Iván Alejo, en el entrenamiento. CCF
Iván Alejo, en el entrenamiento. CCF

Cádiz CF

Alejo, esas pequeñas cosas y su visión de esta crisis

El futbolista avisa para que "nadie se lleve las manos a la cabeza" cuando vuelvan los contactos en el fútbol

Por  17:14 h.

Iván Alejo era entrevistado a final de semana por la Cadena Ser y el jugador vallisoletano, uno de los hombres más animado y querido del vestuario, no esconde que la vuelta a los campos será agridulce. Y lo dice él, que le entusiasma tanto jugar con su público en Carranza como le pone calentar a las aficiones contrarias. El extremo, un jugador de esos que juega y se motiva con la presión, ya sea a favor, ya sea en contra, comprende la situación y se muestra positivo de cara al regreso pero, eso sí, que no le pidan que se olvide de la salsa del fútbol, que además de los goles son las gradas

“Soy partidario de volver a jugar porque se tiene que acabar el campeonato. No me vale otra opción”, comenzaba diciendo antes de argumentar esas pequeñas cosas con las que él se siente futbolista y compañero. “Sí, es verdad que se están centrando mucho en algunas tonterías como de no abrazarnos y demás cosas. Eso no es fútbol, yo quiero el fútbol de siempre, el de poder darle un beso a mi compañero cuando tenga que dárselo”.

Porque Alejo guarda respetuosamente todas las normas de protocolo ordenadas por las autoridades pero no puede olvidarse que “cuando entrenemos en grupo vamos a jugar partidillos y habrá contacto”. “Y cuanto antes nos hagamos a la idea, mejor y que la gente no se eche las manos a la cabeza. Esto es fútbol y hay que intentarlo llevarlo con la máxima normalidad posible dentro de las medidas de seguridad que están poniendo todos”.

Por supuesto que quiere regresar cuanto antes pero obviamente sabe que todo ciudadano que se exponga a la calle en su lugar de trabajo se sabe estar en riesgo por contagiarse con un virus incontrolable. Es por eso que llevará la vuelta a la nueva normalidad con la máxima precaución pero sin ningún temor a pesar de que “nadie va a estar totalmente a salvo, ni en el fútbol ni en cualquier trabajo, hasta que no haya vacuna”.

En el mismo sentido, hace por entender las decisiones y comportamientos de toda persona respecto a la pandemia. “Cada uno es libre de decidir si quiere o no jugar y todos tendremos algo de miedo, pero yo asumo el riesgo”. Precisamente, no tardó en salir el asunto de su compañero Fali, del que matiza, que “más que un compañero es un amigo y es de los que van de cara y dicen las cosas como las siente. Tiene miedo y ese miedo es real. Estamos muy contentos de que pueda volver pronto. Le intentaremos ayudar y cuando vuelva le ayudaremos entre todos”. Palabra de Alejo, uno de los más implicados dentro de un vestuario que suele animar cada vez que puede. Con Fali, tendrá doble ración estos días.