El Almería ya jugó ante el Cádiz CF en la Copa del Rey esta temporada.
El Almería ya jugó ante el Cádiz CF en la Copa del Rey esta temporada.

CÁDIZ CF

Análisis de la UD Almería: Posesión, dominio y ausencia de gol

El equipo entrenado por el tarraconense Luis Miguel Ramis apuesta por el control del juego, pero no define arriba

Por  17:06 h.

Coqueteando con el descenso comienza el Almería la jornada. Una historia que se repite en los últimos cursos, donde el salvador de la temporada precedente (Fernando Soriano, primero, y Luis Miguel Ramis, después) no puede dar continuidad al magnífico final del curso anterior en el inicio del siguiente ejercicio.

Control, dominio y apuesta por balón son las señas de identidad de este Almería al que las lesiones, por un lado, y la falta de gol, por el otro, están mermando su teórico potencial.

No hace demasiado tiempo equipo de Primera, al Almería le toca ahora nadar entre aguas revueltas. Otra vez camina sobre la fina y tensa cuerda que separa el fútbol profesional del que no lo es. Y una vez más a riesgo de desplome de tanto jugar con fuego.

La portería

Un portero gaditano es el encargado de defender esta temporada la portería del Almería. Pocos son los que no conocen aún a René, un guardameta que se ganado el reconocimiento de la categoría de plata después de varias temporadas notables en la misma. Sin ir más lejos, hace meses que logró el histórico ascenso del Girona a Primera.

Natural de El Bosque y formado en equipos gaditanos como Arcos y Racing Portuense, René siempre ha destacado por sus reflejos y buen hacer en el marco. Ahora, a punto de cumplir 34 años, acumula su quinta temporada consecutiva desde que se estrenara con el Real Jaén. Llagostera, Girona y ahora Almería, en su vuelta al sur, han sido sus equipos en la LFP después de una carrera forjada a base de trabajo. Este curso ha encajado 13 goles en 12 encuentros.

Con René afianzado en la meta, el murciano Fernando espera su momento. Fue el portero de la cita copera ante el Cádiz CF. También llegó este verano tras su etapa en el UCAM.

La defensa

Una teórica línea de zagueros en el cuadro almeriense es la formada de derecha a izquierda por Fran Rodríguez, Owona, Morcillo y Nano. Este domingo no se podrá alinear ante el Cádiz CF debido a la situación del valenciano Morcillo, lesionado en las últimas fechas y que está falto de ritmo competitivo en las últimas semanas.

Contundente y con importancia en el juego áereo (ya ha marcado un gol esta temporada), Morcillo será relevado por el canterano Joaquín. Este último, titular indiscutible en el esquema de Ramis, se ha asentado en el primer equipo gracias a su polivalencia. Puede jugar de mediocentro pero también da seguridad a la zaga.

Junto a él, Owona, un viejo conocido de la Segunda B que llegó en el mercado pasado desde el Villanovense. Sonó en su día como refuerzo del Cádiz CF. El camerunés completa en el centro de la zaga y suele ser peligroso a balón parado. Un recurso ofensivo del cuadro andaluz, aunque este curso todavía no se ha estrenado. Ha ido adquiriendo protagonismo con el transcurso de las jornadas.

Ángel Trujillo, otrora emblema en la retaguardia almeriense, completa esta demarcación. Apenas entra en los planes de Ramis. Sin ir más lejos, sólo jugó medio tiempo ante el Cádiz CF en la Copa del Rey.

En cuanto a los laterales, Fran Rodríguez (formado en la cantera madridista) es indiscutible en el flanco derecho después de un inicio de competición en el que el elegido era Marco Motta (hoy no estará presente sobre el césped), mientras que el excadista Nano lo era en el izquierdo hasta la semana pasada, momento en el que Ramis optó por el ecuatoriano Pervis Estupiñán. Ellos tendrán que intentar parar las bandas del Cádiz CF, la principal amenaza del equipo de Álvaro Cervera.

El centro del campo

La posesión y el dominio del esférico se antojan determinantes en el estilo de juego del Almería de Ramis y para ello es necesario contar con jugadores que tengan dotes de mando en la medular, escenario en el que se cocina el fútbol.

Sin Verza ni Tino Costa (ambos han estado lesionados y no han podido recuperarse a tiempo para esta cita), el Almería pierde veteranía y golpeo de balón, ya sea desde media distancia o a balón parado. Un gol llevaba el primero y dos el segundo.
De esta manera, Ramis apuesta por dos incorporaciones para llevar el mando en la medular: Mandi y Rubén Alcaraz.

El grancanario, formado en Villarreal y Real Madrid) aporta músculo y garra en la medular, y ha respondido. Su presencia era una incógnita después de pasar la última temporada fuera de los terrenos de juego por una grave lesión cuando militaba en el Elche. En cuanto al catalán cabe señalar que ascendió con el Girona a Primera. Llega cedido sin opción de compra y desde el primer momento ha dejado su sello en la plantilla. Es uno de los capitanes junto a Morcillo y Joaquín, y suele ver puerta con facilidad gracias a su notable golpeo de balón, aunque este curso no se ha estrenado en esa faceta. Las bajas también hicieron debutar ahí al canterano Álex Corredera, que sí está citado en esta ocasión.

Por las bandas intenta Ramis dar con la tecla. En la derecha se fichó a Nauzet Alemán, un contrastado jugador que tardó en coger el ritmo y se lesionó cuando era titular. Otro insular como el explosivo Javi Álamo, que llegó en el mercado invernal de la temporada pasada, apenas está entrando en las alineaciones. De hecho, sólo ha jugado en la Copa ante el Cádiz CF y en la reciente visita a El Molinón. Puntualmente, en el Ramón de Carranza jugó Lin, jugador asiático del filial almeriense que se formó en Valdebebas.

En la izquierda sí vuelve Fidel, ausente en las últimas jornadas. El onubense es desequilibrante y aporta gol. Ya ha marcado esta campaña y en la anterior fue importante para la salvación con sus ocho dianas. Su ausencia la ha cubierto el canterano Gaspar, un joven que está a punto de cumplir 20 años y que también se adapta a la banda derecha.

Como enganche entre la medular y la delantera el gran referente es, sin dudas, José Ángel Pozo, un joven malagueño que está llamado a dejar huella en el mundo del fútbol. Formado en las categorías inferiores de Real Madrid y Manchester City (llegó a debutar con la escuadra ‘citizen’), cumple ahora su tercera temporada en el Estadio de los Juegos Mediterráneos de Almería.

Muy talentoso, vertical y con remate, su entrenador Ramis ha llegado a decir sobre él: «Es un jugador de un nivel superior al de la categoría. Es un futbolista diferente. Estoy seguro de que va a seguir progresando y llegará muy lejos en su carrera».

Fijo en el once titular, se trata del máximo goleador del Almería hasta ahora con dos dianas. Es muy importante por su visión de juego y sus llegadas.

La delantera

La faceta ofensiva es el talón de Aquiles del Almería esta temporada. Negados de cara a gol, los jugadores almerienses únicamente han marcado 9 goles en 12 encuentros (dos más que el Cádiz CF, eso sí) y las miradas se centran irremediablemente en la punta de lanza. A fin de cuentas, la ineficacia rematadora hace que el descenso esté de nuevo en la mente de todos.

En verano se apostó por una renovación en la punta de lanza. Y es que, a la apuesta por el canterano Hicham se unieron las incorporaciones de Pablo Caballero (Lugo) y Juan Muñoz (Sevilla Atlético).

Hicham, fundamental en Segunda B con el filial rojiblanco, ha regresado después de su periplo en otro filial: el del Celta. Sólo ha jugado minutos sueltos y siempre saliendo desde el banquillo en la Liga. En Copa sí fue titular ante la escuadra cadista. Está en proceso de adaptación y aún no ha celebrado ningún gol. Se le espera porque tiene calidad de sobra. Cuestión de tiempo.

A la espera se está de los otros dos arietes. El argentino Pablo Caballero, que sí ha marcado un gol, aporta metros y poderío aéreo con su condición de ‘delantero tanque’, pero no termina de dar un golpe sobre la mesa.

Diferente es el papel de Juan Muñoz, joven promesa de la cantera sevillista que no cuajó en Zaragoza ni Levante. Parece haberle ganado el pulso a Caballero para salir de inicio, aunque ahora tampoco añade algo diferente en su nuevo club. El de Utrera suele destacar por su movilidad, pero pasa desapercibido hasta la fecha en Almería.

Sin la aportación de esta línea, el Almería no puede plasmar su apuesta de juego atractivo y de control. Falla en la recta final. Siempre clave en el fútbol.