Brian Oliván golpea el balón durante un entrenamiento celebrado en El Rosal.
Brian Oliván golpea el balón durante un entrenamiento celebrado en El Rosal.

Cádiz CF

Brian pide paso con permiso y con trabajo

El lateral volvió a cuajar un buen partido en Copa y el equipo regresó a la victoria con él

Por  17:07 h.

Se desconoce si está castigado o no. No se puede afirmar que haya un problema personal de por medio. Lo que sí se conoce a ciencia cierta es que a Cervera no le gusta. Lo dejó muy claro el pasado verano a las puertas del cierre del mercado de fichajes.

El entrenador del Cádiz CF dijo que tanto a él como al jugador lo mejor que podría pasarles es que ambos siguiesen caminos distintos. Pero el método elegido por Cervera no fue el más adecuado para que su deseo se volviera realidad. Porque mientras el técnico del Cádiz CF hablaba de sus impresiones, el Deportivo, que meditaba la posibilidad de acercarse a pagar medio millón por el lateral, dio marcha atrás en vista de que en el Cádiz CF no iba a jugar nada. La operación se frustró y Brian Oliván se quedó sin salir y calentando una grada de Carranza de la que solo se levanta cuando al equipo le toca jugar la Copa del Rey. Como este pasado miércoles en Zaragoza o el pasado 12 de septiembre en Tenerife.

Dos partidos, dos victorias. Dos partidos y un solo gol encajado. Dos partidos y dos buenas críticas en lo general. Esto es lo que aporta un Brian Oliván desterrado al ostracismo en Liga pero que cada vez que le dan la oportunidad abre el cajón de las preguntas en la afición cadista. ¿Qué ha hecho el catalán para que no haya debutado en Liga? ¿Qué es lo que tiene Matos que no tenga ni por asomo Brian? Muchos ‘qués’ y pocos ‘porqués’ son las preguntas y respuestas que se hace una afición que, para colmo, tiene que escuchar jornada tras jornada como el entrenador se queja de la cantidad de oportunidades que le crean por la banda del exsevillista.

Conociendo a Cervera, poco o nada se moverá de su decisión y es más que probable que Brian siga calentando su asiento de la grada de tribuna de Carranza este domingo. Pero las ganas al joven jugador que el Cádiz CF fichó del Granada por medio kilo no se las quita nadie tal y como muestra en sus redes sociales así como en los entrenamientos. A Brian no le quita nadie la esperanza de poder reengancharse a los planes de un entrenador que le ha puesto la cruz. Este miércoles, al término del partido en La Romareda, el lateral zurdo era uno de los elegidos por parte del departamento de comunicación del Cádiz CF para valorar el partido. «Veníamos con muchas ganas a este partido y después de una dinámica mala. Estos partidos sirven para ganar confianza, ganar sensaciones y cambiar la racha negativa que llevamos los últimos partidos», manifestó el jugador que, sin duda, debe animarse como el que más sino quiere verse sumido en una situación crítica en su carrera deportiva.

Partidos después, el Cádiz CF acababa de jugar un partido en el que no había encajado ningún gol. Como se sabe, ese es el primer requisito indispensable de Álvaro Cervera para que las cosas comiencen a poder funcionar. Y entre los cuatro zagueros que defendieron la portería del canterano David Gil se encontraba Brian Oliván, que además de defender no se cansó de subir la banda cada vez que su extremo requería su presencia para librarse de la marca. Brian expresaba su satisfacción de la siguiente manera: «Hemos dejado la portería a cero y además hecho muy buen partido con y sin balón, y además hemos llegado bastantes veces al área rival. Hemos hecho un partido muy completo en líneas generales».

No podía guardar su expresión de satisfacción el jugador catalán en tierras zaragozanas. «Estamos jugando contra un buen equipo que en su campo aprieta bastante. En la segunda parte nos han exigido un poquito más pero hemos estado muy bien bajo mi punto de vista», analizó Brian.

Este domingo vuelve la Liga y con mucha seguridad volverá el destierro para un jugador que sigue siendo el gran damnificado de los métodos de un Cervera que sigue sin confiar en él por su presunta poca aportación defensiva.