Moisés Aretaga posa con las camisetas de Espanyol y Cádiz CF.
Moisés Aretaga posa con las camisetas de Espanyol y Cádiz CF.

Cádiz CF

Arteaga, dos caras de la moneda

El ex del Cádiz CF y del Espanyol sufre y se alegra a partes iguales con el desenlace de la presente temporada

Por  17:49 h.

Moisés Arteaga no podrá estar pleno de felicidad si este sábado asciende el Cádiz CF, el equipo de su infancia y donde creció antes de consolidarse como profesional en el Espanyol, club que acaba de certificar su descenso a Segunda tras caer el pasado miércoles en el campo del FC Barcelona. El gaditano no podía ocultar su tristeza por la caída en picado del club perico y recordaba lo que le ocurrió cuando firmó por el club entonces instalado en la carretera de Sarriá. “Es paradójico esto del fútbol porque cuando voy al Espanyol subimos a Primera y el Cádiz CF baja a Segunda B. Y este año puede pasar al contrario, el Espanyol baja y estamos a un pasito de estar en Primera”, dice con una mezcla de sensaciones.

El exfutbolista echa atrás en el tiempo para repasar lo que vivió aquella tarde en el que el Cádiz CF descendía a los infiernos, donde estuvo nueve años de manera continuada. “En aquella época estaba muy triste porque todos mis amigos se fueron a Segunda B. Yo estuve presente porque fue en Sarrià y los vi en el vestuario destrozados a mis amigos”.

Años después todo ha cambiado. “Ahora el que se va a pique es el Espanyol y el Cádiz CF está muy cerca de la gloria quince años después”.

Arteaga aprovecha el caso del Espanyol para aprender en un futuro. “De alguna manera podemos ver lo que nos va a esperar si el Cádiz CF sube. Se puede ver como un toque de atención de lo que espera el año que viene porque el Espanyol tenía un buen equipo, competitivo, con gente experta y con canteranos, pero este año no han acertado porque se metieron en un bucle y no han sabido salir pese a tener buen equipo. Si estamos el año que viene en Primera hay que saber que tenemos que hacer las cosas bien. También es posible que en el Espanyol de este año hubiera demasiados jóvenes que no estaban preparados para aguantar tanta presión”.

El juego de Cervera, clave

Como no puede ser de otro modo, Arteaga se refería en Deportes Cope al trabajo de Cervera en el banquillo. “Estamos todos contentos porque nos lo hemos merecido; es verdad que no ha sido con el mejor juego pero lo que cuesta son los tres puntos cada partido y el Cádiz CF ha sido el mas regular y el que más se lo ha merecido; solo falta poner la guinda al pastel”.

El ex de Cádiz CF y Espanyol no cree que los hombres de Cervera caigan en la relajación de ninguna manera. “No creo que estén confiados. Es verdad que se han dado resultados positivos de otros equipos que han hecho que no pasemos tantos apuros y ha motivado que el Cadiz CF haya cogido otra vez una ventaja importante. No puede haber exceso de confianza porque hace dos semanas se complicó la cosa y ellos han sido los primeros en darse cuenta de que no se pueden dormir porque en dos partidos te metes en problemas. Tienen que hacer el fútbol que están haciendo estas dos jornadas últimas y esperar la oportunidad para marcar el gol”.

Para Arteaga el papel del entrenador y la confianza de la directiva en él ha sido clave. “Este es un ascenso esperado. Y se ha logrado gracias a esa confianza en el entrenador, que es muy positivo. Si el club hubiera prescindido de Álvaro hubiera sido más complicado porque la Segunda es complicada, pero llevando cinco años con un bloque que sabe muy bien a lo que juega todo resulta más fácil”. Y lo sigue explicando. “El equipo juega con un sistema que todos conocemos y aunque no es vistoso  y no hacemos muchas ocasiones, sí en cambia que se trabaja mucho, es un equipo aguerrido y pelea hasta el final. Además, también tiene detalles de calidad que hacen que saque los puntos y eso es lo que vale al final”.

Por si no queda claro, mantener a Cervera “ha sido la clave porque el equipo lleva cinco temporadas con un entrenador jugando de la misma manera y todos los jugadores que han ido llegando se han ido amoldando al juego y eso con el tiempo va mejorando porque van adquiriendo ese estilo de juego que da resultados. Cada uno sabe su rol en el equipo y poco a poco se ha ido consiguiendo los objetivos”.

No puede dejar de mirar al Espanyol, un club que será el gallito de Segunda el año que viene. Arteaga conoce muy bien el club catalán ya que todos los años está invitado al estadio, donde ha podido percibir que se trata casi que un club de Champions. “Por presupuesto, por infraestructura, por todo, será el rival a batir en Segunda. He estado allí y aquello parece un club de Primera y de los que pelean por meterse en Europa. La masa de aficionados que tiene y la ciudad donde hace que sea un club con todas las de la ley para que todos los equipos quieran ganarle, lo que le será más complicado aún”.

Por último, no miente a nadie a la hora de definirse como hincha. “Yo siempre tendré el corazón dividido porque el Cádiz CF es el club de la infancia y en donde crecí como futbolista mientras que el Espanyol fue donde me consolidé como profesional. Así que este final de Liga toca estar triste por un lado y por el otro contento. No lo puede cambiar y al final te afecta todo”, dice.