bezares-cadizcf-arroyo

CÁDIZ CF

Bezares: «Claudio ha hecho ver a sus futbolistas el club en el que están»

Ex de Cádiz y del Arroyo, el de Guadiaro confía en los amarillos pues «son seguros atrás y con una pegada demoledora»

Por  0:00 h.

Juanjo Bezares (17 de mayo de 1981) se enfundó la amarilla primero y años después la arlequinada del Arroyo. En vísperas del enfrentamiento ante el conjunto cacereño, es buen momento para conocer las impresiones de un futbolista mítico en Cádiz, uno de los más queridos por la afición de Carranza y de los que dejó mejor recuerdo de una época inolvidable.

El de Guadiaro dejó de ser futbolista del Cádiz pero se quedó como un hincha más. Desde su casa, apurando sus últimos años del fútbol en el UD San Pedro, donde disfruta y sueña con otro ascenso, se mantiene informado de todo lo que respecta a la actualidad del club de sus amores. «He visto varios partidos por televisión y me encantaría poder acudir al encuentro de ‘play off’ con mi hijo para que conozca el ambiente mágico que se vive en Carranza».

Bezares confía en el plantel de Claudio Barragán, «porque tiene seguridad atrás y sobre todo de mediocampo hacia adelante cuenta con una pegada demoledora. Es de los mejores ataques de Segunda B, con delanteros que marcan la diferencia y eso es clave en una promoción de ascenso». Precisamente guarda buena relación con Jona, ya que el linense coincidió con su hermano Antonio Moreno en el Sevilla Atlético y el hispano-hondureño acudía a los entrenamientos cuando todavía era un chaval y no se dedicaba profesionalmente a este deporte.

Así que en cuanto a calidad no tiene dudas. Y tampoco en el aspecto motivacional. «El peor enemigo del Cádiz es el propio Cádiz, pero Claudio ha sabido tocar la fibra de sus futbolistas para que no caigan en la relajación, porque el hambre es tan importante como el talento. El míster ha despertado el carácter de unos jugadores que están deseando que llegue el ‘play off’ porque han venido para eso. Y entonces la motivación será máxima».

Por eso resta importancia a esos últimos tropiezos del conjunto amarillo en los que no se mantuvo la concentración al cien por cien. «Es normal que cuando consigues el campeonato bajes el pistón por miedo a lesionarte. Pero en cuanto el próximo lunes salga la bolita, el futbolista se pondrá las pilas».

Máxima motivación, pero sin que la balanza se desequilibre y la presión agarrote las piernas de los peloteros. En pocos días se vivirá en la plaza Madrid uno de esos recibimientos que se graban en la retina de todos los cadistas. Pero hace tres años, el mismo Cases reconocía que le había pesado esa fiesta del inicio. «Le cogería un mal, porque todo futbolista sueña con jugar ante 30.000 personas y ser el mejor del partido. La presión en Cádiz comienza en la pretemporada, en el primer amistoso».

No le falta razón a Bezares, pues las primeras críticas ya llegan en julio. Además, el guadiareño tiene fe ciega en Claudio Barragán. «Desde fuera se ve a un entrenador que no deja respirar al futbolista, y el Cádiz necesitaba eso: un técnico que hiciera ver a los jugadores en qué club estaban. Y ha congeniado. Calderón es un buen entrenador, pero hay plantillas que requieren un tipo de entrenadores y Claudio era la mejor opción. El equipo está en buenas manos».

Por ello ha sentido el debate de si actuar con dos delanteros o un media punta, «y lo que decida el míster será lo mejor pues está dentro del vestuario».

Bezares, entre el Huesca o el Athletic B

Toca hablar de los rivales, y Bezares siempre ha tirado de sinceridad. «Cualquier campeón será duro, y el Cádiz ha de exprimirse al máximo. Pero está claro que Huesca y Athletic B no han ganado de forma tan holgada como Oviedo o Nàstic, así que con todo el respeto parecen más asequibles por esta clasificación».

La experiencia le dice «que ahora los grupos son muy parejos de nivel», y el corazón le hace temer «una eliminatoria Cádiz-Nàstic de Tarragona. No me gustaría pues vestí ambas camisetas y les tengo mucho cariño a los catalanes, pero me lo dice mi interior. Ojalá suban los dos clubes porque es un sacrificio para ellos al igual que para el Oviedo estar en una categoría tan baja como Segunda B».

Por cierto que del Nàstic asegura que «es un equipo, un bloque muy fuerte, con jugadores muy buenos para esta división y con una afición muy futbolera. En cambio, el Cádiz presenta mejores individualidades».

Del duelo de esta jornada ante el Arroyo, se teme un desenlace fatal para los extremeños «pero hay que tener fe siempre y pelear hasta el último instante». También cree que acabarán ganando el partido «porque cuando uno no se juega nada y el otro todo…».

Juanjo Bezares sueña con regresar alguna vez al Cádiz, «el lugar donde pasé mis mejores años. Como futbolista ya es muy complicado pero para lo que me necesiten aquí estaré; soy un cadista más». De momento «me quedo con ese homenaje espontáneo que me brindó el cadismo cuando fui a jugar con el Arroyo, que no me esperaba y fue muy emocionante». De esos que no se olvidan.