Álex, con su hijo, tras un partido.
Álex, con su hijo, tras un partido.

Cádiz CF

Álex, el hombre orquesta del ataque

No hay partido que el 'todocampista' madrileño no pase por al menos dos demarcaciones distintas

Por  8:00 h.

Cervera lo quiere como mediapunta, pero es tanto lo que confía en él que viene a ser como su comodín cada vez que quiere cambiar el dibujo o el planteamiento del equipo según se vayan dando los acontecimientos.

Álex Fernández, a pesar de que no atraviesa su mejor momento de la temporada, no es casualidad que tampoco lo atraviese el equipo, es el hombre más importante del Cádiz CF. Lo dicen sus 8 millones de cláusula y lo dicen los diez goles que lleva en Liga, muchos desde el punto de penalti, sí, pero ningún fallo se contempla en esta Liga desde el punto fatídico.

Pero el caso es que el madrileño, aún  no estando al cien por cien, es clave en un equipo que ve la luz cuando él toca el balón. Se le ve cerca de los centrales para sacar el balón desde atrás y cerca de los laterales para construir una internada. Y por supuesto, muy cerca de toda la estructura ofensiva del equipo de Cervera. Y es que al jugador formado se le puede denominar el hombre orquesta del ataque amarillo ya que igual vale para un roto que para un descosido.

Pero el caso es que el pelirrojo no lo tiene fácil. Y no lo tiene por una sencilla razón. Si las cosas no van del todo bien, como así ha sido en la última crisis pasada por el equipo, tiene que ir cambiando de posición a medida que el técnico va recomponiendo al equipo. Suele comenzar de mediapunta, pero en las segundas partes le toca irse al mediocentro porque las cosas no funcionan y se necesita más creatividad en la medular. Así le pasó el pasado fin de semana en Las Palmas, donde incluso acabó como interior izqiuerda una vez que Cervera decidió devolver al equipo el 4-4-2 con el que salió de inicio para fijar a la defensa canaria.

El hombre orquesta no se queja. Ya dijo en su día que él se considera mediocentro organizador, pero lo que poco a poco está llegándose a convertir es en todocampista.