David Barral, en El Rosal juega con un perro.
David Barral, en El Rosal juega con un perro.

Cádiz CF

Barral sigue haciendo más ruido fuera que dentro

El delantero isleño endurece su campaña contra Álvaro Cervera

Por  19:21 h.

David Barral está haciendo más ruido que fuera. Cuando formaba parte de la entidad cadista protagonizó más escenas lejos de los terrenos de juego que dentro de ellos, donde nunca estuvo a la altura de lo que se pedía de él por trayectoria a pesar de que el isleño lo dio todo. Si siendo jugador del Cádiz CF se convirtió en noticia por un incidente con un vecino de San Fernando o por su llegada tarde a una concentración previa a un partido en Oviedo, una vez que ha dejado de pertenecer a la entidad gaditana sigue centrando el foco de atención lejos del verde.

La pasada semana fue en una entrevista que concedió a El Comercio de Asturias, donde dejaba a las claras su falta de ‘feeling’ con Cervera. Pues bien, no contento con ello, este martes ha atendido la llamada de una radio para seguir tirando tiritos hacia el club con el que estuvo cerca de renovar y que si no lo hizo fue por expreso deseo de Cervera y mandato de Cordero. A Barral no se le ha pasado el cabreo y asegura que si se ve las caras con el Cádiz CF el próximo curso estaría encantado de marcarle un ‘hat trick’.

Sabido es que Barral se quedó a 45 minutos de renovar con el Cádiz CF y que si no lo hizo fue porque los de Cervera no se metieron en la fase de ascenso, donde con casi toda seguridad hubiera sumado ese partido por el que el club tendría que haberlo renovado un año más. Distinto es que lo hubiera vivido de amarillo porque, la verdad sea dicha, ni Cervera se acoplaba a él ni el delantero al juego del equipo. El caso es que Barral sigue enfadado tal y como se sospecha de sus declaraciones a Radio Marca, donde ha dejado dicho que le encataría “marcarles tres goles” a sus excompañeros en el hipotético caso de verse las caras con el Cádiz CF en la siguiente campaña.

Barral considera a todas luces injusta la decisión técnica de que no le hayan renovado. Y argumenta que “los compañeros me transmitían que tenía que continuar porque era un jugador con experiencia y porque físicamente estaba bien, era de los que más corría dentro del terreno de juego. A parte, el ambiente que yo creaba en el vestuario era muy bueno”.

Sus palabras nacen del enfado por no seguir en un equipo en el que quería seguir. “Se ha visto que, a pesar de haber jugado poco, he metido nueve goles… tenía ilusión y ganas de continuar una temporada más”, recordaba con orgullo y enfado.

Barral ha jugado este año en Segunda pero se ve que apenas se ha interesado por la categoría. De hecho, algo que no dice nada bueno de su profesionalidad es que desconoce el nombre del jugador que ha llegado para cubrir una plaza de delantero que su salida ha dejado vacante “No sé quién es, la verdad”, decía sobre Barco, el nuevo fichaje del Cádiz CF procedente del Lugo. Asimismo, aseguro que no le interesa lo que haga el Cádiz CF la próxima campaña, no sin antes curarse en salud tirando del tópico. “Como no estoy… le deseo todo lo mejor, que vuelvan a Primera y ojalá sea pronto”, decía a modo de coletilla.

Barral podría recalar en el recién ascendido Rayo Majadahonda, un club entrenador por un viejo conocido suyo de La Isla como Antonio Iriondo. “Lo conozco porque ha jugado en el San Fernando y tengo mucho trato con él. Es más, este ‘find’e le conseguí entradas para que fuera a ver al filial. Acaba de subir a Segunda y ahora tiene que estar viendo futbolistas”. Barral quiere seguir jugando al fútbol “donde sea”, aclara no descartando volver al extranjero.

Pese a sus duras palabras hacia Cervera, asegura que no tiene “ningún problema con nadie”. Y pregunatdo por su relación con Cervera, contesta que “no sé si él lo tendrá conmigo”. Lo que parece claro es su inquina al entrenador que no le ha dejado seguir de amarillo dado sus siguientes palabras en alusión a un debate que no hace gracia a ningún entrenador. “Hay equipos que juegan muy bien al fútbol, no como el Cádiz CF, que tiene un juego más directo, físico… cada uno tiene sus armas”.

Por último, Barral manda un mensaje a su exafición, la que en su mayoría comulga con su ‘verdugo’. “Él se queda, yo me voy, estar de mi lado tampoco le sirve de nada a la gente, que seguirá apoyando a su equipo como tienen que hacer. Son de Primera, que sigan ilusionados porque algún día llegará el ascenso… pero que agradezcan el trabajo a todos los jugadores que pasen por allí”, apostillaba.