Jona, Garrido y Airam, junto a su entrenador Claudio, son conscientes de la necesidad del Cádiz CF por ascender. :: a. v.
Jona, Garrido y Airam, junto a su entrenador Claudio, son conscientes de la necesidad del Cádiz CF por ascender. :: a. v.

CÁDIZ CF

Bilbao Athlétic-Cádiz CF: Temple para domar a los cachorros

Las urgencias gaditanas frente a la ilusión del filial; Segunda pasa por San Mamés con el balón como clave

Por  2:30 h.

Temple, calma, experiencia. Con mano firme, sin dudas, enérgico. Seguro, confiado, siempre con la mirada alta, el rostro inexpresivo, inanimado, sin ofrecer resquicio alguno al miedo y menos que se perciba. Que no se huela. El Cádiz CF tiene que domar a una jauría de pequeños cachorros de león para abandonar esa jaula que le ha encarcelado en el último lustro. No harán falta piruetas, ni chanzas ni músicas estridentes para tranquilizar a las fieras. Tampoco la fuerza de un látigo para ejercer el castigo.

Simplemente un balón. Ese que deberá correr por el tapete inmenso y sobrecogedor de San Mamés, y al que tendrán que dominar los amarillos para que las pequeñas bestias no muerdan el brazo que les priva de comer. Como con un ovillo de lana, los jóvenes rojiblancos juegan y disfrutan con la pelota, se divierten y sonríen, y paradójicamente es cuando más daño hacen.

Pero esto no es un juego. Puede que para estos niños, con respeto supremo, sí lo sea. Jugar a ser mayores. A soñar despiertos con dedicarse al fútbol profesional, consagrarse en la Catedral y emular las gestas de Zarra, Iribar, Goikoetxea, Rojo, Garitano, Guerrero y tantos otros. El aliciente es máximo por crecerse ante sus familiares, amigos, y esas 40.000 personas (hincha arriba, hincha abajo) que enfilarán Licenciado Pozas para buscar cobijo en San Mamés y espolear a su futuro reciente

Futuro del Bilbao, presente del Cádiz CF

Su futuro, sí. Nada comparable con lo que carga el Cádiz CF sobre sus espaldas, junto al dorsal. Esos miles de aficionados pegados a las botas de los futbolistas, colgados a su cuello como única tabla de salvación. El club de Carranza necesita regresar al fútbol profesional por una cuestión de supervivencia. Sus futbolistas no tienen el colchón de las jóvenes promesas vascas, y un éxito de este calibre puede ser una solución para sus vidas. Y esta hinchada entregada no merece penar más por los campos de Segunda B con su fidelidad de Primera División.

Y todo eso se debe notar esta tarde (18:30 horas) en San Mamés. La obligación veterana ha de imponerse a la ilusión pueril. Pero siempre desde el fútbol. Claudio exigirá a sus pupilos que se comporten como hombres, que no se arruguen. Malgastada la primera bala en Oviedo y superada ‘in extremis’ la prueba ante el Hércules, los cadistas vuelven a encontrarse a 180 minutos de Segunda División, una meta que se resiste.

El técnico de Manises no tocará apenas el once que venció al Hércules y que ha de liberarse de complejos y miedos para triunfar en Bilbao, porque tendrá que ofrecer algo más. Aulestia completará su viaje por los tres clubes que han marcado su existencia, amén del Cádiz: Oviedo y Hércules para terminar ante el Athletic, en la casa donde se crió. Escoltado por la misma línea defensiva de las últimas citas, en las que los laterales Rubio y Prada tendrán que multiplicarse para frenar las acometidas por banda de los vizcaínos.

Peloteros para tener el balón

Garrido se doctora en su tierra, y la duda radica en quién le acompañará en la medular. La mirada apunta a Juanma Espinosa pues el Cádiz quiere arrebatar la pelota a su contrario para hacerlo sufrir, y ahí tiene un papel decisivo el triángulo formado por el jienense, Fran Machado y Kike Márquez. Villar es fijo y la brega de Airam le puede ganar la partida al olfato de Jona, que baja su rendimiento fuera de Carranza.

En el Bilbao Athletic la confianza es tremenda después de ‘cargarse’ a Villanovense y UCAM, precisamente dos rivales del Cádiz CF en el Grupo IV. Con dificultades, lógico, y mandando siempre en casa. Ziganda ha hecho otro milagro (acumula méritos para cogerle la espalda al ‘Txingurri’ Valverde en cuanto se presente la ocasión). Apoyado en Remiro, el portero formado por Armando, su fortaleza se asienta en la zaga, con dos centrales seguros y dos laterales de mucho recorrido (Lekue e Iriondo).

Vesga y Undabarrena mandan en mediocampo, con Sabin (el veterano, con 23 años) y Jurgi o Seguin en las bandas, y Bengoa de mediapunta. El peleón Santamaría se enfundará el 9 en un equipo técnico, rápido y formado pese a su juventud. Un campeón que se quedó sin premio en El Alcoraz a ocho minutos del final.

En poco se asemeja, salvo en la dificuldad, esta eliminatoria a las dos anteriores de los amarillos. Experiencia frente a juventud, una lucha que se volverá a disfrutar esta tarde. En un San Mamés que se acerca al lleno, con un clima idóneo para la práctica de este deporte (no se espera lluvia) y en uno de los mejores escenarios del fútbol mundial. Ellos quieren sentirse futbolistas profesionales; en el Cádiz CF quieren jugar en el fútbol profesional. Diferencias.

FICHA TÉCNICA

Bilbao Athletic: Remiro, Lekue, Yerai, Unai Alba, Iriondo, Vesga, Undabarrena, Sabin, Bengoa, Seguin o Jurgi y Santa María.

Cádiz CF: Aulestia, Rubio, Servando, Josete, Prada, Garrido, Espinosa, Villar, Fran Machado, Kike Márquez y Airam.

Árbitro: Sauls Ais Reig (colegio alicantino).

Campo y hora: San Mamés (18.30 horas). Retransmitido por Canal Plus Liga, 8TV Cádiz y ETB.