El guardameta Cristian Arco, junto a David Hinojosa, antes de saltar al césped.
El guardameta Cristian Arco, junto a David Hinojosa, antes de saltar al césped.

CÁDIZ CF

Análisis de un histórico Cádiz CF B (I) La portería estuvo en las mejores manos

Cristian Arco fue el solvente guardameta titular de un filial cadista que pudo ascender gracias a sus sobresalientes registros defensivos

Por  13:04 h.

El Cádiz CF B ascendió por primera vez en su historia a Segunda B y lo hizo con un denominador común: su eficacia defensiva. 18 goles recibidos encajados en los 42 encuentros de la temporada regular hicieron que fuese el equipo menos goleado del Grupo X de Tercera, una de las claves del campeonato conseguido.

Posteriormente, en la Fase de Ascenso y después de caer en la eliminatoria entre campeones ante Osasuna Promesas, el filial cadista volvió a demostrar su nivel defensivo y no recibió ningún gol en los dos cruces siguientes ante Numancia B y Unión Viera.

Aunque el entramado defensivo fue un éxito de todo el Cádiz CF B, la portería tuvo gran parte de culpa en este hecho imborrable para el cadismo.

Cristian Arco: El guardián del ascenso

Tenía la complicada misión de ocupar el puesto de David Gil, ahora en el primer equipo cadista, y ha respondido con creces. El filial fue el equipo menos goleado del Grupo X de Tercera, con 18 goles recibidos. De esos tantos, el portero granadino recibió once, demostrando que se le queda bastante pequeña la Tercera División. Luego encajó cuatro más en el ‘play off’, pero mantuvo la puerta a cero en las dos últimas eliminatorias. Llegó en el mercado estival de la mano de Juan Carlos Cordero y firmó por dos temporadas. Lo hizo tras su breve experiencia en el Socuéllamos al que llegó después de jugar en Segunda B con el CD El Ejido 2012. Cancerbero ágil, con reflejos y seguridad que también se defiende con el cuero en los pies. A sus 24 años, en su contra juega que la portería del primer equipo está ahora bien cubierta con los renovados Cifuentes y David Gil, pero el Cádiz CF B ya es de bronce.

Brian Jaén: Un regreso sin estreno

De imponente envergadura (mide 194 centímetros), el portero chiclanero de casi 21 años regresó este invierno al Cádiz CF después de probar fortuna en los escalafones inferiores de Real Madrid y Sevilla FC, y tras tener una etapa en el CD Guadalcacín. Seguro, contundente en el uno contra uno y especialista en penaltis, no llegó a debutar. Problemas físicos y el brillante papel de Cristian Arco han jugado en su contra.

Álex Carmona: Con algunos minutos en el campeón

Prometedor arquero hispalense de 20 años que ha disputado seis partidos con el Cádiz CF B, de ellos los cinco últimos de la temporada regular antes del ‘play off’. Esperaba su oportunidad desde el banquillo tras la marcha de Pablo Vázquez y la lesión del incorporado Brian Jaén. Eso sí, ha tenido participación con el Balón en Primera Andaluza. Llegó al Juvenil cadista en 2017 después de formarse en equipos hispalenses como Sevilla Este y Calavera.

Pablo Vázquez: Se fue sin convencer

El guardameta sevillano pasó por El Rosal con más pena que gloria. El primer curso estuvo a la sombra de David Gil y esta temporada le cerró las puertas de la titularidad Cristian Arco. No tuvo un buen debut en Lucena, recibió tres goles y ya no jugó más. Después se marchó cedido al Cabecense y de ahí al Celta B. Ya había militado antes en el equipo vigués.