Samu Sáiz, jugador del Huesca Foto: Heraldo.
Samu Sáiz, jugador del Huesca Foto: Heraldo.

CÁDIZ CF

Análisis del Huesca: El paso al frente es posible

El equipo de Anquela, que pretende asegurar la permanencia sin demasiados apuros esta temporada, llega a Cádiz en un gran momento

Por  16:49 h.

Con la veteranía del linarense Juan Antonio Anquela desde el banquillo afronta el Huesca una nueva temporada de plata. Lo hace con la intención de consolidarse en la categoría de plata, una división en la que luchó durante un lustro y a la que regresó de la mano de Tevenet hace un par de temporadas.

A Cádiz llega en un momento idílico. Y no es para menos después de sumar 13 de los últimos 18 puntos y ocupar plaza de ‘play off’ de ascenso a la máxima categoría. Unos números que pocos esperaban a estas alturas de la temporada, pero que confirman que conseguir una salvación sin apuros es el gran objetivo. Mejorar la duodécima posición del último curso es posible. El tiempo dirá si optar a mayores cotas es real.

Salvando el último tropiezo en Palma de Mallorca hace casi un mes, el Huesca empieza a ganar confianza con una buena actuación defensiva (ha encajado 13 goles en 12 encuentros) y una aportación ofensiva que cada vez es mayor. Suele ser más peligroso en El Alcoraz, aunque a domicilio ya ha dado muestras de su efectividad en Valladolid y Getafe.

La portería

Sergio Herrera es el guardameta que cuenta con la plena confianza de Anquela en el primer tramo de la competición liguera. Lo ha jugado todo en la Liga y sólo ha sido suplente en la Copa del Rey. Joven y con un futuro prometedor, este cancerbero burgalés debuta en la categoría de plata tras pasar por la cantera del Deportivo Alavés y destacar la temporada pasada con el Amorebieta en Segunda B. Con 23 años y 192 centímetros de estatura, el de Miranda de Ebro es determinante en la buena racha de su equipo. Ha aprovechado su momento al lesionarse Javi Jiménez.

A la espera de oportunidades se encuentra el gallego Queco Piña. Aterrizó en El Alcoraz tras una temporada en blanco en Butarque (con ascenso incluido) con sus 36 años y por ahora sólo ha jugado en la Copa del Rey. Asimismo, el riojano Javi Jiménez es el tercer portero en estos momentos y no va convocado este fin de semana. Estaba llamado a ser titular y una lesión se cruzó en su camino. Llegó a debutar en la máxima categoría con el Levante y procede del Elche.

La defensa

La fiabilidad es la seña de identidad en la defensa de un Huesca cada vez más asentado. Con una línea de cuatro en la retaguardia, Anquela apuesta por dos laterales y dos centrales. En el debe: no aportan buenos números en ataque por el momento. En la función encomendada, eso sí, cumplen.

En el flanco derecho ha vuelto a recuperar su puesto el madrileño Nagore. Viejo conocido de Anquela, que ya lo tuvo en el Alcorcón, aporta veteranía a la defensa. Seguro, con pocos errores y con buenas incorporaciones ofensivas, ha terminado regresando a una demarcación que durante buena parte del inicio ocupó Akapo. Este último, joven y con proyección, llegó procedente del Valencia Mestalla. Es más ofensivo que Nagore.

En el lateral izquierdo gana la partida el serbio Rajko Brezancic. Llegó a última hora tras destacar en los Balcanes y no terminar de cuajar en el AZ Alkmaar. Mejor en ataque que en defensa. Con él en el once, el alicantino César Soriano pierde enteros. Este último, indiscutible en los primeros compases de la temporada, no estará en Cádiz. Llegó desde el Leganés (ascenso incluido) para ser uno de los hombres importantes en la zaga.

El centro de la defensa es la zona que menos ha cambiado en este Huesca. Íñigo López, Carlos David y Jesús Valentín, ya en propiedad, repiten. La única incorporación es la del portugués Jair, procedente del filial del Levante. Curiosamente, este último (ya despuntaba en el Villanovense) se ha convertido en indiscutible para Anquela. Rápido a pesar de su estatura (190 centímetros), va muy bien por alto y es bastante completo. Lo ha jugado todo.

Teóricamente, Carlos David (otro viejo conocido del Segunda B -Melilla y Cartagena fueron, entre otros, sus equipos-) era su compañero de faenas. Contundente, expeditivo y con buena salida de balón, el extremeño era clave para Anquela pero su precipitado regreso ha motivado que tenga que estar más tiempo en el dique seco. No regresará hasta 2017. Por este motivo, el experimentado Íñigo López y Jesús Valentín (central contundente aunque algo lento) se disputan la otra plaza. Este último, pese a ser más inexperto, gana enteros por el momento.

El centro del campo

Un doble pivote, dos jugadores de banda y un mediapunta dan diferentes valores a un centro del campo en el que Anquela tiene donde elegir. Y eso que es la zona del terreno de juego en la que las bajas acucian a los aragoneses. Ausente el madrileño Juan Aguilera debido a una lesión, Bambock y Gonzalo Melero apuntan al doble pivote en la capital gaditana este sábado. El primero, camerunés con nacionalidad francesa, da músculo, consistencia y empaque a la medular. Más técnico es el canterano madridista, que empieza a ser importante en el Huesca. Sin ir más lejos, se estrenó como goleador la semana pasada ante el Reus y fue determinante. Es talentoso aunque algo intermitente.

No podrá estar el capitán Juanjo Camacho, verdugo del Cádiz CF en 2010 y único superviviente de aquel Huesca de Antonio Calderón. Institución en el Huesca, dejó la banda izquierda con los años para aportar su calidad y llegada desde el mediocampo, incluso como mediapunta. Sigue lesionado.

En las bandas se hacen fuertes en las últimas semanas Alexander González y Álvaro Vadillo. El internacional con Venezuela (no podrá jugar por este motivo ante el Oviedo en El Alcoraz la próxima semana) es diestro pero también se desenvuelve por la banda izquierda. Por otra parte, poco más se puede señalar del puertorrealeño Álvaro Vadillo, una joya de la cantera del Betis que espera retomar su carrera en Huesca. Reencontrarse con el fútbol es el objetivo de este veloz extremo izquierdo. Ambos están dando buenos resultados y hacen que el excadista David Ferreiro entre más como revulsivo. Cada uno aporta dos goles. Asimismo, el veterano David López busca poco a poco sus minutos, aunque está lejos de la titularidad por ahora.

La mediapunta tiene nombre y apellidos: Samu Sáiz. El madrileño es el máximo goleador del Huesca (no entraba en las quinielas en esta faceta) y aparece más como segundo punta que como un mediapunta propiamente dicho. Su movilidad arriba es clave y deja su sello desde los once metros. Irreductible desde el punto fatídico.

La delantera

No están finos los ‘nueves’ del Huesca hasta la fecha. Un gol es la pírrica cifra que suman entre Borja Lázaro (autor del mismo), Cmiljanic y Urko Vera.

Otro de los artífices del histórico ascenso del Leganés es el elegido para ocupar la punta de lanza en las últimas semanas. Borja Lázaro aporta trabajo desde la punta de lanza. Este robusto delantero gana por ahora la partida sobre Urko Vera, un tanque a la antigua usanza que juega muy bien de espaldas pero no deja huella en El Alcoraz. Empezó siendo fijo para Anquela y su falta de gol le ha condenado.

La alternativa es el joven delantero montenegrino Boris Cmiljanic, otro tanque llegado del segundo equipo del PSV. Firmó por tres temporadas, dejó una buena sensación en pretemporada, aunque tampoco anda fino de cara a gol. Otra opción más. Sobre todo en El Alcoraz.