Lema que aparece en la salida del túnel de vestuario del mítico estadio del Mirandés.
Lema que aparece en la salida del túnel de vestuario del mítico estadio del Mirandés.

Cádiz CF

‘Esto es Anduva’ o la trampa amarilla

El Cádiz CF vuelve este sábado a un campo donde sucumbió de la mala manera en sus dos últimas comparecencias

Por  8:00 h.

‘Esto es Anduva’. Al más puro estilo de los ‘reds’ de Liverpool, que también en su túnel de vestuarios sus jugadores (y los contrarios) deben leer antes de saltar al verde ‘This is Anfield’, el CD Mirandés tiene en su campo el verdadero arma con el que espera no regresar al pozo de la Segunda B, de donde salió hace años a costa de un Cádiz CF que aquella lluviosa tarde vivió una de sus peores pesadillas recientes. No solo ahí sufrió el Cádiz CF y el cadismo. Más cerca en el tiempo, hace tres temporadas, los de Cervera volvieron a sucumbir ante el cuadro rojillo después de recibir otro arbitraje un tanto sospechoso. El caso es que con el tiempo, Anduva se ha convertido para el conjunto gaditano en una verdadera trampa.

Pero vayamos por partes. La primera vez que el Cádiz CF se ahogó en Miranda de Ebro fue una auténtica pesadilla, una tragedia en lo futbolístico. Aquella derrota condenaba al cadismo a otro tortuoso año en el pozo y lo que era peor, lo hacía tras un arbitraje mucho más lamentable y oscuro que el de un año después recibiría en el Anxo Carro de Lugo, donde los errores arbitrales de Hernández Cifuentes también se unieron los tácticos de un entrenador que un año antes salió de  Anduva tarifando, como sus jugadores, en una rueda de prensa de la que todavía se habla en los foros de los cadistas más fatigas.

Ocurrió en la tarde del 21 de mayo de 2011. Cayó agua a mares en Miranda de Ebro en la previa del encuentro, curiosamente como en Lugo un año después. Pero aparentemente poco importaba porque el Cádiz CF llegaba al partido de vuelta de esa primera eliminatoria de ascenso del ‘play off’ con un hipotético tranquilizador 2-0 de Carranza. Sin embargo, muy pronto el campo encharcado de Anduva se convirtió en una tumba para un Cádiz CF que aguantó como pudo el chaparrón de fútbol del Mirandés, que conseguía el 1-0 en el minuto 45. Un gol que tuvo que ser, si el árbitro Ruíz Badas no lo hubiera anulado de manera injusta y sorprendente, un gol de Juanse de cabeza en el que no se apreció ni fuera de juego ni falta ni nada parecido que hubiera pasado por la cabeza del trencilla de aquel maldito encuentro para los amarillos. Sería por eso, por aquello de que por entonces el marcador marcaba un 0-0 nada amenazador por lo que desde el banquillo del Cádiz CF ni sus propios jugadores liaran una ‘pajarraca’ propia del gol que le acababan de sabotear.

Moke, desolado y en compañia de Cortijo, segundo de Jose, abandonan el césped de Anduva.

Moke, desolado y en compañia de Cortijo, segundo de Jose, abandonan el césped de Anduva.

El resto ya es conocido. En el 66′ Alain volvía a marcar e igualaba la eliminatoria. El infierno de Anduva se precipitaba contra el Cádiz CF cuando Jose tiraba de la experiencia de Pachón, que en el 82′ cabeceaba a gol un centro de Raúl López para euforia desmedida de todos los cadistas que minutos después sufrirían en sus propias carnes un mazazo difícilmente comparable. A seis del final, el central Baquero despejaba con tan mala fortuna que introdujo el gol en la portería del meta Álvaro Campos. Y para el final, el remate. Era el 93′ de partido cuando Múgica, dentro del área, remachaba a puerta noqueando a un Cádiz CF que volvía a meterse de lleno en las tinieblas de la Segunda B tras un paso desgraciado por Anduva.

Más reciente, menos dolor

La última vez que el Cádiz CF pisó Anduva lo hizo con otra carita, con más humor y menos obligaciones. Muchas menos. De hecho, era la tercera jornada de Liga de una temporada que significaba el feliz regreso del equipo amarillo al fútbol profesional. Pasara lo que pasara, el personal iba a salir contento. Pero pasó lo suficiente para que se saliese de Anduva más que cabreado por cómo acaeció una nueva derrota en el campo burgalés.

El resultado final fue de Mirandés 3 Cádiz CF 2, pero por lo que se recuerda más el encuentro fue por la expulsión del polémico árbitro alicantino Ais Reig a Gorka Santamaría cuando el Cádiz CF iba venciendo o-2. El motivo, beber agua cerca del área técnica del banquillo visitante durante un parón del encuentro, que se jugó a las cuatro de la tarde y bajo un sol de justicia en pleno arranque de aquel mes de septiembre. La segunda amarilla que vio el vasco fue por tropezar con un rival. Aquella expulsión al filo del descanso desencadenó la remontada rojilla en los segundos 45 minutos, donde también fue castigado el Cádiz CF con un penalti más que discutible.

Momento en el que Ais Reig expulsa a Santamaría en Anduva.

Momento en el que Ais Reig expulsa a Santamaría en Anduva.

«En los 20 años que llevo me cuesta ver lo que he visto en Anduva. Ni puedo ni debo entrar. Por suerte o por desgracia se ha televisado y la gente lo ha podido ver. Parece ser que no se podía beber agua pero uno o dos jugadores de ellos si han bebido y no les han amonestado, pero bueno. Me cuesta no entrar», aseguró resignado Pedro Mantecón, el capitán del equipo gaditano en aquel desafortunado encuentro que ha quedado en la memoria colectiva del cadismo, que este sábado volverá a Anduva muy atento de no volver a caer en una nueva trampa.

Tanto es así que el propio Cervera se refirió a ello este jueves en la previa del encuentro.  “No olvidaré nunca el último partido de Anduva, pero ya pasó. Me acuerdo de quién era”, dijo en referencia a Ais Reig.