporada no tuvo el efecto deseado. El arquero sacó una manopla espectacular pero el balón ya había pasado la línea tras el remate de Trigueros, que ya había avisado antes. La celebración, en diferido, llegaba al filo del descanso. 0-1. Un mazazo en toda regla.

Un Cervera muy ofensivo

A Cervera no le tembló el pulso en el descanso y optó por situar en la banda izquierda a un extremo puro como Javi Navarro, una de las sensaciones de la pretemporada cadista. El barcelonés entraba por Garrido y hacía mover de posición a Álex, más retrasado, y Perea, ahora de enganche. Y todo empezó a funcionar, con el madrileño cogiendo los galones.

Y la jugada le salió bien al míster porque Javi Navarro tiró de brío y empuje para contagiar a sus compañeros. Vertical y polivalente, el veloz extremo se marcó un gol ‘made in Goikoetxea’ en USA’94, con un centro que se envenenó, y empataba la contienda cuando no habían pasado ni diez minutos desde que entrara en el césped. Mientras, Caye Quintana rondaba el gol sin éxito.

La siguiente jugada de Cervera fue todavía más ofensiva: Espino dejaba su sitio a Nano Mesa, que al final debutaba. Y en esas, mientras Isi ponía el corazón del cadismo en un puño, Perea se reivindicaba con un chut seco desde el borde del área que sorprendía a Manu García tras tocar en el poste. Remontada completada en el 75′.

La guinda la puso Nano Mesa. El canario, fiel a su estilo, trataba de cazar algún balón en el área. Y al final lo cazó como lo hizo Aritz Aduriz el viernes. Su tanto, el primero como cadista, cerró la cuenta. Y el cadismo, aunque quedan muchísimas cosas que mejorar y más cambios por hacer, ya empieza a ilusionarse con el insular. Y con los que puedan venir.