David García y Juan Cala no estarán en el once ante el Cádiz CF.
David García y Juan Cala no estarán en el once ante el Cádiz CF.

CÁDIZ CF

Cádiz CF 1 UD Las Palmas 1 (Crónica) Sin puntería y sin final

La genial actuación del meta Raúl Fernández, el olfato de Rubén Castro y la falta de gol dejan sin Trofeo Carranza a un equipo cadista que cae en los penaltis

Por  0:45 h.
Cádiz
1
Las Palmas
1
David Gil; Rober Correa, Marcos Mauro, Kecojevic (Servando, 46'), Matos; José Mari (Perea, 58'), Álex (Garrido, 58'), Agra (Salvi, 69'), Aketxe (Karim, 58'), Manu Vallejo (Juan Hernández, 69'); y Mario Barco.
1-1: Salvi (91'). Derechazo del extremo sanluqueño, tras dejada de Mario Barco, que entra por la escuadra y hace inútil la estirada del guardameta. Penaltis: 0-0: Rober Correa (al palo); 1-1: Karim (gol); 2-2: Juan Hernández (gol); 2-3: Perea (alto); 2-3: Salvi (alto).
Raúl Fernández; Álvaro Lemos, Cala, David García, Benito (Dani Castellano, 51'); Javi Castellano, Vicente Gómez (Christian Rivera, 62'), Fidel (Sacko, 70'); Rafa Mir, Rubén Castro (Ruiz de Galarreta, 84') y Momo.
0-1: Rubén Castro (56'). Centro de Fidel a pierna cambiada desde la derecha y remate de cabeza de Rubén Castro, que se cuela entre los dos centrales y bate a David Gil. Penaltis: 0-1: Álvaro Lemos (gol); 1-2: Christian Rivera (gol); 2-3: Ruiz de Galarreta (gol); 2-3: Rafa Mir (para David Gil).
Luis Mario Milla Alvendiz, comité andaluz. Relevó a Jorge Figueroa Vázquez, colegiado anunciado por el club cadista durante la mañana como árbitro de la contienda. Mostró cartulina amarilla al local Mario Barco, y a los visitantes David García, Javi Castellano y Sacko.
Semifinal de la LXIV edición del Trofeo Ramón de Carranza disputada entre el anfitrión Cádiz CF y Las Palmas, vigente campeón. El Real Betis será este sábado el rival en la final, que se celebrará a las 22.45 horas.
Estadio Ramón de Carranza. Buena entrada para presenciar en directo la final del Trofeo Carranza.

Rubén Castro no perdonó y se citó con ‘su’ Betis en la final de un Trofeo Carranza que la UD Las Palmas quiere revalidar. Demasiado castigo para un Cádiz CF que dejó una gran sensación durante buena parte del primer periodo, pero al que la falta de gol y un inconmensurable Raúl Fernández acabaron fulminando. Eso y su falta de tino en una tanda de penaltis a la que se llegó gracias a un derechazo ‘in extremis’ de Salvi, pero que pasó factura por el desacierto de Rober Correa, Perea y el sanluqueño. Así, sin más.

Revés para un equipo gaditano que, aunque bajó enteros en la segunda mitad, mereció más y que tendrá que ver la final de su Trofeo, de su atípico Trofeo, desde las gradas.

Álvaro Cervera apostó por un once inicial muy reconocible esta pretemporada, con David Gil saliendo de inicio en la portería, con una línea de cuatro en defensa formada de derecha a izquierda por Rober Correa, Marcos Mauro, Kecojevic y Matos. Novedad en la medular fue la titularidad del roteño José Mari junto a Álex, al tiempo que Aketxe aparecía en la mediapunta por detrás de Mario Barco. En las alas no estuvieron ni Salvi ni Álvaro García, con un futuro bastante incierto en la Tacita de Plata. Agra y el canterano Manu Vallejo (la gran sensación de este verano cadista) fueron los elegidos en esas posiciones.

Sobre el papel y por nombres, el equipo de Manolo Jiménez llegaba con ganas de acceder a la final. Raúl Fernández, Álvaro Lemos, Cala, David García, Benito, Javi Castellano, Vicente Gómez, Fidel, Rafa Mir, Momo y la gran atracción: Rubén Castro. Y no estaban todos los que eran ni eran todos los que estaban. Casi nada.

Con esas cartas sobre la mesa medían sus fuerzas el anfitrión y el vigente campeón. Dos equipos que pueden dar que hablar en Segunda esta temporada. Y así, salvo un ligero susto por un exceso de confianza de David Gil a la hora de sacar el balón jugado, con el siempre peligroso Rubén Castro al acecho, poco hubo que destacar en los primeros compases. Hasta que el exbético remató alto con la testa un balón centrado por Álvaro Lemos. Fue lo único que hicieron los insulares con cierto peligro en el primer episodio. Había posesión, sí, pero sin mordiente. Extraño en un equipo de Manolo Jiménez.

Un muro infranqueable

Mientras, el Cádiz CF respondía con sus armas, con Aketxe haciéndose fuerte a balón parado e incluso intentándolo en jugada desde la frontal del área. Fue entonces, a los diez minutos, cuando Raúl Fernández desvió a córner el intento del vizcaíno. Empezaba el recital del arquero.

Fiel a su estilo, el equipo cadista no controlaba el juego pero sí se acercaba a la meta insular. Fue antes de la media hora y por partida doble. Primero con una incursión de Rober Correa, atrevido (llegó a tirar algún que otro caño) y decido en sus subidas, que no pudo rematar Manu Vallejo. A continuación, con un error garrafal de Vicente Gómez en la salida de balón que Mario Barco no pudo aprovechar. El ariete navarro se topó con Raúl Fernández cuando intentaba deshacerse de él con un regate. En otra de las habituales contras, Agra reclamó un penalti por entrada de Benito.

Eran, sin duda, los mejores compases de un Cádiz CF que goza con su estilo, sin el esférico. Pasada ya la media hora, en otra de esas salidas, iniciada por Aketxe, Matos cambió la orientación del juego para que Agra se la dejada a Mario Barco, que no dudó en cazarla a la primera. No fue gol porque una sensacional mano de Raúl Fernández y el poste lo evitaron.

Tanto se agrandó el portero visitante que hizo tres paradas descomunales en el siguiente intento, rozando el 40′. Primero desvió de puños un chut envenenado de Álex, luego sacó otro remate de un romo Mario Barco y, para terminar, apareció para evitar el gol de Manu Vallejo. Eso sí, el remate del chiclanero ya estaba invalidado. Sin lugar a dudas, el Cádiz CF merecía más. Mucho más.

Y para poner el broche del primer periodo, un saque en largo de David Gil era peleado por Barco y acababa en las botas del persistente Agra. Su chut, sin embargo, se marchaba alto. Los locales se marchaban al vestuario sin un merecido premio.

Reacción sin premio

Con Servando en el campo y con el desparpajo de Manu Vallejo empezó el segundo asalto. El chiclanero avisaba con un latigazo desde la frontal que no encontró la meta grancanaria. El guion parecía idéntico. Sólo parecía porque Rubén Castro, con una simple aparición en el 56′, cambió el decorado. Un centro de Fidel a pierna cambiada desde la derecha era rematado por el veterano y astuto ariete, que se coló dos centrales y batió a David Gil. 0-1 en el marcador. ¡Zas! El gol siempre está en sus venas y la UD Las Palmas puede agradecerlo mucho esta temporada.

Fue entonces cuando llegó el carrusel de cambios en ambos equipos y Cervera optó por cambiar de pleno su centro del campo. Garrido, Karim y Perea entraban al mismo tiempo por José Mari, Álex y Aketxe. Luego llegó el turno de los extremos, con minutos para un ovacionado Salvi y el recién fichado Juan Hernández, que se estrenaba como cadista con un disparo que atajó el siempre seguro Raúl Fernández.

Poco más se pudo ver en un segundo tiempo en el que Rubén Castro se marchó y el Cádiz CF, que nunca bajó los brazos, perdió fuelle e ideas.

Entonces, cuando la primera derrota de la pretemporada llamaba a la puerta, Salvi apareció en el 91′ para levantar al cadismo. El sanluqueño, todo pundonor, sacó un derechazo tras dejada de Mario Barco y el cuero entró por la escuadra.

Los penaltis sabían a gloria, pero el Cádiz CF no la alcanzó en una tanda fatídica. Rober Correa, Perea y Salvi, otrora salvador, erraron aunque esta vez no se toparon con Raúl Fernández. La remontada se quedó a medias. Levantar el ‘Trofeo de los Trofeos’ será imposible. Es la hora de pensar en el Almería. El cronómetro está en marcha. El mismo cronómetro que pone a Álvaro García, que tampoco jugó esta vez, más lejos de la Tacita de Plata.