Álex Fernández celebra su gol con el Cádiz CF ante el Betis en la ida de la Copa del Rey.
Álex Fernández celebra su gol con el Cádiz CF ante el Betis en la ida de la Copa del Rey.

CÁDIZ CF

Álex, el ‘inmortal’ que sueña en amarillo

El centrocampista sigue completando su periodo de adaptación y en las últimas jornadas se ha convertido en uno de los jugadores más en forma de este Cádiz CF

Por  16:46 h.

Es su hora, su momento ha llegado. Lejos queda ya aquel 7 de agosto en el que Álex Fernández se convertía en nuevo jugador del Cádiz CF. Lo hacía dos meses después de sufrir en el Ramón de Carranza una de las grandes decepciones de su carrera deportiva: el descenso del Elche a Segunda B. En el coliseo cadista se consumó un desastre que el centrocampista madrileño no pudo evitar. Mazazo.

Aquel desafortunado trance ya forma parte del pasado y ahora sólo piensa en amarillo. Ya lo dejó claro al término de la cita copera ante el Betis la semana pasada, día en el que marcó su primer gol oficial con el Cádiz CF. “Estoy contento por estar aquí y soy muy feliz en el Cádiz CF. Hacía tiempo que no estaba tan contento en un sitio y es gracias a los compañeros y al entorno”, apuntó esa noche.

Después del lógico periodo de adaptación a una nueva casa, Álex se hace fuerte en el once. Supo esperar su oportunidad y actualmente se encuentra bien, tranquilo y recogiendo el trabajo deportivo. Sigue completando a buen ritmo su proceso de adaptación, adquiriendo el ritmo y el tono necesario que no pudo adquirir durante la pretemporada debido a la fecha de su llegada (el periodo de fichajes en el Cádiz CF fue bastante peculiar debido a las tensiones en la cúspide). Y para ello han sido claves sus señas de identidad: tranquilidad, trabajo diario y confianza en sus posibilidades.

Desde su entorno lo confirman. Álex está encantado con esta nueva experiencia, ya que Cádiz es un buen sitio para jugar al fútbol porque la afición es excepcional, el club cumple y los compañeros forman un buen vestuario. Además, la zona es privilegiada. A fin de cuentas, el Cádiz CF es un club que por entidad, historia y afición tiene todos los ingredientes para dar el salto a Primera en algún momento.

En busca de la estabilidad necesaria

Criado en la cantera del Real Madrid, el de Alcalá de Henares formó parte del equipo ‘inmortal‘ que borró del mapa al Cádiz CF de Jose González en el ‘play off’ de ascenso que acabó con la tristeza del no ascenso ante el Lugo en la tanda de penaltis. Ese paso por ‘La Fábrica’ es un valor añadido. Allí te hacen madurar, crecer y evadirte de la ansiedad. Por suerte, además, los que lo conocen saben que tiene la cabeza muy bien amueblada. De casta le viene al galgo. Y es que sus padres, Chema y Maite, han criado a sus hijos (Nacho -el conocido jugador del Real Madrid-, el propio Álex y Maite) en un gran entorno, con la educación por bandera. Es la seña de identidad de los Fernández Iglesias.

Por todos es conocido que este diestro pelirrojo de 183 centímetros de estatura es el hermano menor del central madridista Nacho. Su experiencia en la Tacita de Plata le llega con un cuarto de siglo de vida (cumplió los 25 años hace un par de semanas) y la estabilidad de un matrimonio recién contraído (justo antes de llegar a Cádiz se casó con Sandra Jiménez).

Y todo ello con una notable experiencia en sus botas, pues Álex Fernández ha pasado por varios equipos tras abandonar la cantera madridista. Llegó a debutar con el primer equipo ‘merengue’ en 2011 cuando José Mouinho le dio entrada en El Sardinero ante el Racing al sustituir a Mesut Özil. Una temporada después pudo jugar junto a su hermano Nacho, ambos en el once inicial, en la Copa del Rey ante el Alcoyano.

Luego llegaron sus aventuras en Espanyol, Rijeka (Croacia) y Reading (Inglaterra) antes de recalar en el Elche. Etapas en la que ha forjado su carácter. Más allá de su inesperado descenso en Elche, su momento más particular lo vivió en el Espanyol, donde no tuvo continuidad. Algo que también sucedió el Reading, donde apenas jugó por problemas instituciones del club, ya que llegaron nuevos propietarios y todo cambió.

Mención especial merece su concurso en las categorías inferiores de la selección española. Sin ir más lejos, Álex fue el mejor jugador del Europeo Sub 19 que España conquistó en Rumanía en el año 2011. Asimismo, el ahora cadista también formó parte del ‘Once de Bronce’ de ‘Fútbol Draft’ entre 2011 y 2013.

Exigencia y margen de crecimiento

Eso sí, los más cercanos al centrocampista cadista aseguran que Álex es un jugador que puede dar más de sí porque tiene muchísima calidad, una técnica exquisita y no duda en bajar al barro cuando es necesario. Se pudo ver ante el Rayo Vallecano. Y eso que en Segunda los jugadores con técnica lo tienen más complicado por el estilo de juego. No ha tocado techo y se le puede exigir más.

Amigo de grandes jugadores del momento como Isco, Sarabia, Morata, Cheryshev, Carvajal, Jesé y Lucas Vázquez, entre otros, Álex también ha coincidido con otros futbolistas en las categorías inferiores de España como Koke, Muniesa, Jordi Amat, Paco Alcácer, Deulofeu, Borja Bastón y Edgar Badía.

Ahora, en el Ramón de Carranza, ese estadio en el que un día fue ‘inmortal’, quiere recuperar su mejor versión. Cádiz es el escenario elegido para encontrar una estabilidad que no es capaz de encontrar en las últimas temporadas.

Sin lugar a dudas, es su hora. Cervera lo sabe y desde la visita a Sevilla el 11 de octubre es prácticamente un fijo en sus alineaciones. Desde entonces sólo se ha perdido la cita liguera en Huesca, siendo indiscutible en los encuentros restantes y estrenándose como goleador en la Copa del Rey, competición en la que sí había salido de inicio. En total, más de 600 minutos como cadista desde su debut oficial en el Nuevo Arcángel. Hay Álex para rato.