Barral celebrando el gol ante el Zaragoza
Barral celebrando el gol ante el Zaragoza

Cádiz CF

Barral: «Cervera me cogió de conejillo de indias, una de muchas que me ha hecho»

El delantero isleño se explaya en una entrevista en 'El Comercio' criticando el juego del Cádiz CF y al entrenador amarillo

Por  13:10 h.

Una temporada ha durado la experiencia de David Barral en el Ramón de Carranza. Ni más ni menos. El veterano delantero isleño llegó al Cádiz CF el pasado verano y aún no se han cumplido doce meses desde su llegada y ya conoce que no continuará en las filas gaditanas.

Ahora Barral transita libre por estas primeras semanas de mercado tras la decisión del Cádiz CF de no renovarle. A sus 35 años, el exfutbolista del Sporting atiende a ‘El Comercio’ y, entre otros asuntos, relata su efímera etapa en la capital gaditana, a escasos kilómetros de su San Fernando natal.

Su adiós llega con cierta polémica, pues Barral se quedó a un encuentro de haber renovado de manera automática. “Tenía la renovación casi hecha y fue el entrenador (Álvaro Cervera) el que no quiso. Me rescindieron y estoy libre. Me llegan cosas de España, de Segunda. También del extranjero. Voy a valorarlas”, asegura mientras decide su futuro. Eso sí, él tiene claro que aún tiene cuerda para rato. “Sé que me quedarán un par de años de fútbol. No quiero arrastrarme por los campos. Quiero terminar de la forma más digna posible y físicamente me encuentro como para jugar en Primera. Y se ha visto este año. He sido de los que más han corrido. Estoy en perfecto estado”, relata.

Del mismo modo, Barral saca a relucir su ausencia en el encuentro disputado en el Carlos Tartiere de Oviedo. Un partido que el isleño, sportinguista declarado, tenía apuntado en su libreta en el inicio de la temporada con el Cádiz CF. “Siempre digo la verdad. Era el máximo goleador del Cádiz CF y jugamos en Oviedo. Vino un amigo a verme al hotel. Por no quedarnos allí, fuimos a tomarnos un café enfrente para estar tranquilos. Se me pasó la hora y llegué tres minutos tarde a la charla. Contados, ¡eh! Tres minutos. Le dije al entrenador: ‘Mira, que estuve tomando un café con un amigo y he llegado tres minutos tarde. Pago mi correspondiente multa o lo que haga falta’. Pero me cogió de conejillo de indias para imponer su ley. Una de muchas que me ha hecho“.

Y apostilla: “No tenía una celebración pensada, pero sí el ‘tuit’ que iba a poner después de haber marcado y ganado allí. Una foto con el tatuaje del Sporting en el campo del Oviedo. Habría sido mortal, pero no me dejaron”.

Con Manolo Preciado en la memoria

Pero no fue el único momento en el que atizó a Álvaro Cervera, el que fue su entrenador. “A Baraja (entrenador del Sporting la pasada temporada) no le conozco, pero su rendimiento es bueno. El Sporting ha jugado al fútbol con él, no como el Cádiz CF. Tenía la posesión, la llegada, las transiciones. No me quejaría por el juego. Igual a lo mejor por el resultado final”, señala.

Por otro lado, valora su relación con el Sporting, el club que más le ha marcado en su vida. “Cada día que pasa en mi vida me acuerdo del Sporting, de Preciado y de Quini. Son los tres símbolos que más me han marcado en el fútbol. Es el club con el que más me he identificado y del que más he aprendido, y el tatuaje que me hice de su escudo no me lo quito porque lo siento. Un club de Primera”, puntualiza.

Finalmente, Barral resalta:  “O caigo muy, muy bien, o muy, muy mal. En el Sporting caí muy bien a todo el mundo. Luego, con el paso del tiempo, me fui enfrentando a él con otros equipos. Nada más. Me siento muy querido en Gijón. De hecho creo que hubo más aplausos que pitos cuando jugué este año en El Molinón”.