David Barral, durante su etapa en el Granada.
David Barral, durante su etapa en el Granada.

CÁDIZ CF

Barral, un sueño (casi) imposible

El Granada intentará su salida en el mercado invernal pero su alto salario lo aleja del club gaditano

Por  16:05 h.

David Barral (San Fernando, 10 de mayo de 1983) es uno de los mejores delanteros que ha parido esta tierra. El futbolista isleño, canterano del Real Madrid, es santo y seña del Sporting de Gijón, equipo del que fue capitán y donde acumuló éxitos. También su carisma le llevó a ganarse el cariño en Levante, en otra etapa en España a caballo entre Turquía (Orduspor) y Emiratos Árabes Unidos (Al-Dhafra). Ha marcado goles en todos los clubes y de todos los colores.

Sin embargo, atraviesa uno de los momentos más amargos de su carrera. Juan Carlos Cordero y Quique Pina, con los que mantiene una excelente relación que va más allá de lo profesional, le reclamaron cuando se encontraba en el país árabe para que ayudara al Granada en la salvación de la categoría. Barral aceptó el envite y colaboró en la salvación aunque sin los minutos deseados.

Incómodo, en el verano se produjo el intercambio de propietarios y el nivel del cuadro nazarí, con el cambio repentino de entrenador (de Jémez a Alcaraz) ha hecho mella en una plantilla sobrepasada. Todo se desbordó cuando se publicó el intento de agresión de Barral a su compañero Isaac Cuenca, lo que motivó que le apartaran unos días de los entrenamientos.

Los jugadores han arreglado el asunto, el delantero ya trabaja con el grupo, pero desde entonces no ha entrado en ninguna convocatoria. Ni siquiera para el partido de Copa del Rey de este miércoles. Da la sensación de que existen algo más que motivos deportivos. El Granada le busca salida ahora en invierno (tiene contrato hasta junio de 2017, por lo que no puede ser cedido salvo una improbable renovación) y aquí aparece el Cádiz CF.

Según informaciones llegadas a CANAL AMARILLO, el club gaditano ha tanteado al jugador. Le ha preguntado por sus intenciones porque la relación es fenomenal. “Quique y Juan Carlos son muy amigos, son los que me trajeron al Granada”, apunta el ariete. No obstante, el agente del atacante, Julián de Nicolás, señala que aún no ha hablado con ninguna persona vinculada al Cádiz CF y que por tanto no se ha planteado una supuesta operación.

Sería bienvenido, porque su calidad y capacidad para golear está fuera de toda duda, a la espera de saber cómo congenia con Ortuño en la punta de ataque. Se explicaría entonces bien la posible salida de Dani Güiza al no contar con los minutos deseados. Por su parte, Barral quiere regresar a su casa y comenta a sus amigos que su objetivo a medio plazo (quizás el próximo verano) es vestir de amarillo.

Pero el gran problema es el económico. El salario del cañaílla ronda el millón de euros. Inasumible para la entidad de Carranza, y de muy difícil recorte para el protagonista. Por ello se plantea la opción de que juegue estos seis meses en alguna liga de Oriente Medio (Qatar, Emiratos Árabes…), donde le puedan pagar lo que tiene firmado, y ya se incorpore al Cádiz CF la próxima temporada. A día de hoy, es una misión (casi) imposible. Pero esto es fútbol. Acaba de colgar en su cuenta de Twitter una nueva imagen de sus botas: “Nuevas EvoSpeed preparadas para lo que tenga que venir !!”. Y sí, son amarillas.